La historia

Convención de Seneca Falls


La Convención de Seneca Falls fue la primera convención sobre los derechos de la mujer en los Estados Unidos. Celebrada en julio de 1848 en Seneca Falls, Nueva York, la reunión lanzó el movimiento por el sufragio femenino, que más de siete décadas después garantizó a las mujeres el derecho al voto.

¿Qué fue la Convención de Seneca Falls?

Originalmente conocida como la Convención de los Derechos de la Mujer, la Convención de Seneca Falls luchó por los derechos sociales, civiles y religiosos de la mujer. La reunión se llevó a cabo del 19 al 20 de julio de 1848 en la Wesleyan Chapel en Seneca Falls, Nueva York.

A pesar de la escasa publicidad, se presentaron 300 personas, en su mayoría residentes del área. El primer día, solo se permitió la asistencia de mujeres (el segundo día estuvo abierto a los hombres).

Elizabeth Cady Stanton, una de las organizadoras de la reunión, comenzó con un discurso sobre los objetivos y el propósito de la convención:

“Estamos reunidos para protestar contra una forma de gobierno, que existe sin el consentimiento de los gobernados, para declarar nuestro derecho a ser libres como el hombre es libre, a ser representados en el gobierno que estamos obligados a apoyar, a tener leyes tan vergonzosas como dar al hombre el poder de castigar y encarcelar a su esposa, de tomar el salario que ella gana, la propiedad que hereda y, en caso de separación, los hijos de su amor ”.

La convención procedió a discutir las 11 resoluciones sobre los derechos de la mujer. Todos fueron aprobados por unanimidad excepto la novena resolución, que exigía el derecho al voto de las mujeres. Stanton y el abolicionista afroamericano Frederick Douglass dieron discursos apasionados en su defensa antes de que finalmente (y apenas) pasara.

Organizadores de la Convención de Seneca Falls

Las cinco mujeres que organizaron la Convención de Seneca Falls también participaron activamente en el movimiento abolicionista, que pidió el fin de la esclavitud y la discriminación racial. Ellos incluyeron:

  • Elizabeth Cady Stanton, una destacada defensora de los derechos de las mujeres que fue una organizadora impulsora de la Convención de Seneca Falls. Stanton se involucró por primera vez en los derechos de la mujer después de hablar con su padre, un profesor de derecho y sus estudiantes. Estudió en el Troy Female Seminary y trabajó en la reforma de los derechos de propiedad de las mujeres a principios de la década de 1840.
  • Lucretia Mott, una predicadora cuáquera de Filadelfia, conocida por su activismo contra la esclavitud, los derechos de la mujer y la reforma religiosa.
  • Mary M’Clintock, hija de activistas cuáqueros contra la esclavitud, la templanza y los derechos de la mujer. En 1833, M’Clintock y Mott organizaron la Sociedad Anti-Esclavitud Femenina de Filadelfia. En la Convención de Seneca Falls, M’Clintock fue nombrado secretario.
  • Martha Coffin Wright, Hermana de Lucretia Mott. Además de ser una defensora de los derechos de la mujer durante toda su vida, era abolicionista y dirigía una estación en el ferrocarril subterráneo desde su casa en Auburn, Nueva York.
  • Jane Hunt, otro activista cuáquero, era miembro de la familia extensa de M’Clintock a través del matrimonio.

Stanton y Mott se conocieron por primera vez en Londres en 1840, donde asistían a la Convención Mundial contra la Esclavitud con sus maridos. Cuando la convención excluyó a las mujeres delegadas únicamente por su sexo, la pareja resolvió celebrar una convención sobre los derechos de la mujer.

¿Sabías? Susan B. Anthony no asistió a la Convención de Seneca Falls. Conocería a Elizabeth Cady Stanton en 1851 y pasaría los siguientes cincuenta años luchando por los derechos de la mujer junto a ella, incluida la cofundación de la Asociación Estadounidense por la Igualdad de Derechos.

En los Estados Unidos, los reformadores de los derechos de las mujeres ya habían comenzado a luchar por los derechos de las mujeres a hablar sobre cuestiones morales y políticas a partir de la década de 1830. Casi al mismo tiempo en Nueva York, donde vivía Stanton, los reformadores legales habían estado discutiendo la igualdad y desafiando las leyes estatales que prohibían a las mujeres casadas poseer propiedades. En 1848, la igualdad de derechos para las mujeres era un tema divisivo.

En julio de 1848, Stanton, frustrada con su papel de quedarse en casa criando niños, convenció a Mott, Wright y M’Clintock de ayudar a organizar la Convención de Seneca Falls y escribir su manifiesto principal, la Declaración de Sentimientos.

Juntas, las cinco mujeres redactaron un aviso para anunciar "una convención para discutir la condición y los derechos sociales, cívicos y religiosos de la mujer" alrededor de la mesa de té de Hunt.

Declaración de sentimientos

La Declaración de Sentimientos fue el manifiesto de la Convención de Seneca Falls que describió los agravios y demandas de las mujeres. Escrito principalmente por Elizabeth Cady Stanton, hizo un llamado a las mujeres a luchar por su derecho constitucionalmente garantizado a la igualdad como ciudadanas estadounidenses.

"Sostenemos que estas verdades son evidentes por sí mismas; que todos los hombres y mujeres son creados iguales ”, afirma el documento. Inspirada en la Declaración de Independencia, la Declaración de Sentimientos afirmó la igualdad de la mujer en la política, la familia, la educación, el trabajo, la religión y la moral.

La declaración comenzó con 19 "abusos y usurpaciones" que estaban destinadas a destruir la "confianza de la mujer en sus propios poderes, disminuir su respeto por sí misma y hacerla dispuesta a llevar una vida dependiente y abyecta".

Debido a que las mujeres no tenían derecho al voto, un derecho otorgado a "los hombres más ignorantes y degradados", se vieron obligadas a someterse a leyes a las que no consintieron. A las mujeres se les negó una educación y se les asignó un papel inferior en la iglesia.

Además, las mujeres debían ser obedientes a sus maridos y se les impedía poseer propiedades, incluido el salario que ganaban (que técnicamente pertenecía a sus maridos). Y recibieron derechos desiguales al divorciarse.

A la luz de estos abusos, la declaración llamaba a las mujeres a "deshacerse de ese gobierno".

Las Resoluciones

Luego vino una lista de 11 resoluciones, que exigían que las mujeres fueran consideradas iguales a los hombres. Las resoluciones pidieron a los estadounidenses que consideren que cualquier ley que coloque a las mujeres en una posición inferior a los hombres "no tiene fuerza ni autoridad". Resolvieron que las mujeres tuvieran los mismos derechos dentro de la iglesia y el mismo acceso a los trabajos.

La novena resolución fue la más controvertida, ya que llamó a las mujeres a “asegurarse su derecho sagrado al sufragio electivo”, o el derecho al voto.

Aunque su aprobación llevó a muchos defensores de los derechos de la mujer a retirar su apoyo, la novena resolución pasó a convertirse en la piedra angular del movimiento por el sufragio femenino.

Reacciones a la Convención de Seneca Falls

En Nueva York y en todo Estados Unidos, los periódicos cubrieron la convención, tanto en apoyo como en contra de sus objetivos.

Horace Greely, el influyente editor de The New York Tribune, se hizo eco de la opinión de muchas personas en ese momento. Aunque escéptico de dar a las mujeres el derecho al voto, argumentó que si los estadounidenses realmente creían en la Constitución, las mujeres deben alcanzar los mismos derechos:

“Cuando se le pide a un republicano sincero que diga con seriedad y seriedad qué razón adecuada puede dar para rechazar la exigencia de las mujeres de una participación igualitaria con los hombres en los derechos políticos, debe responder: Ninguna. Por imprudente y equivocada que sea la demanda, no es más que la afirmación de un derecho natural, y eso debe ser concedido ".

La lucha por los derechos de la mujer

Dos semanas después, el 2 de agosto de 1848, la Convención de Seneca Falls se volvió a convocar en la Primera Iglesia Unitaria de Rochester, Nueva York, para reafirmar los objetivos del movimiento con una audiencia más amplia.

En los años siguientes, los líderes de la convención continuaron haciendo campaña por los derechos de la mujer en eventos estatales y nacionales. Los reformadores se refirieron con frecuencia a la Declaración de Sentimientos cuando hicieron campaña por los derechos de la mujer.

Entre 1848 y 1862, los participantes de la Convención de Seneca Falls utilizaron la Declaración de Sentimientos para "emplear agentes, circular tratados, presentar peticiones al Estado y a las legislaturas nacionales, y esforzarse por alistar el púlpito y la prensa en nuestro nombre".

Después de 72 años de lucha organizada, todas las mujeres estadounidenses finalmente lograron los mismos derechos que los hombres en las urnas cuando, en 1920, las mujeres ganaron el derecho al voto con la aprobación de la Decimonovena Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos.

FUENTES

Declaración de Sentimientos y Resoluciones. Universidad Rutgers.
Elizabeth Cady Stanton. Servicio de Parques Nacionales.
Jane Hunt. Servicio de Parques Nacionales.
Lucretia Mott. Servicio de Parques Nacionales.
Mary M’Clintock. Servicio de Parques Nacionales.
Martha C. Wright. Servicio de Parques Nacionales.
Informe de la Convención sobre los derechos de la mujer. Servicio de Parques Nacionales.
Segundo día de la Convención de Seneca Falls, 20 de julio de 1848. Biblioteca del Congreso.
Convención de Seneca Falls. La enciclopedia del estado de Nueva York.
La Declaración de Sentimientos, Conferencia de Seneca Falls, 1848. Universidad de Fordham.
La Convención de Seneca Falls. Biblioteca del Congreso.
La Convención de Seneca Falls: Preparando el escenario nacional para el sufragio femenino. El Instituto Gilder Lehrman de Historia Estadounidense.


Declaración de sentimientos

los Declaración de sentimientos, también conocido como el Declaración de derechos y sentimientos[1] es un documento firmado en 1848 por 68 mujeres y 32 hombres, 100 de los 300 asistentes a la primera convención de derechos de la mujer organizada por mujeres. Celebrada en Seneca Falls, Nueva York, la convención ahora se conoce como la Convención de Seneca Falls. La autora principal de la Declaración fue Elizabeth Cady Stanton, quien la inspiró a la Declaración de Independencia de los Estados Unidos. Fue una organizadora clave de la convención junto con Lucretia Coffin Mott y Martha Coffin Wright.

De acuerdo con la Estrella del Norte, publicado por Frederick Douglass, cuya asistencia a la convención y apoyo a la Declaración ayudó a aprobar las resoluciones presentadas, el documento fue el "gran movimiento para lograr los derechos civiles, sociales, políticos y religiosos de las mujeres". [2] [3]


Aprende más

  • La exhibición de la Biblioteca y # 8217 No se negará: Mujeres luchan por el voto celebra los esfuerzos de quienes participaron en la Convención de Seneca Falls y continuaron luchando hasta que la Decimonovena Enmienda que otorga a las mujeres el derecho al voto se convirtió en una realidad más de 70 años después.
  • La & # 8220Declaration of Sentiments, & # 8221 resoluciones y extractos de la dirección de Stanton & # 8217 están en línea en La primera convención convocada para debatir los derechos civiles y políticos de las mujeres disponible a través de la Colección de la Asociación Nacional del Sufragio de la Mujer Estadounidense. Esta colección documenta la campaña de sufragio con 167 libros, folletos y otros artefactos reunidos de los archivos de la colección de la Asociación Nacional de Sufragio de la Mujer Estadounidense (NAWSA) que se encuentra en la División de Colecciones Especiales y Libros Raros de la Biblioteca del Congreso.
  • Ver la tabla Externo donde se redactó la Declaración de Sentimientos, y leyó un recorte de periódico que detalla su lugar de honor en reuniones consecutivas.
  • Lea los recuerdos de Rhoda J. Palmer sobre la convención de derechos de la mujer de 1848, Seneca Falls, Nueva York.
  • Disfrute de William Lloyd Garrison & # 8217s & # 8220supplement & # 8221 al poema del escocés Robert Burns & # 8220A Man & # 8217s a Man, For A & # 8217 That & # 8221 (1794). Garrison & # 8217s adaptación & # 8220Human Equality, & # 8221 in America Singing: Nine 19th-Century Song Sheets, urge la causa de los derechos de las mujeres.
  • Para obtener más información sobre Seneca Falls como un hito histórico, consulte el National Park Service & # 8217s site Women & # 8217s Rights National Historical Park.

Las colecciones adicionales de la Biblioteca del Congreso que documentan la campaña para las mujeres y el sufragio n. ° 8217 incluyen:


Convención de Seneca Falls

En 1848, la primera convención de derechos de la mujer en los Estados Unidos de América tuvo lugar en Seneca Falls, Nueva York.

Las principales organizadoras de la reunión fueron Lucretia Mott y Elizabeth Cady Stanton. Mott y Stanton habían concebido la idea de una convención para discutir los derechos de las mujeres en 1840, cuando ambos asistieron a la Convención Mundial contra la Esclavitud en Londres, Inglaterra. Los organizadores del evento se negaron a permitir la participación de las dos mujeres debido a su sexo. Mott y Stanton no pusieron en práctica su idea de una convención durante ocho años más.

En julio de 1848, Mott, miembro de la Sociedad de Amigos, estaba visitando a su hermana en Waterloo, Nueva York. Un grupo de cuáqueros locales le había pedido a Stanton, residente de la cercana Seneca Falls, que hablara de sus actividades en el movimiento abolicionista. En esta reunión, Mott y Stanton renovaron su relación y procedieron a planificar la Convención de Seneca Falls.

La Convención de Seneca Falls se llevó a cabo el 19 y 20 de julio de 1848 en la Iglesia Metodista Wesleyana en Seneca Falls. En la reunión, Mott habló sobre la base de la unidad de las comunidades e imploró el progreso de los derechos de las mujeres, y Stanton presentó la Declaración de Derechos y Sentimientos. Este documento fue una declaración de los derechos que los participantes en la convención, que incluyó aproximadamente a 260 mujeres y 40 hombres, entre ellos el esclavo fugitivo y abolicionista Frederick Douglass, sentían que las mujeres tenían derecho. Stanton modeló el documento a partir de la Declaración de Independencia. Todos los derechos que Stanton buscaba para las mujeres recibieron la aprobación unánime de los asistentes a la convención, excepto la concesión a las mujeres del derecho al voto. Muchas mujeres, incluida Mott, temían que los críticos denunciaran la Declaración de Derechos y Sentimientos por ser demasiado radical si el documento pedía que las mujeres recibieran el derecho al voto. Mott creía que era mejor alcanzar metas por las que los hombres se sintieran menos amenazados al principio. A instancias de Frederick Douglass, esta demanda se mantuvo en la Declaración de Derechos y Sentimientos, pero no fue aprobada por unanimidad.

Cien mujeres firmaron el documento final. Algunos de los firmantes, luego de recibir duras críticas por sus acciones, finalmente exigieron que sus nombres fueran eliminados de la Declaración de Derechos y Sentimientos. A pesar de que algunas mujeres vacilaron ante las críticas, el movimiento por los derechos de las mujeres finalmente tenía una lista de los derechos que los defensores de los derechos de las mujeres buscaban de los hombres. La Convención de Seneca Falls convenció a muchas otras mujeres de defender sus derechos. Después de esta reunión, el movimiento por los derechos de las mujeres en Ohio y en todo Estados Unidos realmente floreció.


Convención de Seneca Falls

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Convención de Seneca Falls, asamblea celebrada del 19 al 20 de julio de 1848 en Seneca Falls, Nueva York, que lanzó el movimiento por el sufragio femenino en los Estados Unidos. Seneca Falls fue el hogar de Elizabeth Cady Stanton, quien, junto con Lucretia Mott, concibió y dirigió la convención. Las dos líderes feministas habían sido excluidas de participar en la Convención Mundial contra la Esclavitud de 1840 en Londres, un evento que solidificó su determinación de participar en la lucha.

En la convención de 1848, Stanton leyó la “Declaración de sentimientos”, una declaración de agravios y demandas siguiendo el modelo de la Declaración de Independencia. Hizo un llamado a las mujeres para que se organicen y reclamen por sus derechos. La convención aprobó 12 resoluciones, 11 por unanimidad, diseñadas para obtener ciertos derechos y privilegios que a las mujeres de la época se les negaban. La novena resolución exigió que el derecho al voto se aprobara por un estrecho margen ante la insistencia de Stanton, sometió la Convención de Seneca Falls al posterior ridículo y provocó que muchos defensores de los derechos de la mujer retiraran su apoyo. No obstante, sirvió como la piedra angular del movimiento del sufragio femenino que culminó con la aprobación de la Decimonovena Enmienda en 1920.

Los editores de Encyclopaedia Britannica Este artículo fue revisado y actualizado por última vez por Adam Augustyn, editor en jefe, contenido de referencia.


Convención de Seneca Falls - HISTORIA

La estudiante examinará las fuentes primarias sobre la Convención de Seneca Falls en 1848 para comprender por qué era necesario un movimiento por los derechos de las mujeres para obtener mayores derechos para las mujeres.

15 minutos (Extienda la lección a 45 minutos pidiendo a los estudiantes que creen una representación teatral de las actas de la Convención. Asigne roles a los estudiantes haciéndoles representar el papel de los participantes de la convención, los periodistas y los que se oponen a la convención).

Los estudiantes comprenderán la Convención de Seneca Falls en 1848 y por qué era necesario el movimiento por los derechos de las mujeres.

Para los estudiantes dotados / con honores o si el tiempo de clase es limitado, haga que los estudiantes investiguen la información de antecedentes con anticipación (período de clase anterior) y traigan su investigación a la clase. También puede imprimir los sitios web y distribuirlos a los grupos de colaboración (ver más abajo).

  1. Arrancador / Gancho: En la pizarra, escriba “Razones por las que los niños deberían o no poder votar” para iniciar una discusión. Haga que los estudiantes den sus propias opiniones sobre por qué los niños (de 18 años o menos) deben o no tener voz en la elección de su gobierno. Después de la discusión, explique a los estudiantes que se utilizaron las mismas razones que enumeraron para que los jóvenes votaran con respecto a si las mujeres deberían votar.
  2. Instrucción directa:
    1. Proporcionar antecedentes sobre el lugar de la mujer en la sociedad estadounidense del siglo XIX a la clase. Explíqueles que:
      1. Las mujeres estaban limitadas en libertades y derechos en el siglo XIX.
      2. Es necesario un movimiento de mujeres para obtener mayores derechos y sufragio
      3. Tanto hombres como mujeres reformadores participaron en la Convención de Seneca Falls
      4. Las opiniones sobre los derechos de la mujer diferían en el siglo XIX.
      1. http://www.crusadeforthevote.org/early-republic
      2. http://www.crusadeforthevote.org/abolition
      3. http://www.crusadeforthevote.org/seneca-falls-meeting
      1. Divida a los estudiantes en grupos de seis y asigne una fuente principal (ver más abajo).
      2. Dígale a cada grupo que observe, reflexione y cuestione usando la herramienta ORQ de la Biblioteca del Congreso. Cada grupo examinará una fuente específica de evidencia relacionada con la pregunta central: ¿Por qué era necesario un movimiento por los derechos de las mujeres?
      3. Explique a los estudiantes que algunas de las fuentes reflejan positivamente la convención y otras se oponen a la convención.
      4. Una vez que cada grupo haya examinado las fuentes, escriba en la pizarra Observar, reflexionar y preguntar. Haga que los estudiantes envíen a un representante de cada grupo para registrar sus observaciones, reflexiones y preguntas. Discuta en clase.

      Los estudiantes investigarán a uno de los participantes de la Convención de Seneca Falls y crearán una presentación corta para mostrar a la clase durante el próximo período de clases.

      Estándar 1C de Estudios Sociales de UCLA: Especifique los problemas planteados por varias mujeres y cómo respondieron los progresistas convencionales. [Considere múltiples perspectivas]

      Alineación de núcleo común:

      Cite evidencia textual específica para respaldar el análisis de fuentes primarias y secundarias, prestando atención a características tales como la fecha y el origen de la información.


      Elizabeth Cady Stanton organizó la primera Convención sobre los Derechos de la Mujer en 1848 cuando era una joven madre que vivía en Seneca Falls, Nueva York. Crédito de la foto: www.suffragist.com

      ¿Por qué una Convención sobre los derechos de la mujer y los derechos de la mujer # 8217?

      & # 8220 Nací y viví casi cuarenta años en el sur de Bristol, condado de Ontario & # 8211, uno de los lugares más apartados del oeste de Nueva York, pero desde los primeros albores de la razón suspiraba por esa libertad de pensamiento y acción que luego fue negada a todos. womankind & # 8230 Pero no tomé medidas hasta que la reunión en Seneca Falls en 1848, de los pioneros en la causa, dio esta sensación de inquietud en forma y voz, tomé medidas. & # 8221
      Emily Collins

      Para Emily Collins, quien pasó a fundar una organización local de igualdad de derechos, y para otras mujeres de los Estados Unidos de la década de 1840, la noticia de una convención de derechos de las mujeres # 8217 fue un vívido recordatorio de su condición de inferioridad. Por ley o por costumbre, una mujer soltera generalmente no votaba, hablaba en público, ocupaba un cargo, asistía a la universidad o se ganaba la vida más que como maestra, costurera, empleada doméstica o trabajadora de un molino. Una mujer casada vivía bajo estas y más restricciones: no podía hacer contratos, demandar en los tribunales, divorciarse de un marido abusivo, obtener la custodia de sus hijos o poseer bienes, ni siquiera la ropa que usaba. Aunque las esposas de clase media reinaban en la esfera doméstica, legalmente sus maridos las controlaban. Las mujeres expresaron públicamente su deseo de igualdad, pero no fue hasta 1848 que un puñado de reformadores en Seneca Falls, Nueva York, convocaron & # 8220Una Convención para discutir la condición y los derechos sociales, civiles y religiosos de la mujer & # 8221.

      ¿Por qué Seneca Falls? Una importante comunidad de reformas surgió en el oeste de Nueva York en las décadas de 1830 y 40. Entre estos reformadores se encontraban abolicionistas que se unieron a parientes y comenzaron negocios en Seneca Falls y Waterloo. Aquí y en otros lugares, mujeres cuáqueras como Filadelfia Lucretia Mott asumieron un papel activo en el esfuerzo por acabar con la esclavitud. Para Mott, su hermana Martha Wright, Jane Hunt, Mary Ann M & # 8217Clintock y Elizabeth Cady Stanton, de 32 años, el siguiente paso fue exigir derechos para las mujeres. En julio de 1848 planearon la convención y elaboraron una lista formal de quejas basadas en la Declaración de Independencia, denunciando las desigualdades en los derechos de propiedad, educación, empleo, religión, matrimonio y familia, y sufragio. La demanda de la & # 8220 franquicia selectiva & # 8221 fue tan radical que incluso Mott protestó, pero Stanton se salió con la suya. El 19 de julio se presentó la Declaración de Sentimientos ante una audiencia de 300 personas. & # 8220 Sostenemos que estas verdades son evidentes: que todos los hombres y mujeres son creados iguales, & # 8221 anunció Stanton en la Primera Convención de Derechos de las Mujeres # 8217.

      Los defensores esperaban controversia. Las verdaderas damas, escribió un periódico de Filadelfia después de la convención, sería una tontería sacrificar su condición de & # 8220esposas, bellas, vírgenes y madres & # 8221 por la igualdad de derechos. Muchos firmantes de la declaración eliminaron sus nombres. Pero 12 días después se llevó a cabo una segunda convención en Rochester. Hacia el cambio de siglo, ejércitos de mujeres marcharon por el sufragio. Hoy en día, muchas de las demandas más radicales de la convención se dan por sentadas. La Declaración de Sentimientos fue el comienzo, sus palabras tienen una relevancia que va mucho más allá de ese cálido día de julio en Seneca Falls.

      Adaptado del folleto Women & # 8217s Rights, publicado por el Servicio de Parques Nacionales, Departamento del Interior de EE. UU., 1994.

      River Campus (dirección postal): 500 Joseph C. Wilson Blvd., Rochester, NY 14627

      River Campus (GPS / mapas): 252 Elmwood Ave., Rochester, Nueva York


      Convención de Seneca Falls - HISTORIA

      Convención de Seneca Falls
      Declaración de sentimientos
      1848

      Elizabeth Cady Stanton y Lucretia Mott, dos activistas estadounidenses del movimiento para abolir la esclavitud convocaron la primera conferencia para abordar los derechos y problemas de la mujer en Seneca Falls, Nueva York, en 1848. Parte de la razón para hacerlo fue que Mott había sido rechazó el permiso para hablar en la convención mundial contra la esclavitud en Londres, a pesar de que había sido delegada oficial. Aplicando el análisis de la libertad humana desarrollado en el movimiento abolicionista, Stanton y otros comenzaron la carrera pública del análisis feminista moderno. La Declaración exigía abiertamente que la sociedad reconociera y respetara los derechos de las mujeres como individuos portadores de derechos. Estaba firmado por sesenta y ocho mujeres y treinta y dos hombres. -imhs

      <1> Cuando, en el curso de los acontecimientos humanos, se hace necesario que una parte de la familia del hombre asuma entre la gente de la tierra una posición diferente de la que han ocupado hasta ahora, pero a la que las leyes de la naturaleza y del Dios de la naturaleza les da derecho, un respeto decente a las opiniones de la humanidad requiere que declaren las causas que los impulsan a tal proceder.

      <2> Sostenemos que estas verdades son evidentes: que todos los hombres y mujeres son creados iguales, que están dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables, entre los que se encuentran la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad que garantizan estos derechos. los gobiernos se instituyen, derivando sus poderes justos del consentimiento de los gobernados. Siempre que cualquier forma de gobierno se vuelva destructiva de estos fines, quienes la padecen tienen derecho a negarse a su lealtad e insistir en la institución de un nuevo gobierno, asentando sus cimientos en tales principios y organizando sus poderes en tal forma, que a ellos les parecerá más probable que afecte su seguridad y felicidad. La prudencia, de hecho, dictará que los gobiernos establecidos desde hace mucho tiempo no deben cambiarse por causas ligeras y pasajeras y, en consecuencia, toda la experiencia ha demostrado que la humanidad está más dispuesta a sufrir. mientras los males son soportables, que enderezarse aboliendo las formas a las que están acostumbrados. Pero cuando una larga serie de abusos y usurpaciones, que persigue invariablemente el mismo objeto, muestra un plan para reducirlos al despotismo absoluto, es su deber deshacerse de ese gobierno y proporcionar nuevas protecciones para su seguridad futura. Tal ha sido el paciente sufrimiento de las mujeres bajo este gobierno, y tal es ahora la necesidad que las obliga a exigir la posición de igualdad a la que tienen derecho. La historia de la humanidad es una historia de reiterados agravios y usurpaciones por parte del hombre hacia la mujer, teniendo como objeto directo el establecimiento de una tiranía absoluta sobre ella. Para probar esto, que los hechos se presenten a un mundo sincero.

      <3> La historia de la humanidad es una historia de reiterados agravios y usurpaciones por parte del hombre hacia la mujer, teniendo como objeto directo el establecimiento de una tiranía absoluta sobre ella. Para probar esto, que los hechos se presenten a un mundo sincero.

      <4> Él nunca le ha permitido ejercer su derecho inalienable al sufragio electivo.

      <5> Él la ha obligado a someterse a leyes, en cuya formación ella no tenía voz.

      <6> Él le ha negado los derechos que le son otorgados a los hombres más ignorantes y degradados, tanto a los nativos como a los extranjeros.

      <7> Habiéndola privado de este primer derecho de ciudadano, el sufragio electivo, dejándola sin representación en los pasillos de la legislación, la ha oprimido por todos lados.

      <8> Él la ha hecho, si está casada, a los ojos de la ley, civilmente muerta.

      <9> Él le ha quitado todos los derechos de propiedad, incluso el salario que gana.

      <10> La ha convertido, moralmente, en un ser irresponsable, ya que puede cometer muchos delitos con impunidad, siempre que se hagan en presencia de su marido. En el pacto del matrimonio, ella se ve obligada a prometer obediencia a su esposo, convirtiéndose, a todos los efectos, en su amo, la ley que le da poder para privarla de su libertad y administrar el castigo.

      <11> Él ha formulado las leyes del divorcio, en cuanto a cuáles serán las causas apropiadas, y en caso de separación, a quién se le dará la tutela de los hijos, de manera que sea totalmente independiente de la felicidad de las mujeres: la ley, en todos los casos, partiendo de una falsa suposición de la supremacía del hombre, y entregando todo el poder en sus manos.

      <12> Después de privarla de todos los derechos como mujer casada, si es soltera, y propietaria de una propiedad, la ha gravado para apoyar a un gobierno que la reconoce solo cuando su propiedad puede ser rentable para él.

      <13> Él ha monopolizado casi todos los empleos rentables, y de aquellos a quienes se le permite seguir, ella recibe una remuneración escasa. Él cierra contra ella todas las vías de riqueza y distinción que considera más honorables para él. Como profesora de teología, medicina o derecho, no se la conoce.

      <14> Él le ha negado las facilidades para obtener una educación completa, todas las universidades están cerradas en su contra.

      <15> Él la permite en la iglesia, así como en el estado, pero una posición subordinada, reclamando autoridad apostólica por su exclusión del ministerio y, con algunas excepciones, de cualquier participación pública en los asuntos de la iglesia.

      <16> Ha creado un sentimiento público falso al dar al mundo un código de moral diferente para hombres y mujeres, por el cual las delincuencias morales que excluyen a las mujeres de la sociedad, no solo son toleradas, sino consideradas de poca importancia en el hombre.

      <17> Él ha usurpado la prerrogativa de Jehová mismo, reclamando como su derecho asignarle una esfera de acción, cuando eso pertenece a su conciencia y a su Dios.

      <18> Se ha esforzado, de todas las formas posibles, para destruir su confianza en sus propios poderes, disminuir su respeto por sí misma y hacerla dispuesta a llevar una vida dependiente y abyecta.

      <19> Ahora, en vista de esta privación total de la mitad de la gente de este país, su degradación social y religiosa, en vista de las leyes injustas antes mencionadas, y porque las mujeres se sienten agraviadas, oprimidas y despojadas fraudulentamente. de sus derechos más sagrados, insistimos en que tengan admisión inmediata a todos los derechos y privilegios que les pertenecen como ciudadanos de los Estados Unidos.


      Convención de Seneca Falls - HISTORIA

      Chester Comix ha creado paneles de historietas especialmente para el Museo Nacional de Historia de la Mujer que explora la importancia de la Convención de Seneca Falls y cuatro personas: Elizabeth Cady Stanton, Lucretia Mott, Frederick Douglass y Sojourner Truth, que fueron líderes del siglo XIX en la lucha por la igualdad. e igualdad de derechos. En esta lección, los estudiantes explorarán la Convención e imaginarán vivir en un momento en los Estados Unidos cuando las mujeres no tenían derechos legales importantes, incluido el derecho al voto. Los estudiantes aprenderán cómo la Convención marcó el comienzo del Movimiento por el Sufragio, un modelo de activismo pacífico que finalmente condujo a la aprobación de la Enmienda 19 casi 72 años después de la convención de Seneca Falls. Mediante el uso de la historia y las ideas compartidas en los paneles de historietas, así como las técnicas que demuestran cómo enseñar a través de las historietas, los estudiantes trabajarán en colaboración para investigar, obtener una mejor comprensión del sufragio femenino y crear sus propios paneles de historietas explorando los resultados de la El movimiento del sufragio ilustrando la Procesión del Sufragio Femenino de 1913 o la ratificación de la 19ª Enmienda en agosto de 1920.

      • Los estudiantes comprenderán que el objetivo del Movimiento por el Sufragio era emancipar Mujeres estadounidenses dándoles el derecho al voto.
      • Usando la información y las ideas recopiladas de la tira cómica de Seneca Falls, los estudiantes identificarán el propósito de la reunión en Seneca Falls y discutirán las contribuciones de Frederick Douglass, Lucretia Mott, Elizabeth Cady Stanton y Sojourner Truth al movimiento del sufragio.
      • Los estudiantes compararán el propósito de la Declaración de Sentimientos con la Declaración de Independencia.
      • Trabajando en colaboración o individualmente, los estudiantes investigarán y crearán un panel de historietas que ilustre la Procesión del Sufragio de la Mujer de 1913 o un panel de historietas sobre la firma de la 19ª Enmienda. ¿Cómo se sintieron las mujeres?
      • Los estudiantes llevarán un diario de vocabulario para reconocer y repasar palabras que describen eventos históricos que están discutiendo.

      Esta lección relevante del plan de estudios requerirá que los estudiantes escriban narrativas y usen técnicas efectivas y detalles descriptivos para desarrollar experiencias reales o imaginarias y usar palabras y frases concretas para transmitir eventos históricos.

      Los estudiantes deben tener un conocimiento básico de la lucha por los derechos de la mujer, la abolición, la Declaración de Independencia y el legado de activismo pacífico y protesta de Estados Unidos por la igualdad. Sugerencia: como clase, revise la Línea de tiempo del sufragio femenino para obtener una descripción general del movimiento del sufragio. (Actividad sugerida 1)

      Es aconsejable cargar palabras de vocabulario especialmente para estudiantes ELL. El organizador gráfico, What is that Word, se puede utilizar para ayudar a los estudiantes a identificar y encontrar la definición de palabras desconocidas. También puede pedirles a los estudiantes que mantengan un "Diario de vocabulario" para identificar nuevas palabras y ayudar a desarrollar su vocabulario. Utilice la Guía de vocabulario para identificar palabras y conceptos que pueden resultar desconocidos para los estudiantes. Encourage students to use a vocabulary diary or the What is that Word worksheet to build their knowledge and understanding of the words used in the lesson.

      When looking at the comics, students can feel out the meaning based on the context and action taking place. Encourage students to look at any actions or objects in the panel that illustrate what is happening in the story to help them define the word.

      Day 1

      Getting Started: Introduce your students to the Suffrage Movement.

      Encourage your students to imagine a time when American women could not vote and had no voice in electing officials who made the laws that govern the nation.

      If possible, project on screen:

      The right of citizens of the United States to vote shall not be denied or abridged by the United States or by any State on account of sex.

      Explain that this sentence changed history. It is from the 19 th amendment which was ratificado (passed) on August 18, 1920 133 years after the ratification of the Constitution! Over the course of those 133 years and despite the fact that they were declared citizens of the United States under the 14 th Amendment—women—by law, could not vote. Ask students to reflect on the condition of women who had no say in deciding their future. They could not vote for any elected office from President to local officials, even the dog catcher! The law did not allow women to have a voice in the day to day laws which impacted their lives.

      Until well into the 1800s, women were “disenfranchised”. Their property became that of their husband when they married. Very few had a formal education. Even the wages they earned belonged to their husband and they did not have the right to vote.

      How do you think women felt about that?

      By the mid-1900s, hundreds of thousands of women protested for the right to vote. They were called Suffragists.

      Ask: Can anyone can name an important Suffragist?

      Ask: Can you think of another group of people that suffered the same injustices that women did?

      In 1848, the Suffragist Movement formally began with the Seneca Falls Convention.

      As a class, look at the Woman Suffrage Timeline. Students will share out what they learned and their thoughts with each other. If time permits, allow a 10-minute share out discussion with the class as a whole. What surprises the students?

      Dia 2

      Activity One: Reading History through Comics

      Tiempo: One-hour

      • Smart board or overhead projector,
      • Chester Comix The Seneca Falls Conventionwith words blanked out and with words included
      • Graphic organizers:
        • See, Say, Think #1
        • How Does it Relate?

        Getting Started:

        Before beginning the activities, ask your students:

        • Do you like comic books? Have them give examples
        • Visit Chester Comix Tar Heel Tales pg. 4
          • Do comic books have heroes? What do they think makes someone a hero?
          • Can you be a hero without super powers?

          Full Group Activity: Each student should have a graphic organizer (See, Say, Think #1)

          Project the Seneca Falls Convention comic with the words blanked out

          1. If desired, provide each student with a copy of the blanked out comics.
          2. Tell the students to carefully look at each panel. Model this by doing a picture walk through of the first few panels, pointing out facial expression, activities, objects and details. Discuss what these things could mean. Have students complete the picture walk and record their observations on the What Do I See portion of the worksheet.
          3. Ask students to share some of the things they see and what they think that it means.
          4. Tell students that to use their observations to make predictions about the panel’s story. Allow 5 minutes for the students to share their ideas and predictions.
          5. Project the Seneca Falls Convention comix with the words included. Read the panels together as a class. Have students note details that they think are important in the What Does It Say portion of the graphic organizer.
          6. Post the question: How does the Seneca Falls Convention relate to one or more of the following the Abolition Movement, Activism, Civil Rights, Equality and Suffrage. Discuss with the class what to look for, find at least one example as a group. Give students time to fill out the What Do I Think portion of the graphic organizer.
          7. Divide the students into Think, Pair, Share groups (pairs or triads) to discuss their answers and ideas. Each student should write at least two connections they observe on sticky notes. (10 minutes).

          Groups should then share out as a class. Use the How Does It Relate Graphic Organizer. Depending on the size of the class and your normal template for group work group share can be done in a number of ways

          1. Enlarge the How Does It Relate graphic organizer to poster size and list student responses in the topic area.
          2. Use a document camera to project the How Does It Relate graphic organizer on the board and have students use sticky notes to place their responses.
          3. Post each topic in a different place in the room and have students move to a topic and provide an example their group has brainstormed from the How Does It Relate graphic organizer.
          4. Post the graphic and use sticky notes as the students’ exit ticket. Students should be able to state and explain their position using text evidence.

          Day 3

          Activity Two: Reading History through Comics

          Tiempo: Una hora

          “What happened at the Seneca Falls Convention?” “Why is this Convention historically important?” “Who were the “big names” at the Convention?”

          Give students time to review their graphic organizers from Day 1 and confer with their table group. Each group will share one or two key facts. (10 minutes)

          Students will be working in table groups for this activity. Each group will receive one Chester Comix panel either Frederick Douglass, Lucretia Mott, Elizabeth Cady Stanton, or Sojourner Truth. Explain to the group that is assigned Sojourner Truth that although she is a vital part of the Suffrage Movement she wasn’t at Seneca Falls, the first Women’s Rights Conference ever held in the United States. Ask them to use their inferencing skills to answer the questions: Why do you think she is part of this story? Why do you think other conferences were held in Massachusetts and Ohio just a few years later? Why do you think Sojourner Truth was asked to speak? What do you think Sojourner Truth represents in this comic.

          NOTE: Students can find out more about her “Ain't I A Woman Speech” at the Sojourner Truth Institute, the Sojourner Truth Project, or listen to the speech here.

          Ask students to give a few examples of how Sojourner Truth was able to answer the arguments that people made as to why women shouldn’t have equal rights.

          (Suggest: this activity would be appropriate for the whole class)

          Groups will follow the same procedure as Day One using the See, Say, Think #2 graphic organizer.

          Explain to them that the What Do I Think should be used to explain the importance of their featured person to the success of the Convention. (30 minutes)

          Each group will share their featured person with the class, highlighting the contributions to the Seneca Convention. (20 minutes) Project each group’s assigned panel during read out so that every student can follow the story and ideas.

          Remind the class that the lesson opened with the questions, What Makes Someone a Hero? Ask them after reading and discussing these comic panels: Who do you think is a hero? ¿Por qué?

          Day 4

          Activity Three: Reading History through Comics

          Tiempo: una hora

          • graphic organizers
          • computers or ipads
          • Access to internet for research and/or library reference materials
          • Blank comics page and/or online comic creator such as Comic Master, Read Write Think, or picklebums

          Activity: Moving forward to the Vote (can be completed as homework)

          Working collaboratively or individually, students will research and create a comic panel(s) illustrating and explaining the:

          The comic panel(s) must reference, in some way, Seneca Falls. Students will share out their comic with the class. If possible, project each student panel to share with the class.

          Potential Image Sources for Reference: Hundreds of free source images are available on line that can be used for this project. Students should search:

          • 1913 Woman Suffrage Procession images
          • Ratification of the 19 th Amendment images

          Extension Activity (Grades Six and up)

          Essential Declarations in American History

          Give students copies of both the Declaración de la independencia y el Declaration of Sentiments and ask them to compare the opening paragraphs of each document. In what ways are the documents similar? How are they different?

          Ask the students to examine each document’s “resolutions”. In what ways are the similar? If they have the same or similar purpose what is the intent of the document? Why do they think Elizabeth Cady Stanton chose to frame the document in this way?

          Assignment: Students will create a brief presentation—encourage creativity: comic panel, power point, or blog post addressing the topic: The Declaration of Sentiments: Independence for All.

          Introduce a topic or text clearly, state an opinion, and create an organizational structure in which ideas are logically grouped to support the writer's purpose.

          CCSS.ELA-LITERACY.W.5.1.B
          Provide logically ordered reasons that are supported by facts and details.

          c CSS.ELA-LITERACY.W.5.3
          Write narratives to develop real or imagined experiences or events using effective technique, descriptive details, and clear event sequences.

          CCSS.ELA-LITERACY.W.5.3.A
          Orient the reader by establishing a situation and introducing a narrator and/or characters organize an event sequence that unfolds naturally.

          CCSS.ELA-LITERACY.W.5.3.B
          Use narrative techniques, such as dialogue, description, and pacing, to develop experiences and events or show the responses of characters to situations.

          CCSS.ELA-LITERACY.W.5.3.C
          Use a variety of transitional words, phrases, and clauses to manage the sequence of events.

          CCSS.ELA-LITERACY.W.5.3.D
          Use concrete words and phrases and sensory details to convey experiences and events precisely.

          CCSS.ELA-LITERACY.W.5.3.E
          Provide a conclusion that follows from the narrated experiences or events.

          D2.Civ.2.3-5. Explain how a democracy relies on people’s responsible participation, and draw implications for how individuals should participate

          D2.Civ.8.3-5. Identify core civic virtues and democratic principles that guide government, society, and communities.

          D2.Civ.12.3-5. Explain how rules and laws change society and how people change rules and laws.

          D2.His.3.3-5. Generate questions about individuals and groups who have shaped significant historical changes and continuities.

          D2.His.4.3-5. Explain why individuals and groups during the same historical period differed in their perspectives.

          D2.His.2.6-8. Classify series of historical events and developments as examples of change and/or continuity.

          D2.Civ.8.6-8. Analyze ideas and principles contained in the founding documents of the United States, and explain how they influence the social and political system.

          D2.Civ.14.6-8. Compare historical and contemporary means of changing societies, and promoting the common good.

          D2.His.3.6-8. Use questions generated about individuals and groups to analyze why they, and the developments they shaped, are seen as historically significant.

          c CSS.ELA-LITERACY.W.5.3
          Write narratives to develop real or imagined experiences or events using effective technique, descriptive details, and clear event sequences.

          CCSS.ELA-LITERACY.W.5.3.A
          Orient the reader by establishing a situation and introducing a narrator and/or characters organize an event sequence that unfolds naturally.

          CCSS.ELA-LITERACY.W.5.3.B
          Use narrative techniques, such as dialogue, description, and pacing, to develop experiences and events or show the responses of characters to situations.

          CCSS.ELA-LITERACY.W.5.3.C
          Use a variety of transitional words, phrases, and clauses to manage the sequence of events.

          CCSS.ELA-LITERACY.W.5.3.D
          Use concrete words and phrases and sensory details to convey experiences and events precisely.

          National Core Art Standards

          Anchor Standard 1. Generate and conceptualize artistic ideas and work.

          Anchor Standard 8. Interpret intent and meaning in artistic work.The student will communicate personal ideas, experiences, and narratives through the creation of works of art, using a variety of media.


          Seneca Falls Convention, July 1848

          The text of this report is from the original tract produced after the Convention in the North Star Printing Office owned by Frederick Douglass, Rochester, New York. It was reprinted several times and circulated as a sales item at local and national women’s rights conventions.

          Held at Seneca Falls, N.Y., July 19th and 20th, 1848. Rochester: Printed by John Dick at the North Star Office

          A Convention to discuss the SOCIAL, CIVIL, AND RELIGIOUS CONDITION OF WOMAN, was called by the Women of Seneca County, N.Y., and held at the village of Seneca Falls, in the Wesleyan Chapel on the 19th and 20th of July, 1848.

          The question was discussed throughout two entire days: the first day by women exclusively, the second day men participated in the deliberations. LUCRETIA MOTT, of Philadelphia, was the moving spirit of the occasion.

          On the morning of the 19th, the Convention assembled at 11 o’clock. The meeting was organized by appointing MARY M’CLINTOCK Secretary. The object of the meeting was then stated by ELIZABETH C. STANTON after which, remarks were made by LUCRETIA MOTT, urging the women present to throw aside the trammels of education, and not allow their new position to prevent them from joining in the debates of the meeting. The Declaration of Sentiments, offered for the acceptance of the Convention, was then read by E. C. STANTON. A proposition was made to have it re-read by paragraph, and after much consideration, some changes were suggested and adopted. The propriety of obtaining the signatures of men to the Declaration was discussed in an animated manner: a vote in favor was given but concluding that the final decision would be the legitimate business of the next day, it was referred.

          Adjourned to half-past two.

          In the afternoon, the meeting assembled according to adjournment, and was opened by reading the minutes of the morning session. E. C. STANTON then addressed the meeting, and was followed by LUCRETIA MOTT. The reading of the Declaration was called for, an addition having been inserted since the morning session. A vote taken upon the amendment was carried, and papers circulated to obtain signatures. The following resolutions were then read:

          Whereas, the great precept of nature is conceded to be “that man shall pursue his own true and substantial happiness.” Blackstone, in his Commentaries, remarks, that this law of Nature being coeval with mankind, and dictated by God himself, is of course superior in obligation to any other. It is binding over all the globe, in all countries, and at all times not human laws are of any validity if contrary to this, and such of them as are valid, derive all their force, and all their validity, and all their authority, mediately and immediately, from this original Therefore,

          Resolved, That such laws as conflict, in any way, with the true and substantial happiness of woman, are contrary to the great precept of nature, and of no validity for this is “superior in obligation to any other.”

          Resolved, That all laws which prevent woman from occupying such a station in society as her conscience shall dictate, or which place her in a position inferior to that of man, are contrary to the great precept of nature, and therefore of no force or authority.

          Resolved, That woman is man’s equal–was intended to be so by the Creator, and the highest good of the race demands that she should be recognized as such.

          Resolved, That the women of this country ought to be enlightened in regard to the laws under which they live, that they may no longer publish their degradation, by declaring themselves satisfied with their present position, not their ignorance, by asserting that they have all the rights they want.

          Resolved, That inasmuch as man, while claiming for himself intellectual superiority, does accord to woman moral superiority, it is pre-eminently his duty to encourage her to speak, and teach as she has an opportunity, in all religious assemblies.

          Resolved, That the same amount of virtue, delicacy, and refinement of behavior, that is required of woman in the social state, should also be required of man, and the same transgressions should be visited with equal severity on both man and woman.

          Resolved, That the objection of indelicacy and impropriety, which is so often brought against woman when she addresses a public audience, comes with a very ill grace from those who encourage, by their attendance, her appearance on the stage, in the concert, or in the feats of the circus.

          Resolved, That woman has too long rested satisfied in the circumscribed limits which corrupt customs and a perverted application of the Scriptures have marked out for her, and that it is time she should move in the enlarged sphere which her great Creator has assigned her.

          Resolved, That it is the duty of the women of this country to secure to themselves their sacred right to the elective franchise.

          Resolved, That the equality of human rights results necessarily from the fact of the identity of the race in capabilities and responsibilities.

          Resolved, Therefore, That, being invested by the Creator with the same capabilities, and the same consciousness of responsibility for their exercise, it is demonstrably the right and duty of woman, equally with man, to promote every righteous cause, by every righteous means and especially in regard to the great subjects of morals and religion, it is self-evidently her right to participate with her brother in teaching them, both in private and in public, by writing and by speaking, by any instrumentalities proper to be used, and in any assemblies proper to be held and this being a self-evident truth, growing out of the divinely implanted principles of human nature, and custom or authority adverse to it, whether modern or wearing the hoary sanction of antiquity, is to be regarded as self-evident falsehood, and at war with the interests of mankind.

          LUCRETIA MOTT read a humorous article from a newspaper, written by MARTHA C. WRIGHT. After an address by E.W. M’CLINTOCK, , the meeting adjourned to 10 o’clock the next morning.

          In the evening, LUCRETIA MOTT spoke with her usual eloquence and power to a large and intelligent audience on the subject of Reforms in general.

          The Convention assembled at the hour appointed, JAMES MOTT, of Philadelphia, in the Chair. The minutes of the previous day having been read, E.C. STANTON again read the Declaration of Sentiments, which was freely discussed by LUCRETIA MOTT, ANSEL BASCOM, S. E. WOOLWORTH, THOMAS AND MARY ANN M’CLINTOCK, FREDERICK DOUGLAS, AMY POST, CATHARINE STEBBINS, AND ELIZABETH C. STANTON, and was unanimously adopted, as follows:

          Declaration of Sentiments

          When, in the course of human events, it becomes necessary for one portion of the family of man to assume among the people of the earth a position different from that which they have hitherto occupied, but one to which the laws of nature and of nature’s God entitle them, a decent respect to the opinions of mankind requires that they should declare the causes that impel them to such a course.

          We hold these truths to be self-evident that all men and women are created equal that they are endowed by their Creator with certain inalienable rights that among these are life, liberty, and the pursuit of happiness that to secure these rights governments are instituted, deriving their just powers from the consent of the governed. Whenever any form of Government becomes destructive of these ends, it is the right of those who suffer from it to refuse allegiance to it, and to insist upon the institution of a new government, laying its foundation on such principles, and organizing its powers in such form as to them shall seem most likely to effect their safety and happiness. Prudence, indeed, will dictate that governments long established should not be changed for light and transient causes and accordingly, all experience hath shown that mankind are more disposed to suffer, while evils are sufferable, than to right themselves, by abolishing the forms to which they are accustomed. But when a long train of abuses and usurpations, pursuing invariably the same object, evinces a design to reduce them under absolute despotism, it is their duty to throw off such government, and to provide new guards for their future security. Such has been the patient sufferance of the women under this government, and such is now the necessity which constrains them to demand the equal station to which they are entitled.

          The history of mankind is a history of repeated injuries and usurpations on the part of man toward woman, having in direct object the establishment of an absolute tyranny over her. To prove this, let facts be submitted to a candid world.

          He has never permitted her to exercise her inalienable right to the elective franchise.

          He has compelled her to submit to laws, in the formation of which she had no voice.

          He has withheld from her rights which are given to the most ignorant and degraded men – both natives and foreigners.

          Having deprived her of this first right of a citizen, the elective franchise, thereby leaving her without representation in the halls of legislation, he has oppressed her on all sides.

          He has made her, if married, in the eye of the law, civilly dead.

          He has taken from her all right in property, even to the wages she earns.

          He has made her, morally, an irresponsible being, as she can commit many crimes, with impunity, provided they be done in the presence of her husband. In the covenant of marriage, she is compelled to promise obedience to her husband, he becoming, to all intents and purposes, her master – the law giving him power to deprive her of her liberty, and to administer chastisement.

          He has so framed the laws of divorce, as to what shall be the proper causes of divorce in case of separation, to whom the guardianship of the children shall be given, as to be wholly regardless of the happiness of women – the law, in all cases, going upon the false supposition of the supremacy of man, and giving all power into his hands.

          After depriving her of all rights as a married woman, if single and the owner of property, he has taxed her to support a government which recognizes her only when her property can be made profitable to it.

          He has monopolized nearly all the profitable employments, and from those she is permitted to follow, she receives but a scanty remuneration.

          He closes against her all the avenues to wealth and distinction, which he considers most honorable to himself. As a teacher of theology, medicine, or law, she is not known.

          He has denied her the facilities for obtaining a thorough education – all colleges being closed against her.

          He allows her in Church as well as State, but a subordinate position, claiming Apostolic authority for her exclusion from the ministry, and with some exceptions, from any public participation in the affairs of the Church.

          He has created a false public sentiment, by giving to the world a different code of morals for men and women, by which moral delinquencies which exclude women from society, are not only tolerated but deemed of little account in man.

          He has usurped the prerogative of Jehovah himself, claiming it as his right to assign for her a sphere of action, when that belongs to her conscience and her God.

          He has endeavored, in every way that he could to destroy her confidence in her own powers, to lessen her self-respect, and to make her willing to lead a dependent and abject life.

          Now, in view of this entire disfranchisement of one-half the people of this country, their social and religious degradation, – in view of the unjust laws above mentioned, and because women do feel themselves aggrieved, oppressed, and fraudulently deprived of their most sacred rights, we insist that they have immediate admission to all the rights and privileges which belong to them as citizens of these United States.

          In entering upon the great work before us, we anticipate no small amount of misconception, misrepresentation, and ridicule but we shall use every instrumentality within our power to effect our object. We shall employ agents, circulate tracts, petition the State and national Legislatures, and endeavor to enlist the pulpit and the press in our behalf. We hope this Convention will be followed by a series of Conventions, embracing every part of the country.

          Firmly relying upon the final triumph of the Right and the True, we do this day affix our signatures to this declaration.

          Lucretia Mott
          Harriet Cady Eaton
          Margaret Pryor
          Elizabeth Cady Stanton
          Eunice Newton Foote
          Mary Ann M’Clintock
          Margaret Schooley
          Martha C. Wright
          Jane C. Hunt
          Amy Post
          Catharine F. Stebbins
          Mary Ann Frink
          Lydia Mount
          Delia Mathews
          Catharine C. Paine
          Elizabeth W. M’Clintock
          Malvina Seymour
          Phebe Mosher
          Catharine Shaw
          Deborah Scott
          Sarah Hallowell
          Mary M’Clintock
          Mary Gilbert
          Sophrone Taylor
          Cynthia Davis
          Hannah Plant
          Lucy Jones
          Sarah Whitney
          Mary H. Hallowell
          Elizabeth Conklin
          Sally Pitcher
          Mary Conklin
          Susan Quinn
          Mary S. Mirror
          Phebe King
          Julia Ann Drake
          Charlotte Woodward
          Martha Underhill
          Dorothy Mathews
          Eunice Barker
          Sarah R. Woods
          Lydia Gild
          Sarah Hoffman
          Elizabeth Leslie
          Martha Ridley
          Rachel D. Bonnel
          Betsey Tewksbury
          Rhoda Palmer
          Margaret Jenkins
          Cynthia Fuller
          Mary Martin
          P. A. Culvert
          Susan R. Doty
          Rebecca Race
          Sarah A. Mosher
          Mary E. Vail
          Lucy Spalding
          Lavinia Latham
          Sarah Smith
          Eliza Martin
          Maria E. Wilbur
          Elizabeth D. Smith
          Caroline Barker
          Ann Porter
          Experience Gibbs
          Antoinette E. Segur
          Hannah J. Latham
          Sarah Sisson

          The following are the names of the gentlemen present in favor of the movement:

          Richard P. Hunt
          Samuel D. Tillman
          Justin Williams
          Elisha Foote
          Frederick Douglass
          Henry Seymour
          Henry W. Seymour
          David Spalding
          William G. Barker
          Elias J. Doty
          John Jones
          William S. Dell
          James Mott
          William Burroughs
          Robert Smallbridge
          Jacob Mathews
          Charles L. Hoskins
          Thomas M’Clintock
          Saron Phillips
          Jacob P. Chamberlain
          Jonathan Metcalf
          Nathan J. Milliken
          S.E. Woodworth
          Edward F. Underhill
          George W. Pryor
          Joel D. Bunker
          Isaac Van Tassel
          Thomas Dell
          E. W. Capron
          Stephen Shear
          Henry Hatley
          Azaliah Schooley

          The meeting adjourned until two o’clock.

          At the appointed hour the meeting convened. The minutes having been read, the resolutions of the day before were read and taken up separately. Some, from their self-evident truth, elicited but little remark others, after some criticism, much debate, and some slight alterations, were finally passed by a large majority. The meeting closed with a forcible speech from LUCRETIA MOSS.

          Adjourned to half-past seven o’clock.

          The meeting opened by reading the minutes, E.C. STANTON volunteered an address in defence of the many severe accusations brought against the much-abused “Lords of Creation.”

          THOMAS M’CLINTOCK then read several extracts from Blackstone, in proof of woman’s servitude to man after which LUCRETIA MOTT offered and spoke to the following resolution: Resolved, That the speedy success of our cause depends upon the zealous and untiring efforts of both men and women, for the overthrow of the monopoly of the pulpit, and for the securing to woman an equal participation with men in the various trades, professions, and commerce.

          The Resolution was adopted.

          M.A. M’CLINTOCK, JR. delivered a short, but impressive address, calling upon woman to arouse from her lethargy and be true to herself and her God. When she had concluded, FREDERICK DOUGLAS arose, and in an excellent and appropriate speech, ably supported the cause of woman.

          The meeting was closed by one of LUCRETIA MOTT’S most beautiful and spiritual appeals. She commanded the earnest attention of that large audience for nearly an hour.

          List of site sources >>>


          Ver el vídeo: Seneca Falls, un recorrido por siglo y medio de reivindicación femenina (Enero 2022).