La historia

Obispo Marianos y María, Catedral de Faras

Obispo Marianos y María, Catedral de Faras



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Obispo Marianos y María, Catedral de Faras - Historia

Los hallazgos se dividieron entre el lado polaco y el sudanés, como resultado de lo cual el Museo Nacional ha adquirido una colección, única para los estándares europeos, de pintura religiosa medieval originaria de África. Datadas entre los siglos VIII y XIV, las pinturas fueron retiradas de las paredes de la catedral de Faras (la antigua Pachoras), uno de los centros metropolitanos del Reino de Nubia, por arqueólogos y conservadores.

En exhibición además de más de sesenta pinturas al temple sobre yeso seco, que representan divinidades y santos (la Virgen María, Cristo, arcángeles, santos guerreros, los Apóstoles y ermitaños) y dignatarios de la iglesia y laicos nubios (los obispos Petros y Marianos, el rey Georgios y el eparca), son elementos de la decoración arquitectónica de la catedral, inscripciones, un conjunto de vasijas de vidrio de Faras y Old Dongola, que ilustran la evolución de las formas y decoración de la cerámica nubia en el período paleocristiano, vasijas de la época precristiana período y un gran conjunto cruza de Etiopía y la región de (la colección del Dr. Waclaw Korabiewicz y la donación del profesor Stanislaw Chojnacki).

COPYRIGHT (c) 1996-97 POR MUSEO NACIONAL, D'DG Y LOS AUTORES APROPIADOS.


Archivo: Autor nieznany, Biskup Marianos pod opieką Chrystusa i Matki Boskiej. Malowidło ścienne.jpg

Este trabajo está en el dominio publico en su país de origen y en otros países y áreas donde el término de copyright es el del autor vida más 70 años o menos.

También debe incluir una etiqueta de dominio público de los Estados Unidos para indicar por qué este trabajo es de dominio público en los Estados Unidos. & # 160 Tenga en cuenta que algunos países tienen términos de derechos de autor de más de 70 años: México tiene 100 años, Jamaica tiene 95 años, Colombia tiene 80 años y Guatemala y Samoa tienen 75 años. Esta imagen puede no ser de dominio público en estos países, que además no implementar la regla del plazo más corto. Costa de Marfil tiene un plazo general de derechos de autor de 99 años y Honduras tiene 75 años, pero hacer implementar la regla del plazo más corto. Los derechos de autor pueden extenderse a obras creadas por franceses que murieron por Francia en la Segunda Guerra Mundial (más información), rusos que sirvieron en el Frente Oriental de la Segunda Guerra Mundial (conocida como la Gran Guerra Patriótica en Rusia) y víctimas rehabilitadas póstumamente de las represiones soviéticas ( más información).


Conclusión

Uno de los descubrimientos más importantes en Faras del período cristiano incluye la capilla de piedra y la catedral de la ciudad que se originan en el período cristiano nubio. Esta catedral forma parte de una pared adornada con pinturas que son narraciones bíblicas en detalles sofisticados y también retratos de líderes y ciudadanos famosos. Estas pinturas de estilo bizantino-copto están realizadas al temple sobre yeso seco. Las pinturas representan el arte cristiano nubio, incluidas escenas conocidas de las biblias y varios retratos relacionados con obispos y monarcas de Faras. En general, las primeras iglesias de Nubia se construyeron sobre la base de las basílicas cristianas de Egipto con 3 a 5 pasillos. Presumiblemente, por razones técnicas, se abandonó el pasillo de retorno occidental. En la Nubia, la nave sufrió un mayor acortamiento y las columnatas ubicadas a ambos lados se redujeron a dos pilares (oblongos).

Las figuras a continuación representan diferentes pinturas en la catedral de Nubia.

Figura 1: Basílica de Qasr Ibrim

Figura 2: Fresco de Faras de la catedral

Figura 3: Friso de Faras con pájaros de Primera Catedral

Figura 4: Tempera de yeso de barro Arcángel


La ciudad, que se remonta al período del Grupo A, fue un centro importante durante el período meroítico y fue el sitio de un templo importante. Durante el período del antiguo control egipcio sobre Nubia, Faras se convirtió en un centro administrativo egipcio y, ubicado río arriba de Abu Simbel, las influencias culturales egipcias fueron prominentes.

La ciudad alcanzó su apogeo durante el período cristiano de Nubia, cuando Faras era la capital de la basiliskos Silko de Nobadia. Cuando Nobatia fue absorbida por Makuria, siguió siendo el centro más prominente del norte, la sede de la eparca de Nobadia.

En 1909-1912, la investigación en el sitio fue realizada por una expedición británica de la Universidad de Oxford dirigida por F.Ll. Griffith. Se descubrieron cementerios meroíticos y cristianos, así como templos egipcios. [2] A principios de la década de 1960, la UNESCO organizó la Campaña de Salvamento de Nubia para preservar los monumentos de la zona, que iba a ser inundada por el lago Nasser. El trabajo en Faras, confiado al profesor Kazimierz Michałowski, fue llevado a cabo de 1960 a 1964 por el Centro Polaco de Arqueología Mediterránea de la Universidad de Varsovia en El Cairo, que él había fundado (ahora Centro Polaco de Arqueología Mediterránea Universidad de Varsovia). [3] Resultó que la colina donde la misión comenzó las excavaciones ocultaba una catedral cristiana con magníficas pinturas murales. Los investigadores distinguieron tres fases principales de su funcionamiento. La catedral fue fundada por el obispo Aetios en 620 y luego reconstruida dos veces: por Paulos a principios del siglo VIII y Petros I a finales del siglo X. Los edificios posteriores recibieron el nombre de estos obispos. [2] La catedral se había llenado completamente de arena gracias a lo cual su estructura y decoración estaban bien conservadas. [4] Estas pinturas son los mejores ejemplos sobrevivientes del arte nubio cristiano y representan retratos de arcángeles, principalmente Miguel, varios monarcas y obispos de Faras, santos cristianos, la Virgen María y varias escenas bíblicas. Fueron ejecutados al temple sobre yeso seco, sobre varias capas fechadas entre los siglos VIII y XIV. De las 169 pinturas descubiertas, 120 fueron retiradas de las paredes. Sesenta y seis de ellos fueron transportados a Polonia y hoy se encuentran en exhibición en el Museo Nacional de Polonia en Varsovia y en el Museo Nacional de Sudán en Jartum. [3] Además, se encontró un importante taller de alfarería.

Gracias al descubrimiento de la Lista de Obispos de Faras, fue posible fechar cada episcopado y así establecer la fecha de algunas de las pinturas murales. [3]

En los turbulentos años posteriores de Christian Nubia, Faras parece haber declinado y el centro administrativo se trasladó al área más fácilmente defendida de Qasr Ibrim.


Tan lejos como

- Iglesia de adobe - el edificio más antiguo dentro de las fortificaciones
- La primera catedral del siglo VII.
- 169 pinturas murales ejecutadas al temple sobre yeso seco
- Aproximadamente 750 inscripciones en griego, nubio antiguo y copto
- La Lista de Obispos de Faras: además de los nombres de los jerarcas, da el número de años de sus reinados.
- Bloques de los edificios faraónicos de Tutmosis III y Ramsés II (del templo de Buhen, que se encuentra a una distancia de unos 50 km)
- Inscripción de la fundación del 707 d.C. que menciona a Merkurios, el rey de Makuria.
- Estela conmemorativa con inscripciones griegas y coptas.

Historia de la investigación:

Fechas del trabajo de la misión PCMA:
1961–1964

Tipo de investigación:

Excavaciones, excavaciones de salvamento, trabajos de conservación

Directores:
Instituciones cooperantes:

- Centro Polaco de Arqueología Mediterránea, Universidad de Varsovia
- Museo Nacional de Varsovia
- Servicio de Antigüedades de Sudán

Información adicional:

A principios del siglo XX, las excavaciones en Faras fueron realizadas por una misión británica bajo la dirección de Francis Griffith. La misión arqueológica polaca llevó a cabo sus actividades como parte de la Campaña internacional de Nubia, que fue iniciada por la UNESCO en relación con la construcción de la Gran Presa en Asuán. Actualmente, el sitio se encuentra bajo las aguas del lago artificial Nasser.

Descripción del sitio e investigación:

El descubrimiento de la catedral de Faras con sus pinturas murales bien conservadas fue aclamado como el "milagro de Faras" por la prensa internacional. El complejo de la catedral consta de edificios sacros que llevan el nombre de los obispos que los fundaron: Aetios, Paulos y Petros.

Las pinturas murales:

Dentro de la catedral, los excavadores descubrieron 169 pinturas murales ejecutadas al temple sobre yeso seco. Es la colección más grande de pintura nubia cristiana jamás encontrada, y muestra su desarrollo desde el siglo VIII al XIII. Como parte de las excavaciones de salvamento, se retiraron 120 pinturas murales, 66 de las cuales fueron transportadas al Museo Nacional de Varsovia. La Galería Faras es la única exposición de objetos de arte nubio cristiano de los siglos VIII-XIV en Europa y única a escala internacional. El resto de las pinturas murales se exhiben en el Museo Nacional de Jartum. Ambas galerías se abrieron en 1972 en 2014, la galería de Varsovia se reabrió con una nueva configuración.

Las representaciones en las pinturas murales incluyen las siguientes escenas:

- arcángeles, principalmente Miguel, que se representa varias veces en la catedral de Faras
- Virgen María (diferentes motivos iconográficos: entronizada, de pie, generalmente con Niño)
- los Apóstoles, de los cuales Juan y Pedro son los más populares
- santos locales, por ejemplo, San Amonio, o el único retrato existente de San Kaau
- Tres escenas obligatorias: Nacimiento de tipo bizantino (con los Reyes Magos a caballo, Virgen María recostada en la cama y Cristo en un pesebre en forma de mampostería), Pasión con la sepultura de Cristo y Tres jóvenes en un Horno ardiente.

En la última fase del funcionamiento de la catedral, sus paredes estaban adornadas principalmente con pinturas de dignatarios actuales.

La lista de obispos de Faras:

El descubrimiento más valioso desde el punto de vista de los historiadores es la Lista de obispos de Faras, un documento que menciona la duración de cada reinado de jerarquía, además de su nombre. Combinando esta información con la de otros documentos fue posible fechar cada episcopado, lo que, a su vez, permitió establecer la fecha de muchas de las pinturas murales. La Lista de Obispos de Faras se copió de un documento anterior en 902, y luego se agregaron nuevos nombres regularmente hasta 1169.

Cronología:

- cuadras de los edificios faraónicos de Tutmosis III y Ramsés II
- iglesia de adobe, más tarde la primera catedral (siglo VII d.C.)
- 620: el obispo Aetios erige la catedral más antigua de Pachoras (Faras) sobre las ruinas de una iglesia anterior
- 707: Mons. Paulos comienza la reconstrucción de la catedral de Faras.Las pinturas murales más antiguas de la catedral datan del siglo VIII d.C.
- 903–923: el obispo Kollouthos encarga el revoque de las paredes de la catedral y la ejecución de una nueva decoración pintada.
- 974–997: el obispo Petros reconstruye la catedral. Los techos planos se sustituyen por bóvedas de cañón y cúpulas apoyadas sobre pilares, y se ejecutan nuevas pinturas murales. Continúan los trabajos de decoración los sucesores de Petros: los obispos Ioannes y Marianos (1005)
- 1293-1304: Las incursiones mamelucas en Egipto y las luchas internas por el poder provocan el declive y la caída de Christian Makuria. El Islam suplanta al cristianismo en Nubia, la catedral cae en ruinas y sus restos están enterrados bajo la arena del desierto
- En la parte superior del kom que cubre las ruinas de la catedral, se construye una ciudadela árabe, probablemente en el siglo XVII d.C.

Eventos seleccionados asociados con el proyecto:
Enlaces:

Makowski P., (2019), Trójca Święta pod przedstawieniem Maistas Domini z katedry w Faras, AD REM 3/2019, 22–31

Wozniak M.M. , (2019), Études des peintures murales médiévales soudanaises de 1963 à nos jours - Essai d'historiographie, Afriques, Débats, méthodes et terrains d'histoire 10. DOI: https://doi.org/10.4000/ afriqu es .2373

Jakobielski, S., Martens-Czarnecka, M., Łaptaś, M., Mierzejewska, B. y Rostkowska, B. (2017). Pachoras / Faras. Las pinturas murales de las Catedrales de Aetios, Paulos y Petros. Varsovia: PCMA UW IKŚiO PAN Muzeum Narodowe w Warszawie.

Górecki, T. (2016). Fragmento naczynia z katedry w Faras & # 8211 relikwiarz czy naczynie na chleby eucharystyczne? [Fragmento de vasija de la catedral de Faras: ¿relicario o vasija para el pan eucarístico?]. Rocznik Muzeum Narodowego w Warszawie, 130-141.

Jakobielski, S. (2016). Chronologia wczesnych malowideł ściennych z katedry w Faras (VIII-IX wiek) (= Paideia studia archeologiczne i orientalistyczne), Varsovia: IKŚiO PAN.

Jakobielski, S. (2016). Los murales del pórtico de entrada de la Catedral de Faras. Études et Travaux, 29, 75–94.

Makowski P., (2016), En busca de maestros constructores nubios: un dibujo arquitectónico de la catedral de Faras (con un apéndice: Oración de una joven de van Gervern Oei V.), Arqueología polaca en el Mediterráneo 25, 809–833 DOI: 10.5604 / 01.3001.0010.3017

Jakobielski, S. (2014). Malowidła z Faras. Pół wieku po odkryciu [Pinturas murales de Faras. Medio siglo después del descubrimiento. En S. Szafrański (Ed.), Sztuka Afryki w kolekcjach i badaniach polskich (págs. 253-280). Szczecin: Muzeum Narodowe.

Mierzejewska, B. (2014). Galería Faras im. Profesora Kazimierza Michałowskiego: przewodnik [Guía de la galería del profesor Kazimierz Michałowski Faras]. Varsovia: Muzeum Narodowe.

Mierzejewska, B. (2014). Galería del profesor Kazimierz Michałowski Faras: Guía. Varsovia: Museo Nacional de Varsovia.

Sulikowska, A. y Mierzejewska, B. (2014). Sala de exposiciones VI. Pinturas murales de la Catedral de Faras. En B. Mierzejewska, The Professor Kazimierz Michałowski Faras Gallery: Guidebook (págs. 106–197). Varsovia: Museo Nacional.

Godlewski, W. y amp Łajtar, A. (2013). Tan lejos como. En Voces del valle del Nilo: arqueología polaca entre Alejandría y Dongola. Varsovia: Prensa de la Universidad de Varsovia.

Jakobielski, S. (2013). Tan lejos como. En D. Bagińska (Ed.), Wielkie królestwa chrześcijańskie w Nubii / Los grandes reinos cristianos de Nubia (págs. 15-19). Poznań: Muzeum Archeologiczne w Poznaniu.

Jakobielski, S. (2013). Katedra w Faras / Catedral de Faras. En D. Bagińska (Ed.), Wielkie królestwa chrześcijańskie w Nubii / Los grandes reinos cristianos de Nubia (págs. 20-29). Poznań: Muzeum Archeologiczne w Poznaniu.

Mierzejewska, B. (2013). Malowidła ścienne z Faras [Pinturas murales de Faras]. En A. Morawińska y R. Higersberger (Eds.), Skarby sztuki: Muzeum Narodowe w Warszawie (págs. 42-49). Varsovia: Arkady.

Szymańska, A. (2010). Obispos liminales: Retratos episcopales de la Catedral de Pachoras, Nubia (tesis de maestría no publicada, Temple University, Filadelfia). Obtenido de http://cdm16002.contentdm.oclc.org/cdm/ref/collection/p245801coll10/id/86848

Łajtar, A. (2009). Varia Nubica XIII: Die Titulatur des Königs Moüses Georgios nach einer Wandinschrift aus der Faras-Kathedrale En A. Łajtar, Varia Nubica XII – XIX. Journal of Juristic Papyrology, 39, 89–97.

Łajtar, A. (2009). Varia Nubica XVIII: Ein Gebet an Erzengel Raphael aus der Kathedrale zu Faras En A. Łajtar, Varia Nubica XII – XIX. Journal of Juristic Papyrology, 39, 111-115.

Godlewski, W. (2008). Obispos y reyes. El programa oficial de las Catedrales Pachoras (Faras). En W. Godlewski & amp A. Łajtar (Eds.), Between the cataracts: Proceedings of the 11th Conference for Nubian Studies, Universidad de Varsovia, 27 de agosto y 2 de septiembre de 2006, I. Artículos principales (págs. 263-282). Varsovia: Prensa de la Universidad de Varsovia.

D’Achille, A. M. (2007). Un problema di iconografia trinitaria tra Oriente e Occidente: l’affresco di Vallepietra e le immagini di Faras (Nubia). Convergenze poligenetiche o emergenze corradicali? En A. C. Quintavalle (Ed.), Medioevo mediterraneo: l’Occidente, Bisanzio e l’Islam. Atti del convegno internazionale di studi, Parma, 21-25 de septiembre de 2004 (págs. 511–524). Milán: Electa.

Jakobielski, S. (2007). Escenas nubias de protección de Faras como ayuda para las citas. Études et Travaux, 21, 43–51.

van der Vliet, J. (2007). Salida de Tamer, obispo de Faras (SB V 8728). Journal of Juristic Papyrology, 37, 185-191.

Godlewski, W. (2006). Pachoras: Las catedrales de Aetios, Paulos y Petros. La arquitectura. Varsovia: Prensa de la Universidad de Varsovia.

Adams, W. Y. (2005). La encuesta de Cisjordania de Faras a Gemai II. Yacimientos de época meroítica y ballaña. Oxford: Archaeopress.

Adams, W. Y. (2005). La encuesta de Cisjordania de Faras a Gemai III. Sitios de la era cristiana. Oxford: Archaeopress.

Mierzejewska, B. (2005). Galería Faras. Galería del profesor Kazimierz Michałowski Faras. Varsovia: Museo Nacional.

Łaptaś, M. (2003). Representaciones de la jerarquía angelical en un belén de la catedral de Faras. GAMAR, 2, 137-143.

Górecki, T. (2002). Katalogbeiträge Nrn. 63-80 (129-145). En W. Seipel (Ed.), Faras: die Kathedrale aus dem Wüstensand. Viena: Kunsthistorisches Museum.

Jakobielski, S. (2002). Die Baugeschichte der Kathedrale. En W. Seipel (Ed.), Faras: die Kathedrale aus dem Wüstensand (págs. 37-40). Viena: Kunsthistorisches Museum.

Jakobielski, S. (2002). Die Chronologie der Wandmalereien in der Kathedrale von Faras. En W. Seipel (Ed.), Faras: die Kathedrale aus dem Wüstensand (págs. 51–56). Viena: Kunsthistorisches Museum.

Martens-Czarnecka, M. (2002). Die christliche Malerei en Faras und Dongola. Vernissage. Die Zeitschrift Zur Ausstellung, 13, 26–33.

Mierzejewska, B. (2002). Die Malereien von Faras. En W. Seipel (Ed.), Faras: die Kathedrale aus dem Wüstensand (págs. 41–49). Viena: Kunsthistorisches Museum.

Mierzejewska, B. y amp Łaptaś, M. (2002). Katalog. En W. Seipel (Ed.), Faras: die Kathedrale aus dem Wüstensand (págs. 65-99). Viena: Kunsthistorisches Museum.

Seipel, W. (Ed.). (2002). Faras: die Kathedrale aus dem Wüstensand. Viena: Kunsthistorisches Museum.

Jakobielski, S. (2001). Tentative d'identification de certaines peintures de Faras. Études et Travaux, 19, 59–79.

Łaptaś, M. y Jakobielski, S. (2001). Mural “Desconocido” de los Tres Jóvenes en un Horno de Fuego de la Catedral de Faras. En W. Bulsza & amp L. Sadko (Eds.), Ars graeca, ars latina. Studia dedykowane Annie Rożyckiej-Bryzek (págs. 75–85). Cracovia: Wydawnictwo Uniwersytetu Jagiellońskiego.

Mierzejewska, B.(2001). Observaciones sobre la decoración del muro occidental del nártex de la catedral de Faras. Bulletin Du Musée National de Varsovie, 42, 148-163.

Mierzejewska, B. (2001). La colección de arte cristiano oriental. Galería del profesor Kazimierz Michałowski Faras. En K. Murawska-Muthesius y D. Folga-Januszewska (Eds.), Museo Nacional de Varsovia: guía: galerías y colecciones de estudio (págs. 81–92). Varsovia: Muzeum Narodowe w Warszawie.

Scholz, P. O. (2001). Wer war Merkurios der „Bezwinger des Bösen” in der Wandmalerei aus Faras / Pachoras? Ikonizität des Drachentöters im Niltal. Bulletin du Musée National de Varsovie, 42, 164-209.

Godlewski, W. (2000). Początki biskupstwa w Pachoras: katedra Aetiosa [Los inicios del obispado de Pachoras. La catedral de Aetios]. Światowit, 2 (43) Fasc. A, 43–48.

Mierzejewska, B. (1999). Murales en la Capilla Episcopal, Faras: La expresión visual de la ideología del gobernante en Nubia. En S. Emmel, M. Krause, S. G. Richter y S. Schaten (Eds.), Ägypten und Nubien in spätantiker und christlicher Zeit: Akten des 6. Internationalen Koptologenkongresses, Münster, 20. – 26. Julio de 1996, I. Materielle Kultur, Kunst und religiöses Leben (págs. 285-295). Wiesbaden: Reichert Verlag.

van der Vliet, J. (1999). La Iglesia de los Doce Apóstoles: ¿la primera catedral de Faras? Orientalia, 68 (1), 84–97.

Mierzejewska, B. (1998). Zbiory Sztuki Wschodniochrześcijańskiej. Galería Faras im. Profesora Kazimierza Michałowskiego [La colección de arte cristiano oriental. Galería del profesor Kazimierz Michałowski Faras]. En K. Murawska-Muthesius y D. Folga-Januszewska (Eds.), Muzeum Narodowe w Warszawie: przewodnik po galeriach, stałych i zbiorach studyjnych (págs. 77-88). Varsovia: Muzeum Narodowe w Warszawie.

Łaptaś, M. (1997). ¿Una esfera, un orbe o un disco? El objeto sostenido por los arcángeles en las pinturas murales de la catedral de Faras. Bulletin Du Musée National de Varsovie, 38 (1-4), 24-42.

Łaptaś, M. (1996). Pinturas de la Catedral de Faras. El método de clasificación del "color". Nubian NoteLet, 2, 1-18.

Godlewski, W. (1995). El Obispado de Pachoras en los siglos XIII y XIV. En C. Fluck, L. Langener, S. G. Richter, S. Schaten y G. Wurst (Eds.), Divitiae Aegypti: koptologische und verwandte Studien zu Ehren von Martin Krause (págs. 113-118). Wiesbaden: L. Reichert.

Godlewski, W. (1995). La Catedral de Paulos en Faras (Pachoras) y la cuestión de la influencia bizantina. En C. F. Moss & amp K. Kiefer (Eds.), Byzantine East, Latin West: estudios histórico-artísticos en honor a Kurt Weitzmann (págs. 235–243). Princeton, Nueva Jersey: Departamento de Arte y Arqueología, Universidad de Princeton.

Vantini, G. (1994). El mural de Faras de los Tres Jóvenes en el Horno de Fuego: algunas observaciones. En C. Bonnet (Ed.), Études nubiennes: conférence de Genève. Actes du VIIe Congrès international d'études nubiennes, 3 a 8 de septiembre de 1990, II. Comunicaciones (págs. 255-257). Ginebra: C. Bonnet.

Godlewski, W. y Zych, I. (1993). Galeria Faras: przewodnik = La Galería Faras: guía. Warszawa: Muzeum Narodowe.

Godlewski, W. (1992). La frise l’abside de la première Cathédrale de Pachoras (Faras). En P. O. Scholz (Ed.), Orbis Aethiopicus: Studia in honorem Stanislaus Chojnacki natali septuagesimo quinto dicata, septuagesimo septimo oblata (págs. 327–356). Albstadt: K. Schuler.

Godlewski, W. (1992). Algunas observaciones sobre la Catedral de Faras y su pintura. Revista de estudios coptos, 2, 99-116.

Martens-Czarnecka, M. (1992). Pinturas de Faras del período comprendido entre mediados del siglo VIII y mediados del siglo X. Études et Travaux, 16, 119-134.

Martens-Czarnecka, M. (1992). Nueva mirada a las pinturas murales de la iglesia Rivergate en Faras. En P. O. Scholz (Ed.), Orbis Aethiopicus: Studia in honorem Stanislaus Chojnacki natali septuagesimo quinto dicata, septuagesimo septimo oblata (págs. 363–383). Albstadt: K. Schuler.

Martens-Czarnecka, M. (1992). Algunas observaciones sobre uno de los murales sin conservantes de la Catedral de Faras. En S. Jakobielski & amp J. Karkowski (Eds.), 50 años de excavaciones polacas en Egipto y el Cercano Oriente: Actas del Simposio en la Universidad de Varsovia 1986 (págs. 217-222). Varsovia: Centre d’archéologie méditerranéenne de l’Académie polonaise des sciences.

Babraj, K. (1990). La symbolique des lettres Γ et H dans l’abside de la Cathédrale de Faras et leur lien avec l’art copte. En W. Godlewski (Ed.), Estudios coptos: Actas del Tercer Congreso Internacional de Estudios Coptos, Varsovia, 20-25 de agosto de 1984 (págs. 27-40). Varsovia: PWN.

Balicka-Witakowska, E. (1990). Descente de Croix sur une peinture murale de la cathédrale de Faras. Nubica, 1–2, 459–474.

Górecki, T. (1990). Arcángel y San Mercurio: Nueva interpretación iconográfica de los dos murales de la Catedral de Faras. Nubica, 1–2, 535–540.

Łukaszewicz, A. (1990). Algunas observaciones sobre la iconografía de anacoretas de la Catedral de Faras. Nubica, 1–2, 549–556.

Vantini, G. (1990). El "Gólgota" de Faras y los apócrifos. Nubica, 1–2, 653–659.

Dobrzeniecki, T. (1988). Święta Anna z Faras w Muzeum Narodowym w Warszawie. Symbolika gestu milczenia. Rocznik Muzeum Narodowego w Warszawie, 32, 95-214.

Dobrzeniecki, T. (1987). Nubijska Maiestas Domini z Katedry w Faras w Muzeum Narodowym w Warszawie. Część druga. Rocznik Muzeum Narodowego w Warszawie, 31, 263–390.

Dobrzeniecki, T. (1987). Santa Ana de Faras en el Museo Nacional de Varsovia (J. Holzman, Trad.). Bulletin du Musée National de Varsovie, 28 (3–4), 46–75.

Galavaris, G. (1986). Observaciones sobre la iconografía de una Faras “Majestas” y sus parientes. En M. Krause (Ed.), Nubische Studien: Tagungsakten der 5. Internationalen Konferenz der International Society for Nubian Studies, Heidelberg, 22.-25. Septiembre de 1982 (págs. 237–244). Mainz am Rhein: Philipp von Zabern.

Gartkiewicz, P. M. (1986). Catedral de Faras a la luz de un re-análisis arquitectónico. En M. Krause (Ed.), Nubische Studien: Tagungsakten der 5. Internationalen Konferenz der International Society for Nubian Studies, Heidelberg, 22. – 25. Septiembre de 1982 (págs. 245-268). Mainz am Rhein: Philipp von Zabern.

Jakobielski, S. (1986). Tan lejos como. En Z. Kiss (Ed.), 50 lat polskich wykopalisk w Egipcie i na Bliskim Wschodzie (págs. 85–90). Varsovia: Dom Słowa Polskiego.

Karkowski, J. (1986). Algunas observaciones sobre la piedra utilizada en las construcciones cristianas de Faras. En M. Krause (Ed.), Nubische Studien: Tagungsakten der 5. Internationalen Konferenz der International Society for Nubian Studies, Heidelberg, 22. – 25. Septiembre de 1982 (págs. 311–320). Mainz am Rhein: Philipp von Zabern.

Martens-Czarnecka, M. (1986). Observaciones sobre murales repintados de Faras. En M. Krause (Ed.), Nubische Studien: Tagungsakten der 5. Internationalen Konferenz der International Society for Nubian Studies, Heidelberg, 22. – 25. Septiembre de 1982 (págs. 329–336). Mainz am Rhein: Philipp von Zabern.

Vantini, G. (1986). Observaciones sobre los Pastores de la Natividad de Faras. En M. Krause (Ed.), Nubische Studien: Tagungsakten der 5. Internationalen Konferenz der International Society for Nubian Studies, Heidelberg, 22. – 25. Septiembre de 1982 (págs. 399–401). Mainz am Rhein: Philipp von Zabern.

Żurawski, B. (1986). Tumbas de obispos en Faras. En M. Krause (Ed.), Nubische Studien: Tagungsakten der 5. Internationalen Konferenz der International Society for Nubian Studies, Heidelberg, 22. – 25. Septiembre de 1982 (págs. 413–421). Mainz am Rhein: Philipp von Zabern.

Dzierżykray-Rogalski, T. (1985). Los obispos de Faras: un estudio antropológico-médico. Varsovia: PWN-Éditions scientifiques de Pologne.

Gamber, K. (1983). Zur Liturgie Nubiens. Die Kathedrale von Faras und ihre Wandmalereien. Ostkirchliche Studien, 32, 21–35.

Jakobielski, S. (1983). Graffiti copto de Faras. Études et Travaux, 13, 133-137.

Martens-Czarnecka, M. (1983). L'Archange Michel sur les peintures de Faras. Études et Travaux, 12, 171-193.

Martens-Czarnecka, M. (1983). Les tissus sur les peintures murales de Faras. Técnica del Essai d'interprétation. Études et Travaux, 13, 257–274.

Dzierżykray-Rogalski, T. (1982). Sobre la duración de la vida de los obispos de Pachoras-Faras. Africana Bulletin, 31 (1), 85–89.

Jakobielski, S. (1982). Retratos de los obispos de Faras. En J. M. Plumley (Ed.), Estudios nubios: Actas del Simposio de estudios nubios, Selwyn College, Cambridge, 1978 (págs. 127-142). Warminster: Aris y amp Phillips.

Jakobielski, S. (1982). Remarques sur la chronologie des peintures murales de Faras aux VIIIe et IXe siècles. Nubia Christiana, 1, 142-172.

Łukaszewicz, A. (1982). En marge d’une image de l’anachorète Aaron dans la cathédrale de Faras. Nubia Christiana, 1, 192–211.

Martens-Czarnecka, M. (1982). Resultados generales del uso de adornos y motivos decorativos en los murales de Faras como criterio para su datación. Nubia Christiana, 1, 214–222.

Martens-Czarnecka, M. (1982). Influences extérieures dans l'art nubien: éléments décoratifs dans les peintures murales de faras du VIIIe siècle. Africana Bulletin, 31, 59–73.

Martens-Czarnecka, M. (1982). Les éléments décoratifs sur les peintures de la Cathédrale de Faras. Varsovia: Éditions Scientifiques de Pologne.

Ratyński, Z. (1982). Cruces de manos y pectorales de Faras. Nubia Christiana, 1, 223–270.

Gamber, K. (1981). Die nubische Kathedrale von Pachoras (Faras) und ihre Wandmalereien. En K. Gamber, Sancta sanctorum: Studien zur liturgischen Ausstattung der Kirche, vor allem des Altarraums (págs. 13–42). Ratisbona: F. Pustet.

Jakobielski, S. y Godlewski, W. (1981). Od Faras do Dongoli [De Faras a Dongola]. Meander, 36 (6), 351–355.

Karkowski, J. (1981). Las inscripciones faraónicas de Faras. Varsovia: Éditions scientifiques de Pologne.

Dobrzeniecki, T. (1980). Nubijska Maiestas Domini z Katedry w Faras w Muzeum Narodowym w Warszawie. Rocznik Muzeum Narodowego w Warszawie, 24, 261–341.

Górecki, T. (1980). Z problematyki ikonografii świętych wojowników w malarstwie ściennym Katedry w Faras [Sobre la iconografía de los santos guerreros representados en las pinturas murales de la Catedral de Faras]. Rocznik Muzeum Narodowego w Warszawie, 24, 173-259.

Dobrzeniecki, T. (1979). Maiestas Domini de la Catedral de Faras en el Museo Nacional de Varsovia (prolegómenos a la iconografía). Bulletin du Musée National de Varsovie, 20, 69–84. https://doi.org/10.11588/diglit.18864.11

Godlewski, W. (1979). Les baptistères nubiens. Varsovia: Éditions scientifiques de Pologne.

Jakobielski, S. (1978). Inscripciones de Faras y los problemas de la cronología de los murales. En BdE: Vol. 77. Études nubiennes: coloque de Chantilly, 2-6 julio 1975 (págs. 141-151). El Cairo: Institut français d’archéologie orientale.

Krause, M. (1978). Bischof Johannes III von Faras und seine beiden Nachfolger: Noch einmal zum Problem eines Konfessionswechsel in Faras. En BdE: Vol. 77. Études nubiennes: coloque de Chantilly, 2-6 de julio de 1975 (págs. 153-164). El Cairo: Institut français d’archéologie orientale.

Łukaszewicz, A. (1978). Quelques remarques sur un saint anachorète de Faras. Études et Travaux, 10, 355–362.

Kubińska, J. (1976). Prótesis de la Cathédrale de Faras. Documentos y búsquedas. Revue Des Archéologues et Historiens d'Art de Louvain, 9, 7-37.

Kołodziejczyk, K. (1975). Observaciones sobre la vajilla estampada Dongola de Faras. Études et Travaux, 8, 315–321.

Szolc, P. (1975). El programa iconográfico de la Catedral de Faras. Algunas observaciones marginales sobre la teoría del profesor K. Weitzmann. Études et Travaux, 8, 295-299.

Dobrzeniecki, T. (1974). Maiestas Crucis en las pinturas murales de la Catedral de Faras (ahora en el Museo Nacional de Varsovia). Algunas notas iconográficas. Bulletin du Musée National de Varsovie, 15 (1-2), 6-20.

Dobrzeniecki, T. (1974). Maiestas Domini w zabytkach polskich i obcych z Polską związanych. Część druga. Maiestas Crucis w ściennym malarstwie Nubii (Faras) [Maiestas Domini en objetos culturales polacos o relacionados con Polonia. Parte 2. Maiestas Crucis en las pinturas murales de Nubia (Faras)]. Rocznik Muzeum Narodowego w Warszawie, 18, 215-308.

Iwaszkiewicz, B. (1974). La frise de l’abside de la première Cathédrale de Faras. Orientalia Christiana Periodica, 40 (2), 377–406.

Jakobielski, S. (1974). Inscripciones. En K. Michałowski, Faras: pinturas murales de la colección del Museo Nacional de Varsovia (págs. 277-309). Varsovia: Wydawnictwo Artystyczno-Graficzne.

Kubińska, J. (1974). Inscripciones grecques chrétiennes. Varsovia: Éditions scientifiques de Pologne.

Martens, M. (1974). Księga jako motyw ikonograficzny w malarstwie ściennym w katedrze w Faras [Un libro como motivo iconográfico en las pinturas murales de la catedral de Faras]. Rocznik Muzeum Narodowego w Warszawie, 18, 309–335.

Michałowski, K. (1974). Faras: Pinturas murales de la colección del Museo Nacional de Varsovia. Varsovia: Wydawnictwo Artystyczno-Graficzne.

Martens, M. (1973). Observaciones sobre la composición del visage dans les peintures de Faras (IXe-XIIe siècles). Études et Travaux, 7, 163–226.

Godlewski, W. (1972). Faras à l’époque méroïtique. Études et Travaux, 6, 185-193.

Jakobielski, S. (1972). Una historia del obispado de Pachoras sobre la base de inscripciones coptas. Varsovia: Éditions scientifiques de Pologne.

Martens, M. (1972). Observaciones sobre la composición del visage dans les peintures de Faras (VIIIe-IXe siècles). Études et Travaux, 6, 207-250.

Michałowski, K. (1972). Classification générale des peintures murales de Faras. Revue Archéologique, 2, 373–380.

Rassart, M. (1972). Visages de Faras. Caractéristiques et evolution stylistique. Études et Travaux, 6, 251-275.

Rostkowska, B. (1972). Iconographie des personnages historiques sur les peintures de Faras. Études et Travaux, 6, 195-205.

Altheim, F. y Stiehl, R. (1971). Inschriften aus Faras. En F. Altheim y R. Stiehl, Christentum am Roten Meer I (págs. 487–508). Berlín: de Gruyter.

Grossmann, P. (1971). Zur Datierung der frühen Kirchenanlagen aus Faras. Byzantinische Zeitschrift, 64 (2), 330-350.

Jansma, N. (1971). Der Vogelfries in der Apsis der Kathedrale von Faras. En M. Jansma y M. de Grooth, Zwei Beiträge zur Ikonographie der nubischen Kunst. Nederlands Kunsthistorisch Jaarboek Online, 22 (1), 2-9.

Plumley, J. M. (1971). La estela de Marianos, obispo de Faras. Bulletin du Musée National de Varsovie, 12, 77–84.

Tan lejos como. Christliche Fresken aus Nubien. Wandegemälde und Altertümer aus polnischen Ausgrabungen im Rahmen der UNESCO-Aktion “Rettet die Altertümer Nubiens”. Kunsthaus Zürich, 6. März-3. Mayo de 1970. (1970). Zúrich: Kunsthaus.

Gołgowski, T. (1970). Malowidła z katedry w Faras & # 8211 Przedstawienia Marii z Chrystusem typu Eleusa i Galaktotrophusa [Pinturas de la catedral de Faras & # 8211 Las representaciones de María con el Cristo de Eleusa y los tipos Galaktotrophusa]. Rocznik Muzeum Narodowego w Warszawie, 14, 389–408.

Jakobielski, S. (1970). Algunas observaciones sobre las inscripciones de Faras. En E. Dinkler (Ed.), Kunst und Geschichte Nubiens in christlicher Zeit: Ergebnisse und Probleme auf Grund der jüngsten Ausgrabungen (págs. 29-39). Recklinghausen: A. Bongers.

Jędrzejewska, H. (1970). Konserwacja malowidła z niszy z Katedry w Faras [Conservación de la pintura mural del nicho de la catedral de Faras]. Rocznik Muzeum Narodowego w Warszawie, 14, 431–457.

Michałowski, K. (1970). Problemas abiertos del arte y la cultura nubios a la luz de los descubrimientos de Faras. En E. Dinkler (Ed.), Kunst und Geschichte Nubiens in christlicher Zeit: Ergebnisse und Probleme auf Grund der jüngsten Ausgrabungen (págs. 11-28). Recklinghausen: A. Bongers.

Nubische Kunst aus Faras: Ausstellung aus den Beständen des Nationalmuseums en Warschau, Österreichisches Museum für angewandte Kunst, 1970. (1970). Viena: Österreichisches Museum für angewandte Kunst.

Vantini, G. (1970). Las excavaciones de Faras. Una contribución a la historia de Christian Nubia. Bolonia: Nigrizia.

Weitzmann, K. (1970). Algunas observaciones sobre las fuentes de las pinturas al fresco de la Catedral de Faras. En E. Dinkler (Ed.), Kunst und Geschichte Nubiens in christlicher Zeit: Ergebnisse und Probleme auf Grund der jüngsten Ausgrabungen (págs. 325–246). Recklinghausen: Bongers.

Das Wunder aus Faras: 14. Mai bis 14. Septiembre de 1969 Villa Hügel, Essen. (1969). Recklinghausen: Bongers.

Tan lejos como. Staatliche Museen zu Berlin. Museo Nacional Warschau. (1969). Berlín: Staatlichen Museen.

Gołgowski, T. (1969).Scènes de la Passion et de la Résurrection sur une peinture de Faras. Études et Travaux, 3, 207–229.

Jakobielski, S. (1969). Algunos datos nuevos de la historia de Christian Nubia como se encuentran en las inscripciones de Faras. Klio, 51, 499–503.

Szolc, P. (1969). Algunos problemas de la génesis de la pintura en Faras. Études et Travaux, 3, 199–206.

Gołgowski, T. (1968). Sobre la iconografía de la Santísima Virgen representada en los murales de Faras: Virgen de pie sosteniendo al Niño en su brazo. Études et Travaux, 2, 295-312.

Gołgowski, T. (1967). Z problematyki ikonografii biskupów Pachoras [Sobre la iconografía de los obispos de Pachoras]. Rocznik Muzeum Narodowego w Warszawie, 11, 175-191.

Michałowski, K. (1967). Faras: die Kathedrale aus dem Wüstensand. Einsiedeln-Zúrich-Colonia: Benziger.

Zawadzki, T. (1967). Les fouilles de la mission archéologique polonaise à Faras et leur important pour l'histoire de l'art byzantin. Revue des Études Sud-Est Européennes, 5 (1–2), 283–298.

Dzierżykray-Rogalski, T. (1966). Remarques sur la typologie anthropologique des fresques de Faras (Pachoras). En M. L. Bernhard (Ed.), Mélanges ofrece a Kazimierz Michałowski (págs. 83–89). Varsovia: Państwowe Wydawnictwo Naukowe.

Jakobielski, S. (1966). Grecka inskrypcja fundacyjna katedry w Faras [inscripción griega de fundación de la catedral de Faras]. Rocznik Muzeum Narodowego W Warszawie, 10, 99–106.

Jakobielski, S. (1966). Dos cimientos coptos de Faras. En M. L. Bernhard (Ed.), Mélanges ofrece à Kazimierz Michałowski (págs. 101-109). Varsovia: Państwowe Wydawnictwo Naukowe.

Michałowski, K. (1966). Faras: centro artistique de la nubie chrétienne. Leiden: Nederlands Instituut voor het Nabije Oosten.

Jędrzejewska, H. (1965). Konserwacja dwóch malowideł ściennych z Faras [Conservación de dos pinturas murales de Faras]. Rocznik Muzeum Narodowego w Warszawie, 9, 217-261.

Martens-Czarnecka, M. (1965). Excavaciones polacas en Faras, cuarta temporada, 1963–64. Kush, 13, 177–189.

Michałowski, K. (1965). Fouilles polonaises, 1961-1962. Varsovia: Éditions scientifiques de Pologne.

Michałowski, K. (1964). Die wichtigsten Entwicklungsetappen der Wandmalerei en Faras. En K. Wessel (Ed.), Christentum am Nil (págs. 79–94). Recklinghausen: A. Bongers.

Michałowski, K. (1964). Excavaciones polacas en Faras, 1962–63. Kush, 12, 195-207.

Michałowski, K. (1963). Excavaciones polacas en Faras, segunda temporada 1961–62. Kush, 11, 235-256.

Michałowski, K. (1962). Faras, fouilles polonaises 1961. Varsovia: Pánstwowe Wydawnictwo Naukowe.

Michałowski, K. (1962). Peintures chrétiennes du VIIe siècle à Faras. Bulletin du Musée National de Varsovie, 3, 3–8.

Michałowski, K. (1962). Excavaciones polacas en Faras 1961. Kush, 10, 220–244.

Wybrana bibliografia stanowiska:

Adams, W. Y. (1961). Las alfarerías cristianas en Faras. Kush, 9, 30–43.

Vercoutter, J. (1959). El oro de Kush. Las estaciones de lavado de oro en Faras East. Kush, 7, 120-153.

Griffith, F. L. (1925). Excavaciones de Oxford en Nubia, XXXIV-XXXIX: Clasificación de las tumbas meroíticas en Faras. Liverpool Annals of Archaeology and Anthropology, 12, 57-172.

Griffith, F. L. (1925). Pakhoras-Bakharâs-Faras en geografía e historia. JEA, 11, 259-268.

Griffith, F. L. (1924). Excavaciones de Oxford en Nubia, XXX-XXXIII: El cementerio meroítico de Faras. Liverpool Annals of Archaeology and Anthropology, 11, 141-180.


Contenido

Makuria es mucho más conocida que su vecina Alodia al sur, pero todavía existen muchas lagunas en nuestro conocimiento. La fuente más importante de la historia de la zona son varios viajeros e historiadores árabes que pasaron por Nubia durante este período. Estos relatos son a menudo problemáticos ya que muchos de los escritores árabes tenían prejuicios contra sus vecinos cristianos. Estos trabajos generalmente se enfocan solo en los conflictos militares entre Egipto y Nubia. [2] Una excepción es Ibn Selim el-Aswani, un diplomático egipcio que viajó a Dongola cuando Makuria estaba en el apogeo de su poder en el siglo X y dejó un relato detallado. [3]

Los nubios eran una sociedad alfabetizada, y una buena cantidad de escritos sobrevive de ese período. Estos documentos fueron escritos en el antiguo idioma nubio en una variedad uncial del alfabeto griego extendido con algunos símbolos coptos y algunos símbolos exclusivos del nubio. Estos documentos, escritos en un idioma que está estrechamente relacionado con la lengua Nobiin moderna, han sido descifrados durante mucho tiempo. Sin embargo, la gran mayoría de ellos son trabajos relacionados con la religión o los registros legales que son de poca utilidad para los historiadores. La colección más grande conocida, encontrada en Qasr Ibrim, contiene algunos valiosos registros gubernamentales. [4]

La construcción de la presa alta de Asuán en 1964 amenazó con inundar lo que alguna vez fue la mitad norte de Makuria. En 1960, la UNESCO lanzó un esfuerzo masivo para realizar la mayor cantidad de trabajo arqueológico posible antes de que ocurriera la inundación. Se trajeron miles de expertos de todo el mundo durante los próximos años. Algunos de los sitios de Makuria más importantes que se examinaron fueron la ciudad de Faras y su catedral, excavada por un equipo de Polonia, el trabajo británico en Qasr Ibrim y el trabajo de la Universidad de Ghana en la ciudad de Debeira West, que brindó información importante sobre la vida cotidiana. en la Nubia medieval. Todos estos sitios se encuentran en lo que fue Nobatia, el único sitio arqueológico importante en Makuria es la exploración parcial de la capital en Old Dongola. [5]

Período temprano (siglos V-VIII) Editar

A principios del siglo IV, si no antes, el Reino de Kush con su capital Meroe estaba colapsando. [9] Se ha propuesto que la región que más tarde constituiría Makuria, es decir, el valle del Nilo entre la tercera catarata del Nilo y la gran curva del Nilo de la cuarta / quinta catarata, se separó de Kush ya en el siglo III. Aquí, se desarrolló una cultura homogénea y relativamente aislada denominada "pre-Makuria". [10] Durante los siglos IV y V, la región de Napata, ubicada cerca de la cuarta catarata y que anteriormente era uno de los lugares políticos y sagrados más importantes de Kush, sirvió como centro para una nueva élite regional enterrada en grandes túmulos como esos. en el Zuma o Tanqasi. [11] Hubo un crecimiento demográfico significativo [12] acompañado de transformaciones sociales, [13] que dieron como resultado la absorción de los kushitas en los nubios, [14] un pueblo originario de Kordofan [15] que se había asentado en el valle del Nilo en el siglo IV. [16] Por lo tanto, surgió una nueva sociedad y estado makurianos [13] en el siglo quinto. [17] A finales del siglo V, uno de los primeros reyes makurianos [18] trasladó la base de poder del reino aún en desarrollo de Napata a más abajo, donde se fundó la fortaleza de Dongola, la nueva sede de la corte real [ 19] y que pronto desarrolló un vasto distrito urbano. [20] Se construyeron muchas más fortalezas a lo largo de las orillas del Nilo, probablemente no con la intención de cumplir un propósito militar, sino de fomentar la urbanización. [18]

Ya en el momento de la fundación de Dongola se mantenían contactos con el Imperio Bizantino. [21] En la década de 530, los bizantinos bajo el emperador Justiniano montaron una política de expansión. Los nubios eran parte de su plan para ganar aliados contra los persas sasánidas convirtiéndolos al cristianismo, la religión estatal bizantina. La corte imperial, sin embargo, estaba dividida en dos sectas, creyendo en dos naturalezas diferentes de Jesucristo: Justiniano pertenecía a los calcedonios, la denominación oficial del imperio, mientras que su esposa Teodora era miafisita, que era la más fuerte de Egipto. Juan de Éfeso describió cómo se enviaron dos misiones en competencia a Nubia, y el miafisita llegó primero y se convirtió en el reino norteño de Nobatia en 543. Mientras que el rey de Nobatia rechazó la misión de Justiniano de viajar más al sur [22], los registros arqueológicos podrían sugerir que Makuria se convirtió todavía en la primera mitad del siglo VI. [23] El cronista Juan de Biclar registró que alrededor de 568 Makuria había “recibido la fe de Cristo”. En 573 una delegación makuriana llegó a Constantinopla, ofreciendo marfil y una jirafa y declarando su buena relación con los bizantinos. A diferencia de Nobatia en el norte (con la que Makuria parecía haber estado enemistada) [24] y Alodia en el sur, Makuria abrazó la doctrina calcedonia. [25] La arquitectura eclesiástica temprana en Dongola confirma las estrechas relaciones mantenidas con el imperio, [24] el comercio entre los dos estados estaba floreciendo. [26]

En el siglo VII, Makuria anexó a su vecino del norte Nobatia. Si bien hay varias teorías contradictorias, [a] parece probable que esto ocurrió poco después de la ocupación sasánida de Egipto, [28] presumiblemente durante la década de 620, [29] pero antes de 642. [30] Antes de la invasión sasánida, Nobatia solía tiene fuertes lazos con Egipto [29] y, por lo tanto, fue duramente golpeado por su caída. [31] Quizás también fue invadida por los propios sasánidas: algunas iglesias locales de ese período muestran rastros de destrucción y reconstrucción posterior. [32] Así debilitado, Nobatia cayó a Makuria, haciendo que Makuria se extendiera hasta el norte hasta Philae, cerca de la primera catarata. [33] Se fundó un nuevo obispado en Faras alrededor del año 630 [b] y se construyeron dos nuevas catedrales con el estilo de la basílica de Dongola en Faras y Qasr Ibrim. [29] No se sabe qué sucedió con la familia real de Nobatian después de la unificación, [35] pero se registra que Nobatia siguió siendo una entidad separada dentro del reino unificado gobernado por un Eparch. [36]

Entre 639 y 641, los árabes musulmanes invadieron el Egipto bizantino. Los nubios no respondieron a una solicitud bizantina de ayuda debido a los conflictos con los beja. En 641 o 642 los árabes enviaron una primera expedición a Makuria. [37] Si bien no está claro qué tan al sur [c] penetró, finalmente fue derrotado. Una segunda invasión dirigida por Abdallah abi Sarh siguió en 651/652, cuando los atacantes avanzaron hacia el sur hasta Dongola. [39] Dongola fue sitiada y bombardeada por catapultas. Si bien dañaron partes de la ciudad, no pudieron penetrar los muros de la ciudadela. [40] Fuentes musulmanas destacan la habilidad de los arqueros nubios para repeler la invasión. [41] Dado que ambos bandos no pudieron decidir la batalla a su favor, abi Sarh y el rey makuriano Qalidurut finalmente se reunieron y redactaron un tratado conocido como Baqt. [42] Inicialmente fue un alto el fuego que también contenía un intercambio anual de bienes (esclavos makurianos por trigo egipcio, textiles, etc.), [43] un intercambio típico de los estados históricos del noreste de África y tal vez sea una continuación de los términos ya existentes entre los Nubios y bizantinos. [44] Probablemente en la época de los omeyas el tratado se amplió regulando la seguridad de los nubios en Egipto y de los musulmanes en Makuria. [45] Si bien algunos eruditos modernos ven el Baqt como una sumisión de Makuria a los musulmanes, está claro que no lo fue: los bienes intercambiados tenían el mismo valor y Makuria fue reconocido como un estado independiente, [46] siendo uno de los pocos para hacer retroceder a los árabes durante la expansión islámica temprana. [47] El Baqt permanecería en vigor durante más de seis siglos, [48] aunque a veces interrumpido por incursiones mutuas. [49]

El siglo VIII fue un período de consolidación. Bajo el rey Merkurios, que vivió a finales del siglo VII y principios del VIII y a quien la biografía copta John the Deacon se refiere con aprobación como "el nuevo Constantino", el estado parece haberse reorganizado y el cristianismo miafisita se ha convertido en el credo oficial. [50] Probablemente también fundó el monumental monasterio Ghazali (alrededor de 5000 m 2) en Wadi Abu Dom. [51] Zacarías, hijo y sucesor de Merkurios, renunció a su derecho al trono y entró en un monasterio, pero mantuvo el derecho a proclamar un sucesor. En unos pocos años hubo tres reyes diferentes [52] y varias incursiones musulmanas [49] hasta que antes de 747, Kyriakos tomó el trono. [53] En ese año, afirma Juan el diácono, el gobernador omeya de Egipto encarceló al patriarca copto, lo que provocó una invasión makuriana y el asedio de Fustat, la capital egipcia, tras lo cual el patriarca fue liberado. [53] Este episodio se ha denominado "propaganda cristiana egipcia", [54] aunque es probable que el Alto Egipto estuviera sujeto a una campaña makuriana, [53] tal vez una incursión. [55] La influencia nubia en el Alto Egipto se mantendría fuerte. [56] Tres años más tarde, en 750, los hijos de Marwan II, el último califa omeya, huyeron a Nubia y pidieron asilo a Kyriakos, aunque sin éxito. [57] Hacia el año 760, probablemente Makuria fue visitada por el viajero chino Du Huan. [58]

Zenit (siglos IX-XI) Editar

El reino estuvo en su apogeo entre los siglos IX y XI. [61] Durante el reinado del rey Ioannes a principios del siglo IX, las relaciones con Egipto se cortaron y el Baqt dejó de ser pagado. Tras la muerte de Ioannes en 835, llegó un emisario abasí, exigiendo el pago makuriano de los 14 pagos anuales faltantes y amenazando con la guerra si no se cumplían las demandas. [62] Frente a la demanda de más de 5000 esclavos, [49] Zakharias III "Augusto", el nuevo rey, hizo coronar rey a su hijo Georgios I, probablemente para aumentar su prestigio, y lo envió al califa de Bagdad para negociar. [d] Su viaje llamó mucho la atención en ese momento. [64] El patriarca siríaco del siglo XII, Miguel, describió a Georgios y su séquito con cierto detalle, escribiendo que Georgios montaba un camello, empuñaba un cetro y una cruz de oro en sus manos y que llevaba un paraguas rojo sobre su cabeza. Lo acompañaban un obispo, jinetes y esclavos, ya su izquierda y derecha había jóvenes con cruces. [65] Unos meses después de su llegada a Bagdad, Georgios I, que fue descrito como educado y educado, logró convencer al califa de remitir las deudas de Nubia y reducir los pagos de Baqt a un ritmo de 3 años. [66] En 836 [67] o principios de 837 [68] había regresado a Nubia. Tras su regreso se construyó una nueva iglesia en Dongola, la Iglesia Cruciforme, que tenía una altura aproximada de 28m y llegó a ser el edificio más grande de todo el reino. [69] También se construyó un nuevo palacio, el llamado Salón del Trono de Dongola, [70] que muestra fuertes influencias bizantinas. [71]

En 831, una campaña punitiva del califa abasí al-Mutasim derrotó a Beja al este de Nubia. Como resultado, tuvieron que someterse al Califa, expandiendo así la autoridad musulmana nominal sobre gran parte del Desierto Oriental de Sudán. [72] En 834 al-Mutasim ordenó que los beduinos árabes egipcios, que habían estado disminuyendo como fuerza militar desde el surgimiento de los abasíes, no recibieran más pagos. Descontentos y desposeídos, avanzaron hacia el sur. Sin embargo, la carretera a Nubia estaba bloqueada por Makuria: mientras existían comunidades de colonos árabes en la Baja Nubia, la gran masa de nómadas árabes se vio obligada a establecerse entre los Beja, [73] impulsados ​​también por la motivación de explotar el oro local. minas. [74] A mediados del siglo IX, el aventurero árabe al-Umari contrató un ejército privado y se instaló en una mina cerca de Abu Hamad en el este de Makuria. Después de un enfrentamiento entre ambas partes, al-Umari ocupó territorios makurianos a lo largo del Nilo. [75] El rey Georgios I envió una fuerza de élite [76] comandada por su yerno, Nyuti, [77] pero no logró derrotar a los árabes y se rebeló contra la corona. El rey Georgios envió a su hijo mayor, presumiblemente el posterior Georgios II, pero su ejército lo abandonó y se vio obligado a huir a Alodia. El rey makuriano luego envió a otro hijo, Zacharias, que trabajó junto con al-Umari para matar a Nyuti antes de finalmente derrotar al propio al-Umari y empujarlo hacia el desierto. [76] Posteriormente, al-Umari intentó establecerse en la Baja Nubia, pero pronto fue expulsado de nuevo antes de ser finalmente asesinado durante el reinado del sultán tuluní Ahmad ibn Tulun (868-884). [78]

Durante el gobierno de la dinastía Ikhshidid, las relaciones entre Makuria y Egipto empeoraron: en 951 un ejército makuriano marchó contra el oasis de Kharga en Egipto, matando y esclavizando a muchas personas. [79] Cinco años después, los makurianos atacaron Asuán, pero posteriormente fueron perseguidos hasta el sur de Qasr Ibrim. Inmediatamente siguió un nuevo ataque makuriano contra Asuán, que fue respondido por otra represalia egipcia, esta vez capturando Qasr Ibrim. [80] Esto no frenó la agresión makuriana y en 962-964 atacaron nuevamente, esta vez empujando tan al norte como Akhmim. [81] Partes del Alto Egipto aparentemente permanecieron ocupadas por Makuria durante varios años. [82] [83] Egipto Ikhshidid finalmente cayó en 969, cuando fue conquistado por los fatimíes chiítas. Inmediatamente después enviaron al emisario Ibn Selim el-Aswani al rey makuriano Georgios III. [84] Georgios aceptó la primera solicitud del emisario, la reanudación del Baqt, pero rechazó la segunda, la conversión al Islam, después de una larga discusión con sus obispos y eruditos y en su lugar invitó al gobernador fatimí a abrazar el cristianismo. Posteriormente, le concedió a al-Aswani celebrar Eid al-Adha fuera de Dongola con tambores y trompetas, aunque no sin el descontento de algunos de sus súbditos. [85] Las relaciones entre Makuria y Fatmid Egipto debían permanecer pacíficas, ya que los fatimíes necesitaban a los nubios como aliados contra sus enemigos sunitas. [84]

El reino de Makuria estaba, al menos temporalmente, ejerciendo influencia sobre las poblaciones de habla nubia de Kordofan, la región entre el valle del Nilo y Darfur, como sugiere un relato del viajero del siglo X Ibn Hawqal, así como las tradiciones orales. [88] Con el reino de Alodia, en el sur de Nubia, con el que Makuria compartía su frontera en algún lugar entre Abu Hamad y la confluencia Nilo-Atbara, [89] Makuria parecía haber mantenido una unión dinástica, según los relatos de geógrafos árabes del Siglo X [90] y fuentes nubias del siglo XII. [91] La evidencia arqueológica muestra una mayor influencia makuriana en el arte y la arquitectura alodianos del siglo VIII. [92] Mientras tanto, la evidencia de contacto con la Etiopía cristiana es sorprendentemente escasa. [93] [94] Un caso excepcional [95] fue la mediación de Georgios III entre el Patriarca Filoteos y algún monarca etíope, [96] quizás el difunto emperador Aksumita Anbessa Wudem o su sucesor Dil Ne’ad.[97] Los monjes etíopes viajaron a través de Nubia para llegar a Jerusalén, [98] un grafito de la iglesia de Sonqi Tino testifica la visita de una abuna etíope. [99] Estos viajeros también transmitieron el conocimiento de la arquitectura nubia, que influyó en varias iglesias etíopes medievales. [60]

Durante la segunda mitad del siglo XI, Makuria vio grandes reformas culturales y religiosas, conocidas como "nubización". Se ha sugerido que el principal iniciador fue Georgios, el arzobispo de Dongola y, por tanto, el jefe de la iglesia de Makurian. [100] Parece haber popularizado la lengua nubia como lengua escrita para contrarrestar la creciente influencia del árabe en la Iglesia copta [101] e introdujo el culto a los gobernantes y obispos muertos, así como a los santos indígenas nubios. Se construyó una iglesia nueva y única en Banganarti, probablemente convirtiéndose en una de las más importantes de todo el reino. [102] En el mismo período, Makuria también comenzó a adoptar una nueva vestimenta real [103] e insignias y quizás también terminología nubia en la administración y los títulos, todos sugirieron que inicialmente provenían de Alodia en el sur. [101] [104]

Decadencia (siglo XII-1365) Editar

En 1171 Saladino derrocó a la dinastía fatimí, lo que marcó nuevas hostilidades entre Egipto y Nubia. [83] Al año siguiente, [105] un ejército makuriano saqueó Asuán y avanzó aún más al norte. No está claro si esta campaña tenía la intención de ayudar a los fatimíes o era simplemente una incursión [83] explotando la situación inestable en Egipto, [106] aunque esto último parece más probable, ya que los makurianos aparentemente se retiraron pronto. [107] Para ocuparse de los nubios, Saladino envió a su hermano Turan-Shah. Este último conquistó Qasr Ibrim en enero de 1173, [108] supuestamente saqueándolo, tomando muchos prisioneros, saqueando la iglesia y convirtiéndola en una mezquita. [109] Posteriormente, envió un emisario al rey makuriano, Moisés Georgios, [110] con la intención de responder a un tratado de paz solicitado previamente con un par de flechas. [111] Probablemente gobernando tanto Makuria como Alodia, [91] Moisés Georgios era un hombre que confiaba en su capacidad para resistir a los egipcios, estampando con hierro candente una cruz en la mano del emisario. [110] Turan Shah se retiró de Nubia pero dejó un destacamento de tropas kurdas en Qasr Ibrim, que atacaría la Baja Nubia durante los dos años siguientes. La evidencia arqueológica los vincula con la destrucción de la catedral de Faras, [112] Abdallah Nirqi [113] y Debeira West. [114] En 1175, un ejército nubio finalmente llegó para enfrentarse a los invasores en Adindan. Sin embargo, antes de la batalla, el comandante kurdo se ahogó mientras cruzaba el Nilo, lo que provocó la retirada de las tropas de Saladino de Nubia. [112] Después hubo paz durante otros 100 años. [83]

No hay registros de viajeros a Makuria desde 1172 hasta 1268, [115] y los eventos de este período han sido un misterio durante mucho tiempo, aunque los descubrimientos modernos han arrojado algo de luz sobre esta era. Durante este período, Makuria parece haber entrado en un fuerte declive. La mejor fuente sobre esto es Ibn Jaldún, que escribió en el siglo XIV, quien culpó de ello a invasiones beduinas similares a las que estaban enfrentando los mamelucos. Otros factores del declive de Nubia podrían haber sido el cambio de las rutas comerciales africanas [116] y un período seco severo entre 1150 y 1500. [117]

Las cosas cambiarían con el surgimiento de los mamelucos y el sultán Baybars en 1260. [118] En 1265 un ejército mameluco supuestamente asaltó Makuria hasta Dongola [119] mientras se expandía hacia el sur a lo largo de la costa africana del Mar Rojo, amenazando así a los nubios. [120] En 1272 el rey David marchó hacia el este y atacó la ciudad portuaria de Aidhab, [121] ubicada en una importante ruta de peregrinaje a La Meca. El ejército nubio destruyó la ciudad, provocando "un golpe en el corazón mismo del Islam". [122] En respuesta, se envió una expedición mameluca punitiva, pero no pasó más allá de la segunda catarata. [123] Tres años más tarde, los makurianos atacaron y destruyeron Asuán, [121] pero esta vez Mamluk Sultan Baybars respondió con un ejército bien equipado que partió de El Cairo a principios de 1276, [122] acompañado por un primo del rey David llamado Mashkouda [ 124] o Shekanda. [125] Los mamelucos derrotaron a los nubios en tres batallas en Jebel Adda, Meinarti y finalmente Dongola. David huyó río arriba del Nilo, y finalmente entró en al-Abwab en el sur, [126] que, anteriormente siendo la provincia más septentrional de Alodia, en este período aparentemente se había convertido en un reino propio. [127] El rey de al-Abwab, sin embargo, entregó a David a Baybars, quien lo hizo ejecutar. [128]

Gracias a las cruzadas, [133] Europa occidental se hizo cada vez más consciente de la existencia de la Nubia cristiana durante los siglos XII y XIII hasta que, a principios del siglo XIV, incluso hubo propuestas de aliarse con los nubios para otra cruzada contra los mamelucos. [134] Los personajes nubios también comienzan a aparecer en las canciones de los cruzados, primero mostrados como musulmanes y más tarde, después del siglo XII y con un conocimiento creciente de Nubia, como cristianos. [135] Los contactos entre cruzados y peregrinos occidentales por un lado y nubios por el otro se produjeron en Jerusalén, [133] donde los relatos europeos de los siglos XII-XIV atestiguan la existencia de una comunidad nubia, [136] y también, si no principalmente en Egipto, donde vivían muchos nubios [137] y donde los comerciantes europeos eran muy activos. [138] Quizás también existía una comunidad nubia en Famagusta, Chipre, controlada por los cruzados. [139] A mediados del siglo XIV, el peregrino Niccolò da Poggibonsi afirmó que los nubios simpatizaban con los latinos y, por lo tanto, el sultán mameluco no permitía que los latinos viajaran a Nubia porque temía que pudieran llevar a los nubios a la guerra [140]. ] aunque en el contemporáneo Libro del conocimiento de todos los reinos estaba escrito que los comerciantes genoveses estaban presentes en Dongola. [141] En Qasr Ibrim se encontró un texto que aparentemente mezclaba nubio con italiano [142] así como un naipe catalán, [143] y en Banganarti se ha observado una inscripción escrita en provenzal que data de la segunda mitad del siglo XIII. Siglo / siglo XIV. [144]

Las dificultades internas también parecen haber dañado al reino. El primo del rey David, Shekanda, reclamó el trono y viajó a El Cairo para buscar el apoyo de los mamelucos. Estuvieron de acuerdo y se hicieron cargo de Nubia en 1276, y colocaron a Shekanda en el trono. El cristiano Shekanda luego firmó un acuerdo que convertía a Makuria en vasallo de Egipto, y una guarnición mameluca estaba estacionada en Dongola. Unos años más tarde, Shamamun, otro miembro de la familia real de Makurian, encabezó una rebelión contra Shekanda para restaurar la independencia de Makurian. Finalmente derrotó a la guarnición mameluca y tomó el trono en 1286 después de separarse de Egipto y traicionar el acuerdo de paz. Ofreció a los egipcios un aumento en los pagos anuales de Baqt a cambio de eliminar las obligaciones que Shekanda había acordado. Los ejércitos mamelucos estaban ocupados en otros lugares y el sultán de Egipto aceptó este nuevo arreglo. [ cita necesaria ]

Después de un período de paz, el rey Karanbas incumplió con estos pagos y los mamelucos volvieron a ocupar el reino en 1312. Esta vez, un miembro musulmán de la dinastía makuriana fue colocado en el trono. Sayf al-Din Abdullah Barshambu comenzó a convertir la nación al Islam y en 1317 el salón del trono de Dongola se convirtió en una mezquita. Esto no fue aceptado por otros líderes makurianos y la nación cayó en la guerra civil y la anarquía ese mismo año. Barshambu finalmente fue asesinado y sucedido por Kanz ad-Dawla. Mientras gobernaba, su tribu, los Banu Khanz, actuó como una dinastía títere de los mamelucos. [145] El ya mencionado rey Keranbes intentó arrebatarle el control a Kanz ad-Dwala en 1323 y finalmente se apoderó de Dongola, pero fue derrocado solo un año después. Se retiró a Asuán para tener otra oportunidad de tomar el trono, pero nunca llegó. [146]

La ascensión del rey musulmán Abdallah Barshambu y su transformación del salón del trono en una mezquita a menudo se ha interpretado como el fin de la Makuria cristiana. Esta conclusión es errónea, ya que evidentemente el cristianismo siguió siendo vital en Nubia. [147] Aunque no se sabe mucho sobre las décadas siguientes, parece que hubo reyes musulmanes y cristianos en el trono de Makuria. Tanto el viajero Ibn Battuta como el historiador egipcio Shihab al-Umari afirman que los reyes makurianos contemporáneos eran musulmanes pertenecientes a los Banu Khanz, mientras que la población en general seguía siendo cristiana. Al-Umari también señala que Makuria todavía dependía del Sultán mameluco. [148] Por otro lado, también comenta que el trono makuriano fue tomado por turnos por musulmanes y cristianos. [149] De hecho, un monje etíope que viajó por Nubia alrededor de 1330, Gadla Ewostatewos, afirma que el rey nubio, al que afirma haber conocido en persona, era cristiano. [150] En el Libro del conocimiento de todos los reinos, que cuenta con un viajero anónimo de mediados del siglo XIV, se afirma que el "Reino de Dongola" estaba habitado por cristianos y que su estandarte real era una cruz sobre fondo blanco (ver bandera). [141] La evidencia epigráfica revela los nombres de tres reyes makurianos: Siti y Abdallah Kanz ad-Dawla, ambos gobernados durante la década de 1330, y Paper, que data de mediados del siglo XIV. [151] Los testimonios del reinado de Siti, todos de naturaleza nubia, muestran que todavía ejercía control / influencia sobre un vasto territorio desde la Baja Nubia hasta Kordofan, [152] lo que sugiere que su reino entró en la segunda mitad del siglo XIV centralizado, poderoso y Christian. [153]

También fue a mediados del siglo XIV, más concretamente después de 1347, cuando Nubia habría sido devastada por la plaga. La arqueología confirma un rápido declive de la civilización cristiana nubia desde entonces. Debido a la población en general bastante pequeña, la plaga podría haber limpiado paisajes enteros de sus habitantes nubios. [154]

En 1365, se produjo otra guerra civil breve pero desastrosa. El rey actual fue asesinado en batalla por su sobrino rebelde, que se había aliado con la tribu Banu Ja'd. El hermano del rey asesinado y su séquito huyeron a un pueblo llamado Grajilla en las fuentes árabes, probablemente idéntico a Addo en la Baja Nubia. [155] El usurpador luego mató a la nobleza de los Banu Ja'd, probablemente porque ya no podía confiar en ellos, y destruyó y saqueó Dongola, solo para viajar a Daw y pedirle perdón a su tío después. Así Dongola quedó en manos de los Banu Ja'd y Addo se convirtió en la nueva capital. [156]

Período terminal (1365-finales del siglo XV) Editar

El estado de la grupa makuriana Editar

Tanto el usurpador como el heredero legítimo, y muy probablemente incluso el rey que fue asesinado durante la usurpación, eran cristianos. [157] Ahora que residen en Addo, los reyes makurianos continuaron con sus tradiciones cristianas. [158] Gobernaron sobre un estado de grupa reducido con una extensión confirmada de norte a sur de alrededor de 100 km, aunque podría haber sido más grande en realidad. [159] Situado en una periferia tan estratégicamente irrelevante, los mamelucos dejaron el reino en paz. [158] En las fuentes este reino aparece como Dotawo. Hasta hace poco, se asumía comúnmente que Dotawo era, antes de que la corte makuriana cambiara su sede a Addo, solo un reino vasal de Makuria, pero ahora se acepta que era simplemente la autodesignación de la antigua nubia para Makuria. [160]

El último rey conocido es Joel, que se menciona en un documento de 1463 y en una inscripción de 1484. Quizás fue bajo Joel cuando el reino presenció un último y breve renacimiento. [161] Después de la muerte o la destitución del rey Joel, el reino podría haberse derrumbado. [162] La catedral de Faras dejó de utilizarse después del siglo XV, al igual que Qasr Ibrim fue abandonada a finales del siglo XV. [127] El palacio de Addo también quedó en desuso después del siglo XV. [159] En 1518, hay una última mención de un gobernante nubio, aunque se desconoce dónde residía y si era cristiano o musulmán. [163] No había rastros de un reino cristiano independiente cuando los otomanos ocuparon la Baja Nubia en la década de 1560, [162] mientras que el Funj había tomado posesión de la Alta Nubia al sur de la tercera catarata.

Nuevos desarrollos Editar

Política Editar

A principios del siglo XV, se menciona a un rey de Dongola, muy probablemente independiente de la influencia de los sultanes egipcios. Las oraciones del viernes celebradas en Dongola tampoco las mencionaron. [164] Estos nuevos reyes de Dongola probablemente se enfrentaron a oleadas de migraciones árabes y, por lo tanto, eran demasiado débiles para conquistar el estado escindido de la Baja Nubia de Makur. [165]

Es posible que algunos pequeños reinos que continuaron la cultura nubia cristiana se desarrollaran en el antiguo territorio makuriano, como por ejemplo en la isla Mograt, al norte de Abu Hamed. [166] Otro pequeño reino habría sido el Reino de Kokka, fundado quizás en el siglo XVII en la tierra de nadie entre el Imperio Otomano en el norte y el Funj en el sur. Su organización y rituales guardaban claras similitudes con los de la época cristiana. [167] Con el tiempo, los propios reyes fueron cristianos hasta el siglo XVIII. [168]

En 1412, Awlad Kenz tomó el control de Nubia y parte de Egipto por encima de la Tebaida.

Edición etnográfica y lingüística

Los nubios aguas arriba de Al Dabbah comenzaron a asumir una identidad árabe y el idioma árabe, convirtiéndose finalmente en los Ja'alin, según afirmaban descendientes de Abbas, tío de Mahoma. [169] Los Ja'alin ya fueron mencionados por David Reubeni, quien viajó por Nubia a principios del siglo XVI. [170] Ahora están divididos en varias sub-tribus, que son, desde Al Dabbah hasta la conjunción del Nilo Azul y Blanco: Shaiqiya, Rubatab, Manasir, Mirafab y el "Ja'alin propiamente dicho". [171] Entre ellos, el nubio siguió siendo una lengua hablada hasta el siglo XIX. [170] Al norte de Al Dabbah se desarrollaron tres subgrupos nubios: los Kenzi, que, antes de la finalización de la presa de Asuán, vivían entre Asuán y Maharraqa, los Mahasi, que se establecieron entre Maharraqa y Kerma y Danagla, el más meridional de los nubios restantes del valle del Nilo. Algunos cuentan los Danagla entre los Ja'alin, ya que los Danagla también afirman pertenecer a esa tribu árabe, pero de hecho todavía hablan un idioma nubio, Dongolawi. [172] Kordofan del Norte, que todavía formaba parte de Makuria en la década de 1330, [173] también experimentó una arabización lingüística similar a la del valle del Nilo, aguas arriba de Al Dabbah. La evidencia histórica y lingüística confirma que los lugareños eran predominantemente de habla nubia hasta el siglo XIX, con un idioma estrechamente relacionado con los dialectos del Nilo-Nubio. [174]

Hoy, el idioma nubio está en proceso de ser reemplazado por el árabe. [175] Además, los nubios comienzan a afirmar cada vez más ser árabes descendientes de Abbas, ignorando así su pasado nubio cristiano. [176]

Christian Nubia fue considerada durante mucho tiempo como un remanso, principalmente porque sus tumbas eran pequeñas y carecían del ajuar funerario de épocas anteriores. [177] Los eruditos modernos se dan cuenta de que esto se debió a razones culturales, y que los makurianos en realidad tenían un arte y una cultura ricos y vibrantes.

Idiomas Editar

En Makuria se utilizaron cuatro idiomas: nubio, copto, griego y árabe. [178] El nubio estaba representado por dos dialectos, y se dice que Nobiin se hablaba en la provincia de Nobadia en el norte y Dongolawi en el corazón de Makurian, [179] aunque en el período islámico también se atestigua que Nobiin fue empleado por el Tribu Shaigiya en el sudeste de Dongola Reach. [180] La corte real empleó a Nobiin a pesar de estar ubicada en territorio de habla dongolawi. Hacia el siglo VIII Nobiin se había codificado basándose en el alfabeto copto, [181] pero no fue hasta el siglo XI cuando Nobiin se estableció como lengua de documentos administrativos, económicos y religiosos. [182] El ascenso de Nobiin se superpuso con el declive de la lengua copta tanto en Makuria como en Egipto. [183] ​​Se ha sugerido que antes del surgimiento de Nobiin como lengua literaria, el copto sirvió como idioma administrativo oficial, pero esto parece dudoso que los restos literarios coptos estén prácticamente ausentes en el corazón de Makurian. [184] En Nobadia, sin embargo, el copto estaba bastante extendido, [185] probablemente sirvió incluso como lengua franca. [183] ​​El copto también sirvió como lengua de comunicación con Egipto y la Iglesia copta. Los refugiados coptos que escapaban de la persecución islámica se establecieron en Makuria, mientras que los sacerdotes y obispos nubios habrían estudiado en los monasterios egipcios. [186] El griego, la tercera lengua, era de gran prestigio y se usaba en un contexto religioso, pero no parece que se hablara realmente, lo que lo convierte en una lengua muerta (similar al latín en la Europa medieval). [187] Por último, el árabe se utilizó desde los siglos XI y XII, reemplazando al copto como lengua de comercio y correspondencia diplomática con Egipto. Además, los comerciantes y colonos árabes estaban presentes en el norte de Nubia, [188] aunque el idioma hablado de estos últimos parece haber cambiado gradualmente del árabe al nubio. [189]

Artes Editar

Pinturas murales Editar

A partir de 2019, se han registrado alrededor de 650 murales distribuidos en 25 sitios, [190] con más pinturas pendientes de publicación. [191] Uno de los descubrimientos más importantes de las obras apresuradas antes de la inundación de la Baja Nubia fue la Catedral de Faras. Este gran edificio había sido completamente relleno de arena conservando una serie de magníficas pinturas. Se han encontrado pinturas similares, pero menos bien conservadas, en varios otros sitios en Makuria, incluidos palacios y casas privadas, que dan una impresión general del arte makuriano. El estilo y el contenido fueron fuertemente influenciados por el arte bizantino y también mostraron influencia del arte copto egipcio y de Palestina. [192] De naturaleza principalmente religiosa, representa muchas de las escenas cristianas estándar. También se ilustran varios reyes y obispos de Makuria, con una piel notablemente más oscura que las figuras bíblicas.

Cristo, Abu Oda (segunda mitad del siglo VII)

San Pedro insertado en una pintura faraónica, Wadi es-Sebua (finales del siglo VII-principios del VIII)

S t.Anna, Faras (VIII-primera mitad del siglo IX)

Santos Apóstol Pedro y Juan (VIII-primera mitad del siglo X)

Santo guerrero con lanza y escudo, Faras (siglo IX)

Arcángel Gabriel con espada, Faras (IX-primer cuarto del siglo X)

La Virgen y el Niño Jesús, Faras (siglo X)

Tres jóvenes en el horno, Faras (último cuarto del siglo X)

Teofanía y obispo, Abdallah Nirqi (finales del siglo X y principios del XI)

Magos a caballo, Faras (finales del siglo X-principios del XI

Obispo Marianos con la Virgen y el Niño Jesús, Faras (primera mitad del siglo XI)

Cruz elaborada, Faras (siglo XI)

Dignatario nubio y Cristo, Faras (siglo XII)

Bautismo de Cristo, Viejo Dongola (siglos XII-XIII)

Santo guerrero, Meinarti (finales del siglo XIII-mediados del siglo XIV)

Ilustraciones manuscritas Editar

Antiguo manuscrito nubio de Serra East (973) que muestra a un individuo ricamente vestido

Detalle de un manuscrito de Serra East que muestra a un hombre sentado

Antiguo manuscrito nubio de Qasr Ibrim mostrando un obispo

San Menas y barquero en un antiguo manuscrito nubio encontrado en Edfu

Cerámica Editar

La cerámica de Nubia en este período también es notable. Shinnie se refiere a ella como la "tradición alfarera indígena más rica del continente africano". Los eruditos dividen la cerámica en tres épocas. [193] El período temprano, de 550 a 650 según Adams, o 750 según Shinnie, vio cerámica bastante simple similar a la del último Imperio Romano. También vio gran parte de la cerámica nubia importada de Egipto en lugar de producirse en el país. Adams siente que este comercio terminó con la invasión de 652 Shinnie lo relaciona con el colapso del dominio omeya en 750. Después de esto, la producción nacional aumentó, con una importante planta de producción en Faras. En esta época media, que duró hasta alrededor de 1100, la cerámica fue pintada con escenas florales y zoomorfas y mostró distintas influencias omeyas e incluso sasánidas. [194] En el último período de la caída de Makuria, la producción nacional volvió a caer a favor de las importaciones de Egipto. La cerámica producida en Makuria se volvió menos ornamentada, pero un mejor control de las temperaturas de cocción permitió diferentes colores de arcilla.

Papel de la mujer Editar

La sociedad cristiana nubia era matrilineal [195] y las mujeres gozaban de una alta posición social. [196] La sucesión matrilineal dio a la reina madre ya la hermana del rey actual como futura reina madre una gran relevancia política. [195] Esta importancia está atestiguada por el hecho de que aparece constantemente en documentos legales. [197] Otro título político femenino fue el asta ("hija"), quizás algún tipo de representante provincial. [196]

Las mujeres tenían acceso a la educación [196] y hay pruebas de que, como en el Egipto bizantino, existían escribas. [198] La tenencia privada de la tierra estaba abierta tanto a hombres como a mujeres, lo que significa que ambos podían poseer, comprar y vender tierras. Las transferencias de tierra de madre a hija eran comunes. [199] También podrían ser los patrocinadores de iglesias y pinturas murales. [200] Las inscripciones de la catedral de Faras indican que alrededor de cada segundo pintura mural tenía una patrocinadora femenina. [201]

Higiene Editar

Las letrinas eran una vista común en los edificios domésticos nubios. [202] En Dongola todas las casas tenían baños de cerámica. [203] Algunas casas en Cerra Matto (Serra Este) tenían letrinas con inodoros de cerámica, que estaban conectados a una pequeña cámara con una ventana de limpieza revestida de piedra al exterior y un conducto de ventilación de ladrillo. [204] Las piezas bicónicas de arcilla servían como equivalente al papel higiénico. [205]

Una casa en Dongola tenía un baño abovedado, alimentado por un sistema de tuberías conectadas a un tanque de agua. [206] Un horno calentaba tanto el agua como el aire, que circulaba hacia el baño ricamente decorado a través de conductos de humos en las paredes. [67] Se cree que el complejo monástico de Hambukol tenía una habitación que hacía las veces de baño de vapor. [206] El monasterio de Ghazali en Wadi Abu Dom también podría haber tenido varios baños. [207]

Makuria era una monarquía gobernada por un rey con sede en Dongola. El rey también era considerado sacerdote y podía realizar misa. No está claro cómo se decidió la sucesión. Los primeros escritores indican que fue de padres a hijos. Después del siglo XI, sin embargo, parece claro que Makuria estaba usando el sistema de tío a hijo de hermana favorecido durante milenios en Kush. Shinnie especula que la forma posterior puede haber sido utilizada en todo momento, y que los primeros escritores árabes simplemente entendieron mal la situación y describieron incorrectamente la sucesión makuriana como similar a lo que estaban acostumbrados. [208] Una fuente copta de mediados del siglo VIII se refiere al rey Ciriaco como "rey abisinio ortodoxo de Makuria", así como "rey griego", con "abisinio" probablemente reflejando la iglesia copta miafisita y "griego" la ortodoxa bizantina. [209] En 1186, el rey Moisés Georgios se llamó a sí mismo "rey de Alodia, Makuria, Nobadia, Dalmacia [g] y Axioma". [211]

Poco se sabe sobre el gobierno por debajo del rey. Se menciona una amplia gama de funcionarios, que generalmente utilizan títulos bizantinos, pero nunca se explican sus funciones. Una figura muy conocida, gracias a los documentos encontrados en Qasr Ibrim, es el Eparca de Nobatia, que parece haber sido virrey en esa región después de que fuera anexado a Makuria. Los registros del Eparch dejan en claro que también era responsable del comercio y la diplomacia con los egipcios. Los primeros registros hacen que parezca que el Eparca fue nombrado por el rey, pero los posteriores indican que el cargo se había convertido en hereditario. [212] Esta oficina eventualmente se convertiría en la del "Señor de los Caballos" gobernando el autónomo y luego controlado por Egipto al-Maris. [ cita necesaria ]

Los obispos podrían haber jugado un papel en el gobierno del estado. Ibn Selim el-Aswani señaló que antes de que el rey respondiera a su misión, se reunió con un consejo de obispos. [213] El-Aswani describió un estado altamente centralizado, pero otros escritores afirman que Makuria era una federación de trece reinos presididos por el gran rey de Dongola. [214] No está claro cuál era la realidad, pero el Reino de Dotawo, mencionado de manera prominente en los documentos de Qasr Ibrim, podría ser uno de estos sub-reinos. [215]

Reyes Editar

Paganismo Editar

Uno de los temas más debatidos entre los estudiosos es la religión de Makuria. Hasta el siglo V, la antigua fe de Meroe parece haber permanecido fuerte, incluso cuando la antigua religión egipcia, su contraparte en Egipto, desapareció. En el siglo V, los nubios llegaron a lanzar una invasión de Egipto cuando los cristianos intentaron convertir algunos de los templos principales en iglesias. [216]

Cristianismo editar

La evidencia arqueológica en este período encuentra una serie de ornamentos cristianos en Nubia, y algunos eruditos creen que esto implica que la conversión desde abajo ya estaba ocurriendo. Otros argumentan que es más probable que reflejen la fe de los fabricantes en Egipto en lugar de los compradores en Nubia.

Cierta conversión vino con una serie de misiones del siglo VI. El Imperio Bizantino envió un grupo oficial para tratar de convertir los reinos al cristianismo calcedonio, pero la emperatriz Theodora supuestamente conspiró para retrasar el grupo y permitir que un grupo de miafisitas llegara primero. [217] Juan de Éfeso informa que los monofisitas convirtieron con éxito los reinos de Nobatia y Alodia, pero que Makuria permaneció hostil. Juan de Biclarum afirma que Makuria luego abrazó al cristianismo bizantino rival. La evidencia arqueológica parece apuntar a una rápida conversión provocada por una adopción oficial de la nueva fe. Se abandonaron tradiciones milenarias, como la construcción de elaboradas tumbas y el entierro de caros ajuares con los muertos, y los templos de toda la región parecen haberse convertido en iglesias. Con el tiempo, se construyeron iglesias en prácticamente todos los pueblos y aldeas. [193]

Después de este punto, el curso exacto del cristianismo makuriano es muy discutido. Está claro que para ca. 710 Makuria se había convertido oficialmente en copto y leal al patriarca copto de Alejandría [218] el rey de Makuria se convirtió en el defensor del patriarca de Alejandría, interviniendo ocasionalmente militarmente para protegerlo, como lo hizo Kyriakos en 722. Este mismo período vio a Melkite Makuria absorber el copto Nobatia, y los historiadores se han preguntado durante mucho tiempo por qué el estado conquistador adoptó la religión de su rival. Está bastante claro que la influencia copta egipcia era mucho más fuerte en la región y que el poder bizantino se estaba desvaneciendo, y esto podría haber jugado un papel. Los historiadores también están divididos sobre si este fue el final de la división melquita / copta, ya que hay alguna evidencia de que una minoría melquita persistió hasta el final del reino.

Infraestructura de la iglesia Editar

La iglesia de Makurian se dividió en siete obispados: Kalabsha, Qupta, Qasr Ibrim, Faras, Sai, Dongola y Suenkur. [219] A diferencia de Etiopía, parece que no se estableció ninguna iglesia nacional y los siete obispos informaron directamente al Patriarca copto de Alejandría. Los obispos fueron nombrados por el Patriarca, no por el rey, aunque parece que fueron en su mayoría nubios locales más que egipcios. [220]

Monaquismo Editar

A diferencia de Egipto, no hay mucha evidencia de monaquismo en Makuria. Según Adams, solo hay tres sitios arqueológicos que son ciertamente monásticos. Los tres son bastante pequeños y bastante coptos, lo que lleva a la posibilidad de que fueran creados por refugiados egipcios en lugar de indígenas makurianos. [221] Desde el siglo X / XI, los nubios tenían su propio monasterio en el valle egipcio de Wadi El Natrun. [222]

Islam Editar

El Baqt garantizó la seguridad de los musulmanes que viajaban en Makuria, [223] pero prohibió su asentamiento en el reino. Este último punto, sin embargo, no se mantuvo: [224] inmigrantes musulmanes, probablemente comerciantes y artesanos, [225] se confirma que se establecieron en la Baja Nubia a partir del siglo IX y se casaron con los lugareños, sentando así las bases para un pequeña población musulmana [226] tan al sur como Batn el-Hajar. [227] Los documentos árabes de Qasr Ibrim confirman que estos musulmanes tenían su propio poder judicial comunal, [228] pero aún consideraban al Eparca de Nobatia como su soberano. [229] Parece probable que tuvieran sus propias mezquitas, pero ninguna ha sido identificada arqueológicamente, [225] con una posible excepción en Jebel Adda. [224]

En Dongola, no hubo mayor número de musulmanes hasta finales del siglo XIII. Antes de esa fecha, los residentes musulmanes se limitaban a comerciantes y diplomáticos. [230] A finales del siglo X, cuando al-Aswani llegó a Dongola, a pesar de ser exigido en el Baqt, todavía no había mezquita que él y otros 60 musulmanes tuvieran que rezar fuera de la ciudad. [231] No es hasta 1317, con la conversión del salón del trono por Abdallah Barshambu, cuando una mezquita está firmemente certificada. [232] Mientras que el Jizya, el impuesto por cabeza islámico aplicado a los no musulmanes, se estableció después de la invasión mameluca de 1276 [233] y Makuria fue gobernada periódicamente por reyes musulmanes desde Abdallah Barshambu, la mayoría de los nubios seguían siendo cristianos. [234] La islamización real de Nubia comenzó a finales del siglo XIV, con la llegada del primero de una serie de profesores musulmanes que propagaban un rudimentario islam sufí. [235]

La principal actividad económica en Makuria era la agricultura, y los agricultores producían varias cosechas al año de cebada, mijo y dátiles. Los métodos utilizados fueron en general los mismos que se habían utilizado durante milenios. Pequeñas parcelas de tierra bien irrigada se alineaban a lo largo de las orillas del Nilo, que serían fertilizadas por las crecidas anuales del río. Un avance tecnológico importante fue la saqiya, una rueda hidráulica impulsada por bueyes, que se introdujo en el período romano y ayudó a aumentar los rendimientos y la densidad de población. [236] Los patrones de asentamiento indican que la tierra se dividió en parcelas individuales en lugar de en un sistema señorial. Los campesinos vivían en pequeñas aldeas compuestas por casas agrupadas de ladrillos secados al sol.

Las industrias importantes incluyeron la producción de cerámica, con sede en Faras, y el tejido con sede en Dongola. Las industrias locales más pequeñas incluyen la peletería, la metalurgia y la producción generalizada de cestas, esteras y sandalias de fibra de palma. [237] También fue importante el oro extraído en las colinas del Mar Rojo al este de Makuria. [193]

El ganado tenía una gran importancia económica. Quizás su crianza y comercialización fueron controladas por la administración central. Un gran conjunto de huesos de ganado del siglo XIII del Viejo Dongola se ha relacionado con una matanza masiva por parte de los invasores mamelucos, que intentaron debilitar la economía makuriana. [238]

El comercio de Makuria se realizó en gran parte mediante el trueque, ya que el estado nunca adoptó una moneda. En el norte, sin embargo, las monedas egipcias eran comunes. [1] El comercio makuriano con Egipto fue de gran importancia. De Egipto se importó una amplia gama de artículos de lujo y manufacturados. La principal exportación de Makuria fueron los esclavos. Los esclavos enviados al norte no eran de la propia Makuria, sino de más al sur y al oeste de África. Se sabe poco sobre el comercio y las relaciones de Makuria con otras partes de África. Existe alguna evidencia arqueológica de contactos y comercio con las áreas al oeste, especialmente Kordofan. Además, los contactos con Darfur y Kanem-Bornu parecen probables, pero hay pocas evidencias. Parece que hubo importantes relaciones políticas entre Makuria y la Etiopía cristiana al sureste. Por ejemplo, en el siglo X, Georgios II intervino con éxito en nombre del gobernante anónimo en ese momento, y persuadió al Patriarca Filoteos de Alejandría para que finalmente ordenara un abuna, o metropolitana, para la Iglesia Ortodoxa Etíope. Sin embargo, hay poca evidencia de muchas otras interacciones entre los dos estados cristianos. [ cita necesaria ]

  1. ^ La teoría I ubica ese evento en el momento de la invasión sasánida, la teoría II en el momento entre la primera y la segunda invasión árabe, es decir, 642 y 652, y la tercera a comienzos del siglo VII. [27]
  2. ^ También se ha argumentado que el obispado no fue fundado, sino simplemente restablecido. [34]
  3. ^ Recientemente se ha sugerido que los árabes lucharon contra los nubios no en Nubia, sino en el Alto Egipto, que siguió siendo una zona de batalla disputada por ambas partes hasta la conquista árabe de Asuán en 652. [38]
  4. ^ Zakharias, presumiblemente ya bastante poderoso durante la vida de Ioannes, era el marido de una hermana de Ioannes. La sucesión matrilineal de Nubia exigía que solo el hijo de la hermana del rey pudiera ser el próximo rey, por lo que Zakharias era un rey ilegítimo en contraste con su hijo Georgios. [63]
  5. ^ La afirmación de la desnudez total no debe tomarse como un hecho, ya que refleja un estereotipo antiguo. [131]
  6. ^ Esto podría ser una referencia a los tres reinos originales de Nobatia, Makuria y Alodia, a menos que el autor esté insinuando el estado semiautónomo de Nobatia dentro de Makuria. [131]
  7. ^ "Dalmacia" o "Damaltia" es probablemente un error de Tolmeita (antiguo Ptolemais en Libia), que formaba parte del título del patriarca de Alejandría: "arzobispo de la gran ciudad de Alejandría y la ciudad de Babilonia (El Cairo) y Nobadia , Alodia, Makuria, Dalmacia y Axioma (Axum) ". Se ha propuesto que había cierta confusión en el documento de 1186 entre los títulos del rey y el patriarca. [210]
  1. ^Welsby 2002, pág. 239.
  2. ^Shinnie 1965, pág. 266.
  3. ^Adams 1977, pág. 257.
  4. ^Bowersock, Brown & amp Grabar 2000, pág. 614.
  5. ^Godlewski 1991, págs. 253-256.
  6. ^ aBWyzgol & amp El-Tayeb 2018, pág. 287.
  7. ^Wyzgol & amp El-Tayeb 2018, Fig.10.
  8. ^Kołosowska y El-Tayeb 2007, pág. 35.
  9. ^Edwards 2004, pág. 182.
  10. ^Lohwasser 2013, págs. 279–285.
  11. ^Godlewski 2014, págs. 161-162.
  12. ^Werner 2013, pág. 42.
  13. ^ aBGodlewski 2014, pág. 161.
  14. ^Werner 2013, pág. 39.
  15. ^Werner 2013, págs. 32–33.
  16. ^Rilly 2008, págs. 214-217.
  17. ^Godlewski 2013b, pág. 5.
  18. ^ aBGodlewski 2013b, pág. 7.
  19. ^Godlewski 2013b, pág. 17.
  20. ^Godlewski 2014, pág. 10.
  21. ^Werner 2013, pág. 43.
  22. ^Welsby 2002, págs. 31–33.
  23. ^Werner 2013, pág. 58.
  24. ^ aBWelsby 2002, pág. 33.
  25. ^Werner 2013, págs. 58, 62-65.
  26. ^Wyzgol 2018, pág. 785.
  27. ^Werner 2013, págs. 73–74.
  28. ^Werner 2013, págs. 73–77.
  29. ^ aBCGodlewski 2013b, pág. 90.
  30. ^Werner 2013, pág. 77.
  31. ^Godlewski 2013b, pág. 85.
  32. ^Werner 2013, págs.76, nota 84.
  33. ^Godlewski 2013c, pág. 90. Error de sfn: sin destino: CITEREFGodlewski2013c (ayuda)
  34. ^Werner 2013, págs. 77–78.
  35. ^Welsby 2002, pág. 88.
  36. ^Werner 2013, pág. 254.
  37. ^Welsby 2002, págs. 48–49.
  38. ^Bruning 2018, págs. 94–96.
  39. ^Werner 2013, págs. 66–67.
  40. ^Godlewski 2013, pág. 91. Error de sfn: sin destino: CITEREFGodlewski2013 (ayuda)
  41. ^Welsby 2002, pág. 69.
  42. ^Werner 2013, pág. 68.
  43. ^Werner 2013, págs. 70–72.
  44. ^Ruffini 2012, págs. 7-8.
  45. ^Werner 2013, págs.73, 71.
  46. ^Ruffini 2012, pág. 7.
  47. ^Welsby 2002, pág. 68.
  48. ^Werner 2013, pág. 70.
  49. ^ aBCWelsby 2002, pág. 73.
  50. ^Werner 2013, pág. 82.
  51. ^Obłuski 2019, pág. 310.
  52. ^Werner 2013, pág. 83.
  53. ^ aBCWerner 2013, pág. 84.
  54. ^Adams 1977, pág. 454.
  55. ^Hasan 1967, pág. 29.
  56. ^Shinnie 1971, pág. 45.
  57. ^Werner 2013, pág. 86, nota 37.
  58. ^Smidt 2005, pág. 128.
  59. ^Godlewski 2013b, págs.11, 39.
  60. ^ aBFritsch 2018, págs. 290-291.
  61. ^Godlewski 2002, pág. 75.
  62. ^Werner 2013, pág. 88.
  63. ^Godlewski 2002, págs. 76–77.
  64. ^Werner 2013, pág. 89.
  65. ^Vantini 1975, pág. 318.
  66. ^Werner 2013, págs. 89–91.
  67. ^ aBGodlewski 2013a, pág. 11.
  68. ^Werner 2013, pág. 91.
  69. ^Godlewski 2013b, pág. 11.
  70. ^Obłuski y col. 2013, Tabla 1.
  71. ^Godlewski 2013b, pág. 12.
  72. ^Adams 1977, págs. 553–554.
  73. ^Adams 1977, págs. 552–553.
  74. ^Godlewski 2002, pág. 84.
  75. ^Werner 2013, págs. 94–95, nota 50.
  76. ^ aBGodlewski 2002, pág. 85.
  77. ^Werner 2013, pág. 95.
  78. ^Werner 2013, pág. 96.
  79. ^Hasan 1967, pág. 91.
  80. ^Werner 2013, págs. 99-100, notas 16 y 17.
  81. ^Werner 2013, pág. 101.
  82. ^ Lobban, Richard A. (9 de diciembre de 2003). Diccionario histórico de la Nubia antigua y medieval. Prensa espantapájaros. ISBN978-0-8108-6578-5.
  83. ^ aBCDAdams 1977, pág. 456.
  84. ^ aBWerner 2013, pág. 102.
  85. ^Hasan 1967, pág. 92.
  86. ^Lepage & amp Mercier 2005, págs. 120-121.
  87. ^Chojnacki 2005, pág.184.
  88. ^Hesse 2002, págs.18, 23.
  89. ^Welsby 2014, págs. 187–188.
  90. ^Welsby 2002, pág. 89.
  91. ^ aBLajtar 2009, págs. 93–94.
  92. ^Danys y Zielinska, 2017, págs. 182-184. error sfn: sin destino: CITEREFDanysZielinska2017 (ayuda)
  93. ^Lajtar & amp Ochala 2017, pág. 264.
  94. ^Welsby 2002, págs. 214-215.
  95. ^Hendrickx 2018, pág. 1, nota 1.
  96. ^Werner 2013, pág. 103.
  97. ^Hendrickx 2018, pág. 17.
  98. ^Obłuski 2019, pág. 126.
  99. ^Lajtar & amp Ochala 2017, págs. 262–264.
  100. ^Godlewski 2013a, págs.671, 672.
  101. ^ aBGodlewski 2013a, pág. 669.
  102. ^Godlewski 2013a, págs. 672–674.
  103. ^Wozniak 2014, págs. 939–940.
  104. ^Wozniak 2014, pág. 940.
  105. ^Welsby 2002, pág. 75.
  106. ^Plumley 1983, pág. 162. sfn error: no target: CITEREFPlumley1983 (ayuda)
  107. ^Ruffini 2012, págs. 249-250.
  108. ^Werner 2013, pág. 113.
  109. ^Plumley 1983, págs. 162-163. error sfn: sin destino: CITEREFPlumley1983 (ayuda)
  110. ^ aBRuffini 2012, pág. 248.
  111. ^Welsby 2002, pág. 76.
  112. ^ aBPlumley 1983, pág. 164. sfn error: no target: CITEREFPlumley1983 (ayuda)
  113. ^Welsby 2002, pág. 124.
  114. ^INSERTAR FUENTE. error sfn: sin destino: CITEREFINSERT_SOURCE (ayuda)
  115. ^Adams 1977, pág. 522.
  116. ^Grajetzki 2009, págs. 121-122.
  117. ^Zurawski 2014, pág. 84.
  118. ^Werner 2013, pág. 117.
  119. ^Werner 2013, pág. 117, nota 16.
  120. ^Gazda 2005, pág. 93.
  121. ^ aBWerner 2013, pág. 118.
  122. ^ aBGazda 2005, pág. 95.
  123. ^Seignobos 2016, pág. 554. Error sfn: múltiples objetivos (2 ×): CITEREFSeignobos2016 (ayuda)
  124. ^Seignobos 2016, pág. 554, nota 2. error sfn: múltiples objetivos (2 ×): CITEREFSeignobos2016 (ayuda)
  125. ^Welsby 2002, pág. 244.
  126. ^Werner 2013, págs. 120-122.
  127. ^ aBWelsby 2002, pág. 254.
  128. ^Werner 2013, págs. 122-123.
  129. ^von den Brincken 2014, págs. 45, 49-50.
  130. ^von den Brincken 2014, pág. 48.
  131. ^ aBSeignobos 2014, pág. 1000.
  132. ^Seignobos 2014, págs. 999–1000.
  133. ^ aBŁajtar & amp Płóciennik 2011, pág. 110.
  134. ^Seignobos 2012, págs. 307–311.
  135. ^Simmons 2019, págs. 35–46.
  136. ^Werner 2013, pág. 128.
  137. ^Łajtar & amp Płóciennik 2011, pág. 111.
  138. ^Łajtar & amp Płóciennik 2011, págs. 114-116.
  139. ^Borowski 2019, págs. 103-106.
  140. ^Werner 2013, pág. 133.
  141. ^ aBWerner 2013, págs. 134-135.
  142. ^Ruffini 2012, págs. 162–263.
  143. ^Borowski 2019, pág. 106.
  144. ^Łajtar & amp Płóciennik 2011, pág. 43.
  145. ^O'Fahey y amp Spaulding 1974, pág. 17.
  146. ^Welsby 2002, pág. 248.
  147. ^Werner 2013, pág. 138.
  148. ^Werner 2013, págs. 139–140, nota 25.
  149. ^Zurawski 2014, pág. 82.
  150. ^Werner 2013, pág. 140.
  151. ^Werner 2013, págs. 140-141.
  152. ^Ochala 2011, págs. 154-155.
  153. ^Ruffini 2012, págs. 253-254.
  154. ^Werner 2013, págs. 141-143.
  155. ^Welsby 2002, págs. 248-250.
  156. ^Werner 2013, págs. 143-144.
  157. ^Werner 2013, pág. 144.
  158. ^ aBWelsby 2002, pág. 253.
  159. ^ aBWerner 2013, pág. 145.
  160. ^Ruffini 2012, pág. 9.
  161. ^Lajtar 2011, págs. 130-131.
  162. ^ aBRuffini 2012, pág. 256.
  163. ^Werner 2013, pág. 149.
  164. ^Zurawksi 2014, pág. 85. error sfn: sin destino: CITEREFZurawksi2014 (ayuda)
  165. ^Adams 1977, pág. 536.
  166. ^Werner 2013, pág. 150.
  167. ^Werner 2013, págs.148, 157, nota 68.
  168. ^Welsby 2002, pág. 256.
  169. ^Adams 1977, págs. 557–558.
  170. ^ aBO'Fahey y amp Spaulding 1974, pág. 29.
  171. ^Adams 1977, pág. 562.
  172. ^Adams 1977, págs. 559-560.
  173. ^Ochala 2011, pág. 154.
  174. ^Hesse 2002, pág. 21.
  175. ^Werner 2013, pág. 188, nota 26.
  176. ^Werner 2013, pág. 26, nota 44.
  177. ^Adams 1977, pág. 495.
  178. ^Welsby 2002, págs. 236-239.
  179. ^Werner 2013, pág. 186.
  180. ^Bechhaus-Gerst 1996, págs. 25-26.
  181. ^Werner 2013, pág. 187.
  182. ^Ochala 2014, pág. 36.
  183. ^ aBOchala 2014, pág. 41.
  184. ^Ochala 2014, págs. 36–37.
  185. ^Ochala 2014, pág. 37.
  186. ^Werner 2013, págs. 193-194.
  187. ^Ochala 2014, págs. 43–44.
  188. ^Werner 2013, pág. 196.
  189. ^Seignobos 2010, pág. 14.
  190. ^Zielinska y amp Tsakos 2019, pág. 80.
  191. ^Zielinska y amp Tsakos 2019, pág. 93.
  192. ^Godlewski 1991, págs. 255-256.
  193. ^ aBCShinnie 1965, pág. ?.
  194. ^Shinnie 1978, pág. 570.
  195. ^ aBWerner 2013, pág. 248.
  196. ^ aBCWerner 2013, pág. 344.
  197. ^Ruffini 2012, pág. 243.
  198. ^Ruffini 2012, págs. 237–238.
  199. ^Ruffini 2012, págs. 236–237.
  200. ^Werner 2013, págs. 344–345.
  201. ^Ruffini 2012, pág. 235.
  202. ^Welsby 2002, págs. 170-171.
  203. ^Godlewski 2013a, pág. 97.
  204. ^2015 et al., Pág. 135. Error de sfn: sin destino: CITEREF2015WilliamsHeidornTsakos (ayuda)
  205. ^Welsby 2002, págs. 171-172.
  206. ^ aBWelsby 2002, pág. 172.
  207. ^Obłuski 2017, pág. 373.
  208. ^Shinnie 1978, pág. 581.
  209. ^Greisiger 2007, pág. 204.
  210. ^Hagen 2009, pág. 117.
  211. ^Werner 2013, pág. 243.
  212. ^Adams 1991, pág. 258.
  213. ^Jakbielski 1992, pág. 211. sfn error: no target: CITEREFJakbielski1992 (ayuda)
  214. ^Zabkar 1963, pág. ?.
  215. ^Adams 1991, pág. 259.
  216. ^Adams 1977, pág. 440.
  217. ^Adams 1977, pág. 441.
  218. ^Información sobre la Nubia medieval
  219. ^Shinnie 1978, pág. 583.
  220. ^Adams 1977, pág. 472.
  221. ^Adams 1977, pág. 478.
  222. ^al-Suriany 2013, pág. 257.
  223. ^Godlewski 2013b, pág. 101.
  224. ^ aBWelsby 2002, pág. 106.
  225. ^ aBAdams 1977, pág. 468.
  226. ^Werner 2013, pág. 155.
  227. ^Seignobos 2010, págs. 15-16.
  228. ^Khan 2013, pág. 147.
  229. ^Welsby 2002, pág. 107.
  230. ^Godlewski 2013, pág. 117. error sfn: no hay destino: CITEREFGodlewski2013 (ayuda)
  231. ^Holt 2011, pág. dieciséis.
  232. ^Werner 2013, pág. 71, nota 44.
  233. ^Werner 2013, págs. 121-122.
  234. ^Werner 2013, págs. 137–140.
  235. ^Werner 2013, págs. 155-156.
  236. ^Shinnie 1978, pág. 556.
  237. ^Jakobielski 1992, pág. 207.
  238. ^Osypinska 2015, pág. 269.
  • Adams, William Y. (1977). Nubia: Corredor hacia África. Princeton: Universidad de Princeton. ISBN978-0-7139-0579-3.
  • Adams, William Y. (1991). "El Reino Unido de Makouria y Nobadia: una anomalía nubia medieval". En W.V. Davies (ed.). Egipto y África: Nubia de la Prehistoria al Islam. Londres: Prensa del Museo Británico. ISBN978-0-7141-0962-6.
  • al-Suriany, Bigoul (2013). "Identificación del monasterio de los nubios en Wadi al-Natrun". En Gawdat Gabra Hany N. Takla (eds.). Cristianismo y monaquismo en Asuán y Nubia. Fundación San Marcos. págs. 257-264. ISBN978-9774167645.
  • Bechhaus-Gerst, Marianne (1996). Sprachwandel durch Sprachkontakt am Beispiel des Nubischen im Niltal (en alemán). Köppe. ISBN3-927620-26-2.
  • Beckingham, C.F. Huntingford, G.W.B. (1961). El Prester Juan de las Indias. Cambridge: Sociedad Hakluyt.
  • Borowski, Tomasz (2019). "¿Colocado en medio de enemigos? Evidencia material de la existencia de redes culturales marítimas que conectan Famagusta del siglo XIV con regiones de ultramar en Europa, África y Asia". En Walsh, Michael J. K. (ed.). Famagusta Maritima. Marineros, comerciantes, peregrinos y mercenarios. Rodaballo. págs. 72–112. ISBN9789004397682.
  • Bowersock, G. W. Brown, Peter Grabar, Oleg (2000). "Lengua nubia". Una guía para el mundo posclásico. Prensa de la Universidad de Harvard.
  • Bruning, Jelle (2018). El surgimiento de una capital: Al-Fusṭāṭ y su interior, 18-132 / 639-750. Rodaballo. ISBN978-90-04-36636-7.
  • Burns, James McDonald (2007). Una historia del África subsahariana. Cambridge: Cambridge University Press. pag. 418. ISBN978-0-521-86746-7.
  • Chojnacki, Stanislaw (2005). "Wandgemälde, Ikonen, Manuskripte, Kreuze und anderes liturgisches Gerät". En Walter Raunig (ed.). Das christliche Äthiopien. Geschichte, Architektur, Kunst (en alemán). Schnell und Steiner. págs. 171–250. ISBN9783795415419.
  • Edwards, David (2004). El pasado nubio: una arqueología del Sudán. Routledge. ISBN978-0415369879.
  • Fritsch, Emmanuel (2018). "Los orígenes y significados de la iglesia circular etíope". En Robin Griffith-Jones, Eric Fernie (ed.). Tumba y templo. Re-imaginando los edificios sagrados de Jerusalén. Boydell. págs. 267-296. ISBN9781783272808.
  • Gazda, M (2005). "Invasiones mamelucas en Nubia en el siglo XIII. Algunas reflexiones sobre las interrelaciones políticas en el Medio Oriente". Informes africanos de Gdansk. Museo Arqueológico de GdanskMuseo Arqueológico de Gdansk. 3. ISSN1731-6146.
  • Godlewski, Wlodzimierz (1991). "El nacimiento del arte nubio: algunas observaciones". En W.V. Davies (ed.). Egipto y África: Nubia de la Prehistoria al Islam. Londres: Museo Británico. ISBN978-0-7141-0962-6.
  • Godlewski, Wlodzimierz (2002). "Introducción a la Edad de Oro de Makuria". Boletín Africana. 50: 75–98.
  • Godlewski, Wlodzimierz (2013a). "Arzobispo Georgios de Dongola. Cambio sociopolítico en el reino de Makuria en la segunda mitad del siglo XI" (PDF). Arqueología polaca en el Mediterráneo. 22: 663–677.
  • Godlewski, Włodzimierz (2013b). Dongola-antiguo Tungul. Guía arqueológico (PDF). Centro Polaco de Arqueología Mediterránea, Universidad de Varsovia. ISBN978-83-903796-6-1.
  • Godlweski, Wlodzimierz (2013c). "El Reino de Makuria en el siglo VII. La lucha por el poder y la supervivencia". En Christian Julien Robin Jérémie Schiettecatte (eds.). Les préludes de l'Islam. Ruptures et continuités. págs. 85-104. ISBN978-2-7018-0335-7.
  • Godlewski, Włodzimierz (2014). "Dongola Capital de Makuria temprano: Ciudadela - Tumbas de roca - Primeras iglesias" (PDF). En Angelika Lohwasser Pawel Wolf (eds.). Ein Forscherleben zwischen den Welten. Zum 80. Geburtstag von Steffen Wenig. Mitteilungen der Sudanarchäologischen Gesellschaft zu Berlin E.v. ISSN0945-9502.
  • Grajetzki, Wolfram (2009). "Das Ende der christlich-nubischen Reiche" (PDF). Internet-Beiträge zur Ägyptologie und Sudanarchäologie. X.
  • Greisiger, Lutz (2007). "Ein nubischer Erlöser-König: Kus in syrischen Apokalypsen des 7. Jahrhunderts" (PDF). En Sophia G. Vashalomidze, Lutz Greisiger (ed.). Der christliche Orient und seine Umwelt.
  • Hagen, Joost (2009). "Distritos, ciudades y otros lugares de la Nubia medieval y Egipto, mencionados en los textos copto y nubio antiguo de Qasr Ibrim". Sudán y amperio Nubia. 13: 114–119.
  • Hasan, Yusuf Fadl (1967). Los árabes y el Sudán. Desde el siglo VII hasta principios del XVI. Prensa de la Universidad de Edimburgo. OCLC33206034.
  • Hesse, Gerhard (2002). Die Jallaba und die Nuba Nordkordofans. Händler, Soziale Distinktion und Sudanisierung. Iluminado. ISBN3825858901.
  • Hendrickx, Benjamin (2018). "La carta de un rey etíope al rey Jorge II de Nubia en el marco de la correspondencia eclesiástica entre Axum, Nubia y el Patriarcado copto en Egipto y de los acontecimientos del siglo X dC". Pharos Journal of Theology: 1–21. ISSN2414-3324.
  • Holt, P. A. (2011). Una historia del Sudán. Educación Pearson. ISBN978-1405874458.
  • Jakobielski, S (1992). "Christian Nubia en el apogeo de su civilización". Historia General de África de la UNESCO. Volumen III. Universidad de California. ISBN978-0-520-06698-4.
  • Khan, Geoffrey (2013). "Los documentos árabes medievales de Qasr Ibrim". Qasr Ibrim, entre Egipto y África. Peeters. págs. 145-156.
  • Kropacek, L. (1997). "Nubia desde finales del siglo XII hasta la conquista del Funj a principios del siglo XV". Historia General de África de la UNESCO. Volumen IV.
  • Kołosowska, Elżbieta El-Tayeb, Mahmoud (2007). "Excavaciones en los sitios del cementerio de Kassinger Bahri HP45 y HP47". Informes africanos del Museo Arqueológico de Gdańsk. 5: 9–37.
  • Lev, Yaacov (1999). Saladino en Egipto. RODABALLO. ISBN978-90-04-11221-6.
  • Łajtar, Adam Płóciennik, Tomasz (2011). "Un hombre de Provenza en el Nilo Medio: un grafito en la iglesia superior de Banganarti". En Łajtar, Adam van der Vliet, Jacques (eds.). Voces nubias. Estudios en la cultura nubia cristiana. Taubenschlag. págs. 95-120. ISBN978-83-925919-4-8.
  • Lajtar, Adam Ochala, Grzegorz (2017). "Un invitado inesperado en la iglesia de Sonqi Tino". Dotawo: una revista de estudios nubios. 4: 257–268. doi: 10.5070 / D64110003.
  • Lajtar, Adam (2009). "Varia Nubica XII-XIX" (PDF). La Revista de Papirología Jurística (en alemán). XXXIX: 83–119. ISSN0075-4277.
  • Lajtar, Adam (2011). "Última venta de tierras de Qasr Ibrim, 1463 d.C. (EA 90225)". Voces nubias. Estudios en la cultura nubia cristiana.
  • Lepage, Clade Mercier, Jacques (2005). Les églises historiques du Tigray. Las antiguas iglesias de Tigrai. Ediciones Recherche sur les Civilisations. ISBN2-86538-299-0.
  • Lohwasser, Angelika (2013). "Das„ Ende von Meroe ". Gedanken zur Regionalität von Ereignissen ". En Feder, Frank Lohwasser, Angelika (eds.). Ägypten und sein Umfeld in der Spätantike. Vom Regierungsantritt Diokletians 284/285 bis zur arabischen Eroberung des Vorderen Orients um 635-646. Akten der Tagung vom 7.-9.7.2011 en Münster. Harrassowitz. págs. 275–290. ISBN9783447068925.
  • Martens-Czarnecka, Malgorzata (2015). "La Nubia cristiana y los árabes". Studia Ceranea. 5: 249–265. doi: 10.18778 / 2084-140X.05.08. ISSN2084-140X.
  • McHugh, Neil (1994). Hombres sagrados del Nilo Azul: la creación de una comunidad árabe-islámica en el Sudán nilótico . Northwestern University. ISBN0810110695.
  • Michalowski, K. (1990). "La difusión del cristianismo en Nubia". Historia General de África de la UNESCO, Volumen II. Universidad de California. ISBN978-0-520-06697-7.
  • Obłuski, Arthur (2017). "Las temporadas de invierno de 2013 y 2014 en el monasterio de Ghazali". Arqueología polaca en el Mediterráneo. 26/1.
  • Obłuski, Arthur (2019). Los monasterios y monjes de Nubia. La Fundación Taubenschlag. ISBN978-83-946848-6-0.
  • Obłuski, Artur Godlewski, Włodzimierz Kołątaj, Wojciech et al. (2013). "Edificio de la Mezquita en el Viejo Dongola. Proyecto de conservación y revitalización" (PDF). Arqueología polaca en el Mediterráneo. Centro Polaco de Arqueología Mediterránea, Universidad de Varsovia. 22: 248–272. ISSN2083-537X.
  • Ochala, Grzegorz (2011). "Un rey de Makuria en Kordofan". En Adam Lajtar, Jacques van der Vliet (ed.). Voces nubias. Estudios en la cultura nubia cristiana. Revista de papirología jurídica. págs. 149-156.
  • Ochala, Grzegorz (2014). "Multilingüismo en Christian Nubia: enfoques cualitativos y cuantitativos". Dotawo: una revista de estudios nubios. Revista de papirología jurídica. 1. doi: 10.5070 / D61110007. ISBN978-0692229149.
  • O'Fahey, R. S. Spaulding, Jay (1974). Reinos de Sudán. Libros jóvenes de Methuen.
  • Osypinska, Marta (2015). "Animales: investigación arqueozoológica sobre el material osteológico de la Ciudadela". En Włodzimierz Godlewski Dorota Dzierzbicka (eds.). Dongola 2012-2014. Trabajo de campo, conservación y manejo del sitio. Centro Polaco de Arqueología Mediterránea, Universidad de Varsovia. págs. 259-271. ISBN978-83-903796-8-5.
  • Rilly, Claude (2008). "Hermanos enemigos: parentesco y relación entre meroítas y nubios (Noba)". Entre las cataratas: Actas de la 11ª Conferencia de Estudios Nubios, Varsovia, 27 de agosto - 2 de septiembre de 2006. Primera parte.. PAM. págs. 211-225. ISBN978-83-235-0271-5. Verificar | archive-url = value (ayuda)
  • Ruffini, Giovanni R. (2012). Nubia medieval. Una historia social y económica. Universidad de Oxford.
  • Ruffini, Giovanni (2013). "Nueva luz sobre el Reino de Dotawo". En J. van der Vliet J. L. Hagen (eds.). Qasr Ibrim, entre Egipto y África. Studies in Cultural Exchange (Simposio NINO, Leiden, 11 a 12 de diciembre de 2009). Peeters. págs. 179-191. ISBN9789042930308.
  • Seignobos, Robin (2010). "La frontière entre le bilād al-islām et le bilād al-Nūba: enjeux et ambiguïtés d'une frontière immobile (VIIe-XIIe siècle)". Afriques (en francés). doi: 10.4000 / afriques.800.
  • Seignobos, Robin (2012). "La otra Etiopía: Nubia y la cruzada (siglos XII-XIV)". Annales d'Éthiopie. Mesa Ronde. 27: 307–311. doi: 10.3406 / ethio.2012.1470. ISSN0066-2127.
  • Seignobos, Robin (2014). "Nubia y nubios en la cultura latina medieval. La evidencia de los mapas (siglos XII-XIV)". En Anderson, Julie R Welsby, Derek (eds.). La cuarta catarata y más allá: actas de la 12a Conferencia Internacional de Estudios Nubios. Peeters Pub. págs. 989–1005. ISBN978-9042930445.
  • Seignobos, Robin (2016). "La liste des conquêtes nubiennes de Baybars selon Ibn Šadd ād (1217 - 1285)" (PDF). En A. Łajtar A. Obłuski I. Zych (eds.). Aegyptus y Nubia Christiana. El volumen jubilar de Włodzimierz Godlewski con motivo de su 70º aniversario (en francés). Centro Polaco de Arqueología Mediterránea. págs. 553–577. ISBN9788394228835.
  • Shinnie, P.L. (1971). "La cultura de la Nubia medieval y su impacto en África". En Yusuf Fadl Hasan (ed.). Sudán en África. Universidad de Jartum. págs. 42–50. OCLC248684619.
  • Shinnie, P.L. (1996). Nubia antigua. Londres: Kegan Paul. ISBN978-0-7103-0517-6.
  • Shinnie, P.L. (1978). "Christian Nubia". En J.D. Fage (ed.). La historia de Cambridge de África. Volumen 2. Cambridge: Universidad de Cambridge. págs. 556–588. ISBN978-0-521-21592-3.
  • Shinnie, P.L. (1965). "Nueva luz sobre la Nubia medieval". Revista de historia africana. VI, 3.
  • Simmons, Adam (2019). "La representación cambiante del rey nubio en canciones de los cruzados en una era de conocimiento en expansión". En Benjamin Weber (ed.). Croisades en Africa. Les expeditions occidentales à destination du continente africain, XIIIe-VVIe siècles. Prensas universitaires du Midi Méridiennes. págs. 25–. ISBN978-2810705573.
  • Smidt, W. (2005). "Un fragmento chino del siglo VIII sobre los reinos nubio y abisinio". En Walter Raunig Steffen Wenig (eds.). Cuerno de Afrikas. Harrassowitz. págs. 124-136.
  • Spaulding, Jay (1995). "Nubia cristiana medieval y el mundo islámico: una reconsideración del Tratado de Baqt". Revista internacional de estudios históricos africanos. XXVIII, 3.
  • Vantini, Giovanni (1970). Las excavaciones en Faras.
  • Vantini, Giovanni (1975). Fuentes orientales sobre Nubia. Heidelberger Akademie der Wissenschaften. OCLC174917032.
  • von den Brincken, Anna-Dorothee (2014). "Spuren Nubiens in der abendländischen Universalkartographie im 12. bis 15. Jahrhundert". En Dlugosz, Magdalena (ed.). Vom Troglodytenland ins Reich der Scheherazade. Archäologie, Kunst und Religion zwischen Okzident und Orient (en alemán). Frank y Timme. págs. 43–52. ISBN9783732901029.
  • Welsby, Derek (2002). Los reinos medievales de Nubia. Paganos, cristianos y musulmanes a lo largo del Nilo Medio. El museo británico. ISBN0714119474.
  • Welsby, Derek (2014). "El Reino de Alwa". En Julie R. Anderson Derek A. Welsby (eds.). La cuarta catarata y más allá: actas de la 12a Conferencia Internacional de Estudios Nubios. Editores de Peeters. págs. 183–200. ISBN978-90-429-3044-5.
  • Werner, Roland (2013). Das Christentum en Nubien. Geschichte und Gestalt einer afrikanischen Kirche. Iluminado.
  • Williams, Bruce B.Heidorn, Lisa Tsakos, Alexander Then-Obłuska, Joanna (2015). "Expedición Nubia del Instituto Oriental (OINE)" (PDF). En Gil J. Stein (ed.). Informe anual 2014-2015 del Instituto Oriental. págs. 130-143. ISBN978-1-61491-030-5.
  • Wozniak, Magdalena (2014). "Iconografía real: contribución a la confección del traje". La cuarta catarata y más allá. Actas de la XII Conferencia Internacional de Estudios Nubios. Lovaina. págs. 929–941.
  • Wyzgol, Maciej El-Tayeb, Mahmoud (2018). "Proyecto de investigación temprana de Makuria. Excavaciones en Tanqasi: primera temporada en 2018". Arqueología polaca en el Mediterráneo. 27: 273–288. doi: 10.5604 / 01.3001.0013.2004. ISSN1234-5415.
  • Wyzgol, Maciej (2018). "Un incensario de bronce decorado de la Catedral del Viejo Dongola". Arqueología polaca en el Mediterráneo. Centro Polaco de Arqueología Mediterránea. 26/1: 773–786. doi: 10.5604 / 01.3001.0012.1811. S2CID55185622.
  • Zabkar, Louis (1963). "El Eparca de Nobatia como Rey". Revista de estudios del Cercano Oriente.
  • Zielinska, Dobrochna Tsakos, Alexandros (2019). "Representaciones del Arcángel Miguel en pinturas murales de la Nubia medieval". En Ingvild Sælid Gilhus Alexandros Tsakos Marta Camilla Wright (eds.). El Arcángel Miguel en África. Historia, culto y personalidad. Académico de Bloomsbury. págs. 79–94. ISBN9781350084711.
  • Zurawski, Bogdan (2014). Reyes y peregrinos. Iglesia de San Rafael II en Banganarti, de mediados del siglo XI a mediados del siglo XVIII. IKSiO. ISBN978-83-7543-371-5.
  • Eger, Jana (2019). "La tierra de Tari y algunas ideas nuevas sobre su ubicación". La arqueología de las fronteras islámicas medievales: del Mediterráneo al mar Caspio. Prensa de la Universidad de Colorado. ISBN978-1607328780.
  • Godlweski, Wlodzimierz (2004). "El ascenso de Makuria (finales del siglo V-VIII)". En Timothy Kendall (ed.). Estudios nubios. 1998. Actas de la Novena Conferencia Internacional de Estudios Nubios, 20 al 26 de agosto. Universidad del Noroeste. págs. 52–72. ISBN0976122103.
  • Innemée, Karel C. (2016). "Monjes y obispos en Old Dongola, y lo que nos pueden decir sus trajes". Citar diario requiere | diario = (ayuda)
  • Jakobielski, Stefan y col., Eds. (2017). Pachoras, Faras, Las pinturas murales de las Catedrales de Aetios, Paulos y Petros. ISBN978-83-942288-7-3.
  • Martens-Czarnecka, Małgorzata (2011). Las pinturas murales del monasterio de Kom H en Dongola. ISBN978-83-235-0923-3.
  • Seignobos, Robin (2015). "Les évêches Nubiens: Nouveaux témoinages. La source de la liste de Vansleb et deux autres textes méconnus". En Adam Lajtar Grzegorz Ochala Jacques van der Vliet (eds.). Voces nubias II. Nuevos textos y estudios sobre la cultura nubia cristiana (en francés). Fundación Raphael Taubenschlag. ISBN978-8393842575.
  • Seignobos, Robin (2016). "La liste des conquêtes nubiennes de Baybars selon Ibn Šadd ād (1217 - 1285)" (PDF). En A. Łajtar A. Obłuski I. Zych (eds.). Aegyptus y Nubia Christiana. El volumen jubilar de Włodzimierz Godlewski con motivo de su 70º aniversario (en francés). Centro Polaco de Arqueología Mediterránea. págs. 553–577. ISBN9788394228835.
  • Entonces-Obłuska, Joanna (2017). "Adornos reales de un reino africano antiguo tardío, Makuria temprano, Nubia (450-550 dC). Proyecto de investigación de Makuria temprano". Arqueología polaca en el Mediterráneo. 26/1: 687–718.
  • Wozniak, Magdalena. L'influence byzantine dans l'art nubien.
  • Wozniak, Magdalena. Rayonnement de Byzance: Le costume royal en Nubie (Xe s.).
  • Wozniak, Magdalena (2016). La cronología de las capillas orientales de la Iglesia Superior de Banganarti. Algunas observaciones sobre la génesis de los "retratos de ábside" en la iconografía real nubia.

120 ms 5.6% dataWrapper 120 ms 5.6% Scribunto_LuaSandboxCallback :: anchorEncode 100 ms 4.6% Scribunto_LuaSandboxCallback :: find 80 ms 3.7% Scribunto_LuaSandboxCallback :: getAllExpandedArguments 60 ms 2.8% [otros] 300 ms 13.9% Número de entidades Wikibase cargadas: 1/4 ->


Sí, los egipcios tenían acceso, también los pueblos del norte de Sudán y, por supuesto, Etiopía también. De hecho, la mayoría de estos lugares eran países cristianos antes que muchas naciones europeas.


https://www.youtube.com/watch?v=NJfbtupcGbs
Cristianismo en Etiopía.

Parte del nuevo testamento escrito a mediados de siglo en lengua nubia.

Sin embargo, el resto de africanos se convirtió en cristiano mucho más tarde, desafortunadamente. Siempre sentí que mi gente debería haber sido la que hubiera convertido a otros africanos en lugar de europeos. Habría sido mejor así.

Recuerde que hemos sido musulmanes desde que existimos. Islam cristiano lo mismo. ¡Ambos son para el lavado de cerebro!

^ Esas son algunas imágenes interesantes, creo que los primeros cristianos africanos son a menudo subestimados en los libros de historia.

Estoy de acuerdo con lo que dijiste antes sobre la conversión. Esa habría sido una forma mucho mejor para que la religión se extendiera en África. Sin occidentalización y destrucción de la cultura.

El cristianismo estuvo en el norte de África hasta la conquista árabe en el 700 d.C.

en la Biblia se menciona a un eunuco etíope como uno de los primeros africanos convertidos al cristianismo.

Simón de Cirene era africano.

Por cierto, en ese entonces existía principalmente la Torá, no la Biblia como la conocemos hoy.

Pintura mural cristiana encontrada en el monasterio de Dongola, en el norte de Sudán, alrededor del siglo VIII d.C.


Archivo: Autor nieznany, Biskup Marianos pod opieką Chrystusa i Matki Boskiej. Malowidło ścienne.jpg

Este trabajo está en el dominio publico en su país de origen y en otros países y áreas donde el término de copyright es el del autor vida más 70 años o menos.

También debe incluir una etiqueta de dominio público de los Estados Unidos para indicar por qué este trabajo es de dominio público en los Estados Unidos. Tenga en cuenta que algunos países tienen términos de copyright de más de 70 años: México tiene 100 años, Jamaica tiene 95 años, Colombia tiene 80 años y Guatemala y Samoa tienen 75 años. Esta imagen puede no ser de dominio público en estos países, que además no implementar la regla del plazo más corto. Costa de Marfil tiene un plazo general de derechos de autor de 99 años y Honduras tiene 75 años, pero hacer implementar la regla del plazo más corto. Los derechos de autor pueden extenderse a obras creadas por franceses que murieron por Francia en la Segunda Guerra Mundial (más información), rusos que sirvieron en el Frente Oriental de la Segunda Guerra Mundial (conocida como la Gran Guerra Patriótica en Rusia) y víctimas rehabilitadas póstumamente de las represiones soviéticas ( más información).


La diversidad de la arquitectura africana temprana / Hilo de ruinas

Kukawa (Kouka / Kuka), capital de Kanem Bornu desde 1814 hasta 1907 (noreste de Nigeria):

Ya compartí algunas imágenes que incluyen un mapa de la ciudad en este hilo:

Población de Ngazargamu

Se encontró la resolución más alta de & quotArrival at Kukawa & quot, que se ha compartido antes, pero no de esta calidad:

Las dos siguientes imágenes nunca han sido indexadas por Google antes tampoco:

Acabo de compartir esto en otro hilo: Caballería pesada entregando un saludo tradicional realizando una carga de finta sobre su invitado, en Kukawa:

La siguiente imagen es de especial interés para mí. De mis investigaciones sobre la artillería entre los estados africanos subsaharianos, supe que en 1866, Rohlfs informó que Umar de Bornu tenía alrededor de 26 cañones, algunos de los cuales fueron lanzados en Kukawa (Kuka). Nachtigal informó que se exhibió un cañón allí y se disparó para celebrar el final del Ramadán en 1870. Informa lo mismo en Abeshr (Wadai) en 1873. Antes del palacio real de Kuka, informó la presencia de 6 pequeños cañones de bronce. Y ahora, en el informe de exploración francés de 1895 del teniente coronel Monteil, encontramos una ilustración extremadamente rara de uno de los cañones de Bornu, ¡siendo realmente disparado! Tenga en cuenta la falta de ruedas, que también fue notada por los exploradores antes mencionados.
& quotréception par le Cheik & quot


Esta última representación muestra una ciudad amurallada que es la propia Kukawa o, alternativamente, otra ciudad muy cercana:

Sundiata1

Vamos a Madagascar hoy

Antananarivo, la actual capital de Madagascar ya era la capital del Reino de Imerina:

El palacio de la reina (más en la próxima publicación)

Ambohimanga, un recinto sagrado real cerca de Antananarivo


Ambatonakanga y Analakely

Campamento real en Imahamasina

Sundiata1

& quotLa Rovā de Antananarivo / ˈruːvə / (malgache: Rovān'i Manjakāmiadänā [ˈruvən manˌdzakəmiˈadə̥nə]) es un complejo de palacio real (rova) en Madagascar que sirvió como hogar de los soberanos del Reino de Imerina en los siglos XVII y XVIII, como así como de los gobernantes del Reino de Madagascar en el siglo XIX. Su contraparte es la cercana aldea fortificada de Ambohimanga, que sirvió como sede espiritual del reino en contraste con el significado político de Rova en la capital. Ubicado en la ciudad montañosa central de Antananarivo, el Rova ocupa el punto más alto de Analamanga, anteriormente la más alta de las muchas colinas de Antananarivo. Se cree que el rey Merina Andrianjaka, que gobernó Imerina desde alrededor de 1610 hasta 1630, capturó Analamanga de manos de un rey Vazimba alrededor de 1610 o 1625 y erigió la primera estructura real fortificada del sitio. Los sucesivos reyes Merina continuaron gobernando desde el sitio hasta la caída de la monarquía en 1896, restaurando, modificando o agregando estructuras reales dentro del complejo para satisfacer sus necesidades.

Con el tiempo, la cantidad de edificios dentro del sitio varió. Andrianjaka fundó el Rova con tres edificios y una tumba dedicada a principios del siglo XVII. El número de estructuras se elevó a aproximadamente veinte durante el reinado de finales del siglo XVIII del rey Andrianampoinimerina. A finales del siglo XX, las estructuras de Rova se habían reducido a once, representando varios estilos arquitectónicos y períodos históricos. El más grande y prominente de ellos fue Manjakamiadana, también conocido como el "Palacio de la Reina" en honor a la Reina Ranavalona I, para quien el palacio de madera original fue construido entre 1839-1841 por el francés Jean Laborde. En 1867, el palacio fue revestido de piedra para la reina Ranavalona II por el escocés James Cameron, un misionero artesanal de la Sociedad Misionera de Londres.




Manjakamiadana, el Palacio de la Reina hoy (restaurado después del incendio):


Andafiavaratra Palace, el palacio de Rainilaiarivony de Madagascar. "Rainilaiarivony permaneció en el poder como el primer ministro con más años de servicio en Madagascar durante los siguientes 31 años al casarse con tres reinas sucesivas: Rasoherina, Ranavalona II y Ranavalona III"

Andafiavaratra Palace hoy (un museo):

Tranombolafotsy, el palacio de plata:

Sundiata1

¡Las murallas de Sokoto (noroeste de Nigeria) eran aparentemente enormes, en su apogeo! Mirando el tamaño de las figuras humanas frente a la puerta de la derecha, y los camellos en la caravana de camellos que pasan por la puerta de la izquierda, ¡estimaría que las paredes tienen más de 15 metros de altura! Quizás esto sea solo parte de la ciudadela porque otras imágenes de Sokoto representan muros inferiores y las historias afirman que hubo diferentes períodos de muros.

"Sokoto había sido utilizado ya en octubre de 1804 por el Shehu Usmanu Dan Fodiyo como el lugar para la reunión con Galadima, el visir de Yunfa. Posteriormente, Muhammad Bello lo utilizó como punto de partida para un ataque a Dufua en la primavera de 1806. Bovil sugirió que el área / distrito pudo haber sido conocido como Sokoto ya en el siglo XVII. En perspectiva histórica, Sokoto fue fundado como un ribat (campo militar o frontera) en 1809, cuando Shehu Usmanu estaba en Sifawa. Más tarde se convirtió en la capital del califato después de la muerte de Shehu.

En la década de 1820, Sokoto estaba en su apogeo de prosperidad coincidiendo con el apogeo de sus poderes de 'gobernantes' en el centro del califato, recibiendo tributos anuales de todos los feudos antes de un largo período de declive. El explorador Hugh Clapperton (1827) quedó muy impresionado por esta prosperidad y sus efectos en la ciudad.

Clapperton señaló la importancia de los alrededores de Sokoto: los ríos, en lugar del comercio a larga distancia, en la economía de la ciudad. Pero el comercio de Sokoto es actualmente insignificante, debido al estado perturbado del país circundante.

Cuando el explorador Heinrich Barth llegó en 1853, Sokoto estaba escasamente habitado y muy deteriorado. En 1857, Barth estimó la población en sólo 20.000-22.000, pero el mercado todavía estaba abastecido y atendido, y un suburbio próspero fuera de la muralla estaba más animado que el propio Sokoto.

Bovil describió acertadamente a Sokoto como una posición fuerte, con escarpadas escarpadas de este a noroeste y un pequeño valle al oeste y suroeste protegiéndolo de los ataques sorpresa de la caballería. La ciudad domina las amplias tierras bajas donde se unen los dos ríos, Rima y Sokoto, siendo el cruce de carreteras de Gobir en el norte, Kebbi en el sur y Burmi Zamfara en el este.

A principios del siglo XIX, la ciudad (Sokoto) se dividió en barrios. Dichos barrios incluyen el barrio de Magajin Gari, el barrio de Waziri, el barrio de Sarkin Musulmi, el barrio de Sarkin Adar, el barrio de Magajin Rafi y el barrio de Sarkin Zamfara. En este momento, las salas eran pequeñas y estaban rodeadas por un muro, que incluía las mezquitas del Sultán Bello y Shehu, el Palacio del Sultán y otros edificios, así como el complejo de Shehu.

En 1818, el muro se amplió hasta el punto de tener puertas que entran y salen del muro de Birni. Tales puertas son Kofar-Kade, Kofar-Kware, Kofar-Rini, Kofar-Dundaye, Kofar-Taramniya, Kofar-Aliyu Jedo y Kofar-Marke.

El área del actual Sokoto fue el hogar de muchos imperios y reinos del Sudán occidental precolonial. Estos incluyen los reinos de Gobir y Kebbi, así como el califato de renombre mundial, cuya capital espiritual y política es la sede del estado ''.

Las fortificaciones de al menos partes de Sokoto parecen rivalizar con las fortificaciones de Kano, que son del mismo tipo. Aquí hay otra versión HQ de algunas de las fortificaciones de Kano durante los mejores días.

Algunos hallazgos más interesantes:

(podría ser el otro lado de Sokoto)

Le Serky N'Guiouaé revenant de la prise de Gandi (El Serky N'Guiouaé regresando de la captura de Gandi)


Palais de la Résidence a Ségou.
El antiguo palacio de Ahmadu Tall del Imperio Toucouleur, en su capital de Ségou, en el río Níger. Usado por el ejército colonial francés como fuerte.


Aquí hay un hermoso ejemplo de un palacio Toucouleur restaurado del siglo XIX en Bandiagara. Palais Aguibou Tall:



No es la pieza arquitectónica más notable, pero sigue siendo bastante encantadora:


Ver el vídeo: Eucaristía XXIX Domingo del Tiempo Ordinario B Apertura diocesana del Sínodo de los Obispos. (Agosto 2022).