La historia

¿Cómo encontrar la imagen de una manufactura de instrumentos musicales del siglo XVII?


¿Cómo encontrar en Goolge Images una imagen de fabricación del siglo XVII o XVIII? El dibujo (o litografía) mostraba una sala con personas sentadas y construyendo instrumentos musicales. He visto esta imagen una vez pero ya no la encuentro. ¡Gracias por la ayuda!

Las respuestas esperadas son ejemplos de entradas de búsqueda o tal vez alguien conozca esta imagen. También se agradecen sugerencias de dibujos similares.


¿Este quizás?

Fuente

Si no, intente buscar imágenes visualmente similares

Encontré esto al iniciar una búsqueda de imágenes en Google para "grabado Luthier".

Es de Encyclopédie, ou dictionnaire raisonné des sciences, des arts et des métiers, publicado por primera vez en 1751 y editado por Denis Diderot.


Una breve historia de los instrumentos de navegación

Es bastante fácil orientarse por su hogar, su vecindario local o incluso su ciudad o ciudad natal, pero ¿qué sucede si necesita ir más lejos? Suponga que está atravesando un desierto o un océano sin puntos de referencia familiares que lo guíen. Es muy fácil perderse. Los comerciantes y exploradores ambulantes se han enfrentado a estos desafíos de navegación durante miles de años y han desarrollado numerosos medios para superarlos. Desde los albores de la historia, la humanidad ha utilizado el Sol, el objeto más predecible del cielo, para determinar la hora del día y establecer la dirección. Durante muchos milenios, hemos adquirido conocimientos sobre las posiciones ocupadas en el cielo nocturno por la Luna, las estrellas y los planetas, y hemos utilizado ese conocimiento para la navegación. Las siguientes secciones analizan brevemente algunos de los instrumentos y tecnologías que el hombre ha utilizado para adquirir dicha información y orientarse por todo el mundo.


¿Cómo encontrar la imagen de una manufactura de instrumentos musicales del siglo XVII? - Historia

A primera vista, puede parecer que no hay mucha conexión entre la "Revolución Científica" que tuvo lugar en Europa Occidental a partir del siglo XVII EC, y las revoluciones políticas que tuvieron lugar en Europa Occidental y sus colonias a partir de finales del siglo XX. siglo 18. ¿Qué podría tener que ver el desarrollo del cálculo y el descubrimiento de las leyes de la física (como la gravitación) con el derrocamiento de los gobiernos monárquicos y coloniales y el establecimiento de nuevas democracias?

De hecho, tienen mucho que ver entre sí. Para comprender la conexión, y también para comprender mejor los desarrollos científicos y políticos, debemos mirar a la ideas filosóficas que comparten.

Existen 2 ideas fundamentales tanto para la "Revolución Científica" como para las revoluciones políticas. Estas 2 ideas aparecen de una forma u otra en los documentos básicos de ambos. Son:

    la idea de que el universo y todo lo que hay en él funciona de acuerdo con las "leyes de la naturaleza". Estas leyes son establecidas por el Ser Divino (generalmente el Dios del judaísmo, el cristianismo y el Islam). (1) Así, el universo está dirigido en última instancia por un ser divino, pero este ser divino no hace las cosas al azar o de manera caprichosa, sino que el ser divino hace que las cosas funcionen de manera ordenada y regular. Esta idea va acompañada de

Ahora, la idea de que podemos aprender cosas verdaderas sobre el universo mediante la observación y el razonamiento tiene importantes implicaciones para la política, el pensamiento y la vida en general. Primero, todo el mundo es capaz de observar las cosas y todo el mundo es capaz de razonar. Si no pudiéramos observar y razonar, no se podría esperar que tomemos decisiones, obedezcamos las leyes, las reglas religiosas y los estándares morales, etc. Por supuesto, algunas personas carecen de la capacidad de observar ciertas cosas (las personas ciegas no pueden observar los colores, por ejemplo), pero todos pueden observar algo.

Si todos tenemos la capacidad de observar y razonar, entonces, en principio, todos tenemos la capacidad de aprender cosas verdaderas sobre el universo, según los escritores de la Revolución Científica y la "Ilustración" europea. En otras palabras, si queremos aprender cómo funciona el universo, desde cómo se forman los volcanes hasta cómo ocurren las enfermedades, cómo se desarrollan las estrellas y qué tipo de leyes son justas para los humanos, podemos hacerlo entrenando nuestros poderes de observación y razonamiento. Podemos entrenar nuestro poder de observación y razonamiento aprendiendo matemáticas (aritmética, álgebra, geometría) y lógica, registrando y verificando cuidadosamente nuestras observaciones y haciendo experimentos. Todos los humanos somos capaces de hacer estas cosas. Y, si escribimos nuestros hallazgos y mostramos nuestro razonamiento cuidadosamente, otros pueden verificar nuestros resultados.

Galileo (1564-1642 italiano) es un ejemplo de un escritor que expuso estas ideas.

En su libro El ensayador, escrito en 1623, Galileo dijo: "La filosofía está escrita en este gran libro del universo, que está continuamente abierto a nuestra mirada. Pero el libro no se puede entender a menos que primero se aprenda a comprender el idioma y a leer el alfabeto en el que se Está compuesto. Está escrito en el lenguaje de las matemáticas, y sus caracteres son triángulos, círculos y otras figuras geométricas, sin los cuales es humanamente imposible entender una sola palabra de él sin estos, uno vaga en un laberinto oscuro ".

(Por 'filosofía' Galileo significa tanto lo que llamaríamos filosofía como también las ciencias naturales, que en su tiempo fueron estudiadas como parte de la filosofía. Para más información sobre el gran astrónomo, físico y matemático Galileo, consulte el excelente sitio web del Prof. Fowler en la Universidad de Virginia).

Lo que Galileo está diciendo es que el funcionamiento del universo es comprensible y que necesitamos las matemáticas para comprenderlo. Hoy en día, esto puede parecerle a mucha gente un punto muy obvio: por supuesto, necesitamos aprender matemáticas para entender cosas, tantos campos se basan en medidas, estadísticas, "hechos y cifras". Pero no era tan obvio en la época de Galileo, y fue juzgado y encarcelado por sus teorías que se basaban en esta idea.

¿Por qué alguien querría castigar a Galileo por esto?

Galileo fue castigado por ciertos miembros importantes de la Iglesia católica. Recuerde que en la Europa de la época de Galileo, no había separación de Iglesia y Estado, las autoridades religiosas dirigían las universidades y podían censurar publicaciones, y trabajaban mano a mano con los gobiernos de los distintos países. Galileo vivía en Italia, que era católica, y se metió en líos con algunas personas cercanas al Papa.

El problema básico que encontraron estas autoridades religiosas fue que algunos de los descubrimientos científicos de Galileo parecían contradecir la interpretación católica oficial de las escrituras cristianas o contradecir la interpretación católica oficial de Aristóteles. (Por qué la Iglesia Católica aceptó las obras de Aristóteles es una larga historia aquí, solo diré que la interpretación de la Iglesia del siglo XVII de la obra científica de Aristóteles no es necesariamente la que pretendía Aristóteles). Por ejemplo, Galileo descubrió más estrellas en el cielo de las que son. mencionado en la Biblia o Aristóteles, porque él tenía un telescopio y Aristóteles y los antiguos hebreos no lo tenían. Galileo descubrió que un objeto más pesado no cae más rápido que uno más liviano (la Iglesia interpretó a Aristóteles diciendo que los objetos pesados ​​caen más rápido que los livianos; un examen detenido de los textos de Aristóteles sugiere que esto es un malentendido o una mala traducción de las palabras de Aristóteles). Por lo tanto, las autoridades de la Iglesia afirmaron que Galileo había contradecido las verdades sagradas. Creían que si la observación y el razonamiento humanos parecían decir algo diferente de las Sagradas Escrituras (o de su interpretación de las Sagradas Escrituras), entonces la observación y el razonamiento humanos deben estar equivocados. (2)

Galileo señaló que no estaba negando la perfección o el papel de Dios como creador, que la Biblia no especificó exactamente cuántas estrellas había, que algunas declaraciones en la Biblia no se entienden literalmente (por ejemplo, incluso la Iglesia estuvo de acuerdo en que el sol no literalmente "levantarse").

Pero Galileo no pudo convencer a las autoridades de la Iglesia de esto, a pesar de que el propio Aristóteles habría estado de acuerdo con Galileo sobre la necesidad de una investigación, un razonamiento y una prueba independientes. Lo que realmente estaba en juego aquí era qué cuenta como conocimiento y por qué quién puede obtener nuevos conocimientos y cómo. La Iglesia sostenía que el conocimiento se revela en las Escrituras que una persona con un llamado religioso y mucha capacitación en interpretaciones aceptadas podría aprender. Otras personas deberían contentarse con escuchar a estas personas religiosas capacitadas explicar las cosas. La Iglesia estaba más interesada en la naturaleza última de las cosas (revelada por Dios) y en cómo lograr la salvación que en el funcionamiento diario de las cosas, por lo que muchas áreas simplemente no estaban cubiertas por las enseñanzas de la Iglesia. Galileo y la Revolución Científica argumentaron que tal vez se necesitaba la revelación religiosa para aprender el significado último de las cosas y el camino a la salvación, pero que la observación y el razonamiento nos dirían sobre cómo las cosas funcionan todos los días y que cualquier ser humano podría aprender estas cosas si trabajara lo suficiente.

Esto prepara el escenario para René Descartes (1596-1650 francés).

Descartes se propuso una doble tarea: (1) Mostrar que Galileo tenía razón sobre cómo buscar conocimiento y (2) Evitar ser encarcelado o ejecutado por esto.

Esto significaba que Descartes tenía que demostrar (1 ') que las cosas verdaderas pueden descubrirse por medio de la observación y el razonamiento y (2') que esta investigación independiente no viola ninguna regla religiosa o moral.

Descartes estaba especialmente equipado para este proyecto, ya que era un genio matemático (inventó la geometría analítica, o lo que se convirtió en geometría analítica, el sistema de coordenadas cartesianas lleva su nombre), un científico (trabajó en óptica y física) y un filósofo. . Fue educado en escuelas católicas y conocía bien sus enseñanzas.

Descartes argumentó que la esencia misma del ser humano era la capacidad de pensar o razonar (ver, por ejemplo, Discurso Cuarta parte Meditación Dos). La Iglesia Católica no podía negar que esta habilidad nos la había dado Dios, ya que solo por medio de esta habilidad podemos tener una idea de Dios, entender las escrituras, el culto, etc. Descartes continuó diciendo que "nunca debemos permitirnos ser persuadido excepto por la evidencia de nuestra razón "(3) (22). Los sentidos y la imaginación, pensó Descartes, podrían ser fuentes importantes de información en bruto, pero podrían darnos información errónea, por lo que debemos tener cuidado de examinar siempre nuestras impresiones e ideas sensoriales mediante el uso de la razón. Algunas de nuestras ideas pueden resultar no ser ciertas, dice Descartes, pero "todas nuestras ideas o nociones deben tener algún fundamento de verdad, porque no sería posible que Dios, que es todo perfecto y todo los han puesto en nosotros sin eso ". (4) Tenga en cuenta que Descartes no afirma que todas nuestras ideas sean verdaderas, sino que incluso las falsas tienen alguna base en la verdad. Nuestras ideas falsas provienen de nuestras reacciones a cosas reales o de nuestras impresiones de cosas reales, y nuestras reacciones e impresiones pueden ser confusas, o podemos tener información insuficiente para hacer un juicio verdadero, etc. A través de la razón, dice, podemos encontrar sacar la verdad.

¿Cómo vamos a descubrir la verdad? Descartes proporciona un método de razonamiento que se parece mucho a los métodos matemáticos y científicos actuales (ver Discurso La segunda parte).

¿Qué verdades descubriremos? Descartes dice en la quinta parte de la Discurso que ha "mostrado cuáles eran las leyes de la naturaleza": Hay, dice, "ciertas leyes que Dios ha establecido en la naturaleza y de las cuales ha impreso en nuestras almas tales nociones, que, después de haber reflexionado suficientemente sobre estos asuntos , no podemos negar que se adhieren estrictamente en todo lo que existe u ocurre en el mundo ". 5 Dios ha hecho que el universo funcione de acuerdo con leyes, sostiene Descartes y Dios nos ha dado impresiones de estas leyes. Mediante la reflexión y el razonamiento, podemos obtener un conocimiento claro de estas leyes. Las leyes de las que habla Descartes son cosas como las leyes de la física, los principios de la respiración y la circulación, etc.

Descartes fue muy cuidadoso en sus publicaciones y solo se metió en problemas mínimos con las autoridades religiosas. Los tiempos comenzaban a cambiar políticamente. Pero Descartes tuvo que permanecer fuera de ciertos países por su propia seguridad. Encontró refugios seguros en lugares con regímenes más tolerantes, e incluso se desempeñó como una especie de profesor de la Reina de Suecia, que era una filósofa y científica muy capaz por derecho propio. Descartes también envió su trabajo de manera informal a filósofos y científicos que pensó que simpatizarían con sus proyectos, y esto hizo correr la voz. Además, hizo algo nuevo e inteligente: publicó su trabajo tanto en francés como en latín. El latín era el idioma de la Iglesia católica y las universidades, por lo que era importante que Descartes lo usara. Pero muchas personas en Europa sabían solo un mínimo de latín, y algunas de estas personas pudieron ser muy útiles. Las personas que sabían bien el latín eran el clero católico (y algunos protestantes) y los que podían estudiar en las universidades. Pero la mayoría de la gente en las universidades era noble y todos eran hombres. Había un número creciente de mujeres nobles y miembros de las clases de comerciantes y artesanos de ambos sexos, que tenían los recursos y el interés para estudiar filosofía y ciencia. Hasta ahora no habían tenido muchas posibilidades. El francés era un idioma que mucha gente sabía que se usaba a menudo fuera de Francia. De modo que estas personas leyeron a Descartes con gran interés y le brindaron debates académicos y, en algunos casos, apoyo político y financiero.

Pero, ¿qué tiene eso que ver con las revoluciones políticas?

Una conexión inmediata se puede ver en el hecho de que Descartes estaba argumentando que el razonamiento era una habilidad que todas las personas tienen, y que esta habilidad que todos tenemos es exactamente lo que necesitamos para aprender sobre el mundo. No necesitamos una educación o educación especial o religión (Descartes se acercó a personas de todas las religiones que conocía). Y Descartes se aseguró de que todos los humanos que supieran leer francés tuvieran la oportunidad de intentarlo. De esta manera, fue muy igualitario. Esto era muy diferente de la forma en que funcionaban la mayoría de las instituciones en su época, donde solo un pequeño número de personas tenía algún poder político o autoridad religiosa, y otros no tenían la oportunidad de intentarlo.

La idea de la igualdad natural y el gobierno de la razón también estaba recibiendo una interpretación explícitamente política en este momento. Thomas Hobbes (1588-1679 inglés) escribió en Leviatán (1651), "La naturaleza ha hecho a los hombres tan iguales en las facultades del cuerpo y la mente, aunque a veces haya un hombre manifiestamente más fuerte en cuerpo o de mente más rápida que otro, sin embargo, cuando todo se considera en conjunto, la diferencia entre hombre y hombre no es tan considerable, como que un hombre pueda reclamar para sí cualquier beneficio, al que otro no pretenda tan bien como él. De esta igualdad de capacidad, surge la igualdad de esperanza en la consecución de nuestros fines "(6 ) (Capítulo XIII). Dada la escasez de recursos, la gente tiende a luchar por la supervivencia, el poder y la protección y el resultado, según Hobbes, es que el "estado de naturaleza" es un estado de guerra. Pero no tenemos que permanecer siempre en guerra, porque la naturaleza misma nos da una salida, y esa salida es descubierta por la razón: "Las pasiones que inclinan a los hombres a la paz son el miedo a la muerte, el deseo de las cosas que son necesarias para una vida cómoda y la esperanza de alcanzarlas por su laboriosidad. Y la razón sugiere convenientes artículos de paz. Estos artículos son los que de otro modo se llaman las Leyes de la Naturaleza "(también Capítulo XIII).

Según Hobbes (cap. XIV), una ley de la naturaleza es "un precepto o regla general, descubierta por la razón, por la cual un hombre tiene prohibido hacer lo que destruye la vida, o le quita los medios para preservarla y para omitir aquello por lo que él piensa que puede ser mejor preservado ".

Las dos primeras leyes de la naturaleza, según Hobbes, son (1) "que todo hombre debe procurar la paz, en la medida en que tenga esperanza de lograrla y cuando no pueda obtenerla, para que pueda ver y utilizar todas las ayudas y ventajas de la guerra "y (2)" que un hombre esté dispuesto, cuando otros también lo están, en cuanto a la paz y la defensa de sí mismo, lo considerará necesario, para dejar este derecho a todas las cosas y estar contento con ello. mucha libertad contra otros hombres, como permitiría a otros hombres contra sí mismo "(Cap. XIV). Hobbes conecta explícitamente la segunda ley con las escrituras cristianas.

Ahora bien, es cierto que los escritores cristianos en Europa habían estado diciendo durante más de un milenio que todas las personas eran iguales ante los ojos de Dios. ¿Qué fue tan diferente aquí?

- Primero, algunos escritores cristianos habían admitido el "derecho divino de los reyes" y, en segundo lugar, los derechos especiales de los aristócratas: se suponía que los reyes, asistidos por los aristócratas, eran los que gobernaban la tierra según la voluntad de Dios. Los reyes y los aristócratas tenían responsabilidades especiales (que algunos se tomaban en serio y otros no), pero también derechos y privilegios especiales. Hobbes está diciendo que nadie puede reclamar con razón un estatus especial por nacimiento, solo se puede ser líder por el acuerdo de aquellos que deben ser dirigidos.. Nadie debe violar ciertos derechos naturales ningún rey debe quitarle tierras a una persona solo porque el rey quiere, por ejemplo. Como dice Hobbes en el cap. XV, es una ley de la naturaleza que todos deben reconocer a los demás como iguales por naturaleza..

- En segundo lugar, Hobbes afirma que las leyes de la naturaleza se pueden descubrir mediante la razón. No necesita una instrucción especial en la interpretación de las Escrituras para descubrir estas leyes y se aplican a todos sin importar cuál sea su religión. Hobbes cree que sus leyes están de acuerdo con la ley religiosa cristiana o con su verdadero espíritu. Pero él piensa que esto se debe a que las enseñanzas cristianas siguen las leyes de la naturaleza, no al revés.

John Locke (inglés 1632-1704) llevó estas ideas aún más lejos.

John Locke estaba familiarizado con el trabajo de Descartes y Hobbes, y él mismo fue una fuente de muchas ideas de la Ilustración francesa, la Revolución estadounidense y la Revolución francesa. Aquí hay algunos pasajes de su Segundo tratado de gobierno (1690), ilustrando una vez más la idea de leyes de la naturaleza descubiertas por la razón.

Al igual que Hobbes, Locke parte de una imagen del "estado de naturaleza" o "estado natural" de los humanos, pero la imagen de Locke es menos dura que la imagen de Hobbes: el estado de naturaleza para todos los hombres, dice, "es un estado de perfecta libertad para ordenar sus acciones y disponer de sus posesiones como mejor les parezca, dentro de los límites de la ley de la naturaleza, sin pedir permiso, o dependiendo de la voluntad de cualquier otro hombre. Un estado también de igualdad, en el que todo poder y la jurisdicción es recíproca, nadie tiene más que otro "(Capítulo II). Esto no es necesariamente un estado de guerra, piensa Locke.

Según Locke, "El estado de naturaleza tiene una ley de la naturaleza que lo gobierna, que obliga a todos y la razón, que es esa ley, enseña a toda la humanidad que quiera consultarla, que, siendo todos iguales e independientes, nadie debe dañar a otro en su vida, salud, libertad o posesiones ”(Capítulo II). Locke es explícito en cuanto a que la esclavitud va en contra de la ley de la naturaleza y argumenta que, por lo tanto, también debería estar en contra de las leyes civiles (Capítulo IV).

Compare estos pasajes de Locke y Hobbes con algunos artículos de la Declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano (Revolución Francesa):

Artículo 1: Los hombres nacen y permanecen libres e iguales en derechos.

Artículo 2: La finalidad de toda asociación política es la preservación de los derechos naturales e imprescriptibles del hombre. Estos derechos son la libertad, la propiedad, la seguridad y la resistencia a la opresión.

Artículo 4: La libertad consiste en la capacidad de hacer cualquier cosa que no perjudique a otro.

Artículo 12: La salvaguarda de los derechos del hombre y del ciudadano requiere de poderes públicos. Por lo tanto, estos poderes se instituyen para el beneficio de todos, no para el beneficio privado de aquellos a quienes están confiados.

1. La mayoría de los científicos, filósofos y activistas políticos en Europa Occidental y sus colonias en este momento eran cristianos de algún tipo (varios tipos de protestantes, así como católicos). Algunos eran judíos. (Recuerde que quedaban muy pocos musulmanes en Europa Occidental en este momento). Sin embargo, las descripciones del ser divino que estos científicos, filósofos y activistas políticos usaron encajarían con las creencias del judaísmo, el cristianismo y el islam. Es decir, los escritos revolucionarios describen un ser divino que es todopoderoso, omnisciente, omnisciente y creador del universo. La mayoría no dice nada que sea específico de ninguna religión monoteísta. Un excelente ejemplo de esto se encuentra en Descartes Discurso sobre el método para conducir correctamente la propia razón y buscar la verdad en las ciencias, Cuarta parte.

2. Es importante notar que algunos teólogos católicos no vieron nada malo en lo que estaba haciendo Galileo, e incluso lo apoyaron. Sin embargo, los que apoyaron a Galileo no fueron los más poderosos políticamente.

3. Todas las citas de Descartes son de Discurso sobre el método para conducir correctamente la propia razón y buscar la verdad en las ciencias, traducido por Donald Cress. La edición utilizada aquí es Discurso sobre el método y meditaciones sobre la primera filosofía, cuarta edición (Hackett Publishing Co., 1998). La cita es de la cuarta parte de la Discurso. La página en esa edición es 22 si está utilizando otra edición de la misma traducción, sus números de página pueden ser diferentes.

4. También de la página 22 de la cuarta parte de la edición mencionada anteriormente.

5. Las citas son de las páginas 24 y 23, respectivamente, en la edición mencionada anteriormente.

6. Hobbes generalmente usa la palabra "hombre" de una manera que sugiere que se refiere a todos los humanos. Se produjo un gran debate sobre si la noción de que todos los "hombres" eran iguales debería implicar que las mujeres deberían tener los mismos derechos políticos, sociales y económicos que los hombres. De manera similar, durante los siguientes dos siglos, surgieron debates sobre si todos los pueblos del mundo deberían tener los mismos derechos.
Las citas de Hobbes provienen de la versión del texto utilizada en esta clase: http://ebooks.adelaide.edu.au/h/hobbes/thomas/h68l/

7. Todas las citas de Locke en esta página provienen de la versión del texto usado en esta clase: http://ebooks.adelaide.edu.au/l/locke/john/l81s/

/>
"La revolución científica del siglo XVII y las revoluciones políticas del siglo XVIII" de Rose Cherubin tiene una licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Compartir igual 3.0 Unported.


Tambores de acero

Los tambores de acero son otra variedad de tambor muy importante en el Caribe, y han llegado a representar a la región en la cultura popular a nivel mundial. Estos tambores, originalmente hechos de barriles de acero y desarrollados en Trinidad a principios del siglo XX, se crearon en respuesta a la prohibición de los tambores de mano y de bambú, según The Toucan Steel Drum Band.

Los tambores de metal, conocidos como tambores de acero o sartenes de acero, producen una multitud de sonidos. Esto se debe a la forma cóncava, que permite que los tambores produzcan diferentes sonidos cuando se golpean en diferentes lugares. También hay varios tamaños diferentes de tambores de acero, lo que lo convierte en un instrumento de sonido diverso que ahora está vinculado a la cultura caribeña y fácilmente reconocible como de la región.


Viola - Historia

La historia de la viola está estrechamente relacionada con el desarrollo de los otros instrumentos de la familia del violín, que se fabricaron por primera vez en el norte de Italia entre 1530 y 1550. Se puede suponer que las versiones alto, tenor y bajo surgieron poco después del instrumento soprano. . Nombres ilustres como Andrea y Nicola Amati, Gasparo da Salò, Andrea Guarnieri y Antonio Stradivari ya estaban asociados a ciudades como Milán, Brescia, Cremona y Venecia en esta época.

Los nombres de todos los instrumentos de cuerda se derivan del término "viola" en los siglos XVI y XVII, describía dos familias de instrumentos de cuerda, la viola da braccio y el viola da gamba. Las denominaciones da braccio y da gamba tienen dos significados, por un lado describen la posición de juego. Da braccio es italiano para "jugado en el brazo" y se refiere a la posición de juego horizontal. Da gamba significa "jugado en la pierna" y se refiere a la posición de juego vertical.

Por otro lado, también describen la construcción característica de los dos instrumentos: la viola da braccio, precursora de los instrumentos de la familia del violín, tenía nervaduras bajas, fondo redondeado, orificios de sonido en forma de F, diapasón sin trastes, mástil levantado del cuerpo con un pergamino y cuatro cuerdas a través de un puente curvo, lo que significaba que podían doblarse individualmente. La viola da gamba tenía costillas altas, vientre abovedado, espalda plana y orificios de sonido en forma de C o F. El cuerpo se extendía hacia arriba, hacia el mástil, el diapasón tenía siete trastes y las cinco a siete cuerdas pasaban por un puente bastante plano, lo que significaba que el arco podía tocar más de dos cuerdas adyacentes a la vez.

En términos de construcción y sonido, el violonchelo también pertenece a la familia del violín, pero se toca da gamba.

La división del registro medio

En el siglo XVI era costumbre que los instrumentos de alto y tenor se fabricaran en diferentes tamaños pero con exactamente la misma afinación. Las versiones alto y tenor de la viola generalmente se afinaban de la siguiente manera: C3, G3, D4, A4, en otras palabras, la misma afinación que la viola moderna. Esta afinación fue una quinta más baja que la afinación de soprano (G3, D4, A4, E5) y dos quintos más alta que la afinación de graves (Bb1, F2, C3, G3). Debido a que las afinaciones de alto y tenor estaban tan alejadas de la afinación de bajo, comenzaron a fabricarse instrumentos más grandes en la afinación de tenor verdadera (F2, C3, G3, D4). Sin embargo, las violas tenor en la "afinación alto" se mantuvieron en uso.

En la Francia de los siglos XVI y XVII, los conjuntos de cuerdas de cinco partes eran la norma. El registro medio lo tocaban tres violas con la misma afinación pero de varios tamaños (cinquième, haute-contre, taille). El conjunto de cuerdas de la corte llamado los 24 “violines du roi” sentó las bases para la orquesta de cuerdas de cinco partes.

Había, por tanto, tres tipos de instrumentos: las violas contraltos en la afinación contralto, cuyo cuerpo (40-42 cm) correspondía al estándar actual de las violas tenor, de 42-45 cm de largo, con un cuello relativamente corto y en el misma afinación y los instrumentos tenores “genuinos” afinados en F. La superposición en el registro medio fue una de las características más distintivas de la orquesta de cuerdas de esa época y llevó a una reasignación de tareas en el período siguiente.

Los roles están claramente definidos

El siglo XVII vio un cambio en los requisitos de los instrumentos de cuerda. La creciente popularidad de la ópera barroca también tuvo consecuencias para el desarrollo de la orquesta: la necesidad de proyectar el esplendor de la música barroca y llenar grandes salas con ella hizo que los poderosos y brillantes violines da braccio finalmente ganaran predominio sobre los más suaves y melosos. sonando da gambas.

La composición del conjunto de cuerdas también cambió, abandonando el conjunto de cinco partes en favor del de cuatro con dos violines, una viola alto y un violoncello como bajo. Este desarrollo, que se completó alrededor de 1750, marcó el golpe de gracia de la viola tenor, que, aunque sonaba pleno, no era particularmente ágil. Desde mediados del siglo XVIII, el violoncello, que en realidad era el instrumento bajo de la familia del violín, surgió para asumir el papel de tocar el registro medio bajo (tenor). La posición del pulgar permitió al violonchelo subir alto en el rango de tenor (e incluso alto) y cerrar la brecha dejada por la viola tenor. Esta nueva asignación de roles en el registro intermedio contenía el área de superposición que sigue siendo obligatoria hasta el día de hoy.

Las primeras obras instructivas para viola comenzaron a aparecer alrededor de 1780 y fueron escritas para violinistas experimentados, lo que demuestra la gran similitud de las técnicas de ejecución de los dos instrumentos.

Modernización alrededor de 1800

Debido a que la música ahora se tocaba con mayor frecuencia en las salas de conciertos, y también porque François Tourte (1747-1835) había reforzado el arco, se realizaron una sucesión de cambios en la construcción de los instrumentos de la familia del violín, incluida la viola, en la finales del siglo XIX. Las cuerdas se hicieron más pesadas y su tensión aumentó para mejorar la proyección, el mástil se colocó en un ligero ángulo hacia atrás con respecto al cuerpo y ahora era más largo, conservando la misma circunferencia en toda su longitud para facilitar que la mano izquierda se deslice hacia arriba y hacia abajo. a diferentes posiciones. Al mismo tiempo se reforzaron la carrocería, el puente y la barra de graves.

Igualdad absoluta

No fue hasta finales del siglo XIX que la viola ganó el mismo estatus que el violín. La gran dificultad fue encontrar el equilibrio perfecto entre tamaño y facilidad de ejecución, como lo demuestran varios intentos de mejorar la construcción del instrumento que llevaron al desarrollo de varios tipos diferentes de viola en la primera mitad del siglo XX. Los instrumentos más pequeños son más fáciles de tocar, pero su sonido es demasiado suave. Los instrumentos más grandes producen el volumen deseado pero son más difíciles de tocar. En 1875 Hermann Ritter hizo una llamada viola alta que tenía un cuerpo de 48 cm de largo. Aunque Richard Wagner y Richard Strauss apreciaron su potente sonido y lo utilizaron en la orquesta, presentó a los músicos considerables dificultades, que incluso fueron perjudiciales para su salud. En la década de 1930, el inglés Lionel Tertis realizó un modelo con un cuerpo de 43 cm de largo, que combinó con éxito tamaño (= volumen) y facilidad de juego. Su sonido pleno, profundo y cálido fue impresionante. Por regla general, los músicos profesionales utilizan instrumentos más grandes (aprox. 43 cm), mientras que los modelos más pequeños (aprox. 40 cm) están destinados a aficionados.


Platillos - Historia

El nombre platillo (además cimbel o cymbel) viene del latín platillo (plural Cymbala para un par de platillos) que a su vez deriva del griego kumbalon (copa).

Los platillos se originaron en Asia y se encuentran entre los instrumentos de percusión más antiguos. Siempre han estado estrechamente asociados con el culto y los rituales religiosos (por ejemplo, los ritos funerarios), aunque también se utilizaban para acompañar bailes, los bailarines colgaban platillos alrededor de sus cuellos en un cordel y los golpeaban al compás de la música. Los platillos solo se usaban en pares y las técnicas de ejecución incluían golpes individuales, strisciatti (girando ambas placas una contra la otra) y rollos.

Ya existía una amplia variedad de platillos en la antigüedad:

  • un gran par de platillos con una construcción que se parecía mucho a la de hoy
  • pequeños platillos de bailarines que se tocaban como castañuelas (platillos de dedo)
  • platos con una ligera curva hacia arriba del borde y una cúpula en forma de olla (platillo chino)
  • dos hemisferios con correas o asas de cuero.

De Oriente a Europa

Los platillos fueron introducidos por primera vez en Europa en la Edad Media por los sarracenos, quienes los llevaron a España y al sur de Italia. Sin embargo, a principios del último milenio volvieron a desaparecer, probablemente porque se había perdido el arte de martillar. A pesar de esto, se pueden encontrar representaciones de platillos en miniaturas medievales hasta aproximadamente el siglo XV.

It was not until the 17th century that cymbals returned to Europe, in the wake of the Turkish wars. Turkey had long been famed for the excellence of its cymbal manufacture. The music spread by Turkish military bands (Janissary music) was characterized by noisy and rhythmic instruments such as the bass drum, the side drum, cymbals, the triangle, the tambourine and the bell-tree. European military bands began imitating Janissary music at the beginning of the 18th century.

It was not long before Turkish cymbals began to be scored – albeit very rarely – in the opera orchestra. Christoph Willibald Gluck asked for them in his opera Iphigénie en Tauride (1779), specifically in the Scythians’ chorus in Act 1 (cymbals, triangle, side drum). The best-known example of an early use of cymbals is probably Wolfgang Amadeus Mozart's Turkish opera from 1782, El rapto del serrallo (cymbals, triangle, bass drum).

It was in the last thirty years of the 19th century that the cymbals finally established themselves as a permanent part of the percussion section. They were used very effectively by Ludwig van Beethoven (in his 9th Symphony), Georges Bizet (in Carmen), Franz Liszt and Richard Wagner among others.


While history is scarce from this era, there is enough information to suggest that our instrument was played by the Romans and Etruscans, but not by the ancient Greeks.

It is interesting to note that the flute seems to disappear with the fall of Rome and only begins to reappear in the 10th and 11th centuries. It is probable that the instrument was introduced into Western Europe by way of Germany from Byzantium. By the 14th century, the flute began to appear in non-Germanic European countries, which included Spain, France and Flanders.


The Origins of 7 Musical Instruments

Long before the Tambourine Man played a song for Bob Dylan, tambourine-like instruments were being used by Ojibwe and Cree people in what is now Canada, in several Middle Eastern cultures, in South India, China, and in Eastern Europe. In ancient Egypt, tambourines were used by temple dancers, and were used in festivals and processions by the Greeks and Romans.

Over in Western Europe, the tambourine began to gain popularity in the mid-18th century as an orchestral instrument, particularly when that infamous rebel of the classical music world, Wolfgang Amadeus Mozart, began to employ it in several compositions. Today, while the tambourine is still occasionally used in orchestral music, it's more commonly associated with Western folk music.

2. Kettle Drum

The kettle drum varies greatly across cultures, but the earliest versions may date back to at least 4000 B.C.E. in Mesopotamia. Babylonian artifacts have also been found with instructions for building kettle drums inscribed on them. Used throughout the ancient Middle East and in many Islamic cultures, kettle drums first arrived in western Europe thanks to soldiers returning home from the Crusades. It's no surprise then that in Western cultures, kettle drums have typically been associated with the military: The kettle drum was used in battle as an imposing noise to signal the opposing army's impending doom, as well as to keep their own soldiers marching in time.

3. Guitars

The first guitar was a variation on a lute, a stringed instrument with a curved back, designed in western Europe in the 13th century. A few hundred years later, the Spanish "vihuela" had come into being, and by the mid-16th century, the "guitarre" had become a popular instrument in Spain, and was subsequently introduced into France. Musically-inclined Spanish and Portugese colonists brought their guitars with them on their trips to Africa and the New World. In the Carribean, regional variants on the guitar sprang up, as indigenous people adopted the instruments to fit traditional music: the tres, from Cuba, and the cuatro, from Puerto Rico, are two such instruments. Further south, the charango came into being—an instrument sometimes made out of the shell of an armadillo—and in Mexico, the huge bass guitar known as a guitarron became a mainstay of mariachi music.

The guitar largely remained part of the rhythm section until the birth of the recording industry in the United States. Guitar makers and players "“ as well as the industry execs "“ wanted louder guitars, and a few people began to look at electronic amplification as a means to this end. In 1931, a man named Adolph Rickenbacker collaborated with George Beauchamp to make the first electric guitar pickup: a magnet with a coil of wire wrapped around it, which when electrified by a current amplified the sound produced by the vibration of the guitar strings. By the end of the 30s and into the 40s, the "electric sound" was being pioneered by jazz, country, and blues guitarists like Merle Travis and Muddy Waters.

But it was rock and roll that really popularized the electric guitar—in particular, the new solid-body guitar (as opposed to the "hollow body" of earlier guitars). Several guitar makers had experimented with the solid-body style, but it was Leo Fender, a radio repairman, who would put the style on the map in 1950, and forever changed the course of American pop music. [Image courtesy of Slash's World.]

4. Violin

The European violin—a four stringed instrument played with a bow, and held between the chin and shoulder—was developed in the 16th century to accompany dances or to echo the melody sung by a vocalist. In the 17th century, the full range of the violin was utilized in operas, concertos, and sonatas, and was used as a solo instrument for the first time.

The instrument really took off, however, in the years between 1650 and 1750, when all of Europe was succumbing to the violin craze. The hub of violin-making activity was the town of Cremona in northern Italy, where some estimates place the number of violins produced at 20,000. As home to some of the most famous violin-makers of all time, Cremona boasted the likes of Nicola Amati (who died in1684) and his apprentices, Guarneri del Gesu and Antonio Stradivari. Stradivari, of course, is better known as Stradivarius—the Latin version of his family name being the one he chose to sign his instruments with. Stradivarius was famous for his attention to detail and his experimentation, choosing different types of wood, varnishes, and structural techniques to slightly alter the sound each Stradivarius violin produced a unique tone, which is part of why they are so prized today. In the last 37 years of his life, Stradivarius cranked out an average of one instrument a week—violins and cellos—which was an astounding feat, considering the amount of attention he devoted to each instrument. There are about 1,000 "Strads" still in existence, which can each fetch up to $2 million.

5. Accordion

Beloved instrument of Steve Urkel and Weird Al Yankovic, the accordion's history lies in the wind instruments of Asian and African societies. In fact, "free reeds," which create the distinctive sound when air passes over them, have been used in Chinese instruments for over 2000 years.

The modern accordion was first designed in Austria in the early 19th century—unlike modern accordions, however, it only featured a keyboard on one side, with the other end was used to operate the bellows. Today, there are three types of accordions: the piano accordion (which has a piano-like keyboard on one end of the instrument) the concertina (a hexagonal instrument which has no keys, only buttons on each end) and the button accordion (which is pretty much what it sounds like). All three types work by expanding and squeezing together the bellows, forcing air over the free reeds inside and causing them to vibrate, with the keys and buttons determining the pitch.

6. Harmonica

In the small town of Trossingen, Germany, in 1857, a clockmaker named Matthias Hohner started producing "mouth organs," based on an earlier design by Christian Buschmann in 1821. While another Trossinger, Christian Messner, had already started manufacturing harmonicas by 1930, Hohner was the first to mass-produce them, and the first to ship them across the Atlantic to the US, in 1868. It wasn't long before the mouth organ, now known as the harmonica, became an essential component of a variety of musical styles in the west, including folk, country-western, and (of course) the blues.

7. Saxophone

The saxophone is the baby of the reed family, brought into the world in 1841 at the Brussels Exhibition by the Belgian inventor Adolphe Sax. Originally made in 14 different sizes and keys, today three or four horns dominate the scene (with the soprano, the tenor, the alto and the baritone are the most prominent). In 1845, Sax organized a "battle of the bands" in which he led a group of musicians playing his new saxophone (as well as other brass instruments) in competition against an ensemble playing the traditional instruments of the French military band. Sax's band was so enthusiastically received by the audience that the French government decided—shockingly—to adopt the saxophone as part of their standard band lineup.


How to find the image of a 17th century music instruments manufacture? - Historia

The Rickenbacker International Corporation (RIC) grew out of the first company founded for the sole purpose of creating and manufacturing fully electric musical instruments and amplifiers-the Los Angeles-based Electro String Instrument Corporation. Founded in 1931 by Adolph Rickenbacker and George D. Beauchamp, this pioneering firm produced "Rickenbacker Electro Instruments", the first modern electric guitars. RIC's history now spans 90 years in business on the leading edge of music trends that have changed popular culture forever. Played by Hawaiian musicians of the 1930s to jazz bassists of the 1990s, by the Beatles and Byrds to the most-current rock groups on MTV, the ringing sound of Rickenbacker instruments has helped define music as we know it. Never resting on its laurels, RIC continues to ignite and propel the electric guitar's transformation of music by providing today's musicians with the finest instruments available.

It all began in 1920s Los Angeles, a city fast becoming the entertainment capital of the world. Like many of his contemporaries, steel player George Beauchamp (pronounced Beechum) sought a louder, improved guitar. Several inventors had already tried to build louder stringed instruments by adding megaphone-like amplifying horns to them. Beauchamp saw one of these and went looking for someone to build him one, too. His search led to John Dopyera, a violin repairman with a shop fairly close to Beauchamp's L.A. home.

Dopyera and his brother Rudy's first attempt for George sat on a stand a Victrola horn attached to the bottom and pointed towards the audience. It was a failure, so the Dopyeras then started experiments with thin, cone-like aluminum resonators attached to a guitar bridge and placed inside a metal body. A successful prototype (soon dubbed "the tri-cone") used three of these resonators. Beauchamp, so pleased with the results, suggested forming a manufacturing company with the Dopyeras, who had already started making more guitars in their shop. Setting out to find investors, he took the tri-cone prototype and the Sol Hoopii Trio (a world-famous Hawaiian group) to a lavish party held by his millionaire cousin-in-law, Ted Kleinmeyer. He was so excited about the guitar and the prospects for a new company that he gave Beauchamp a check for $12,000 that night.

Substantial production of the metal-body guitars began almost immediately. Beauchamp, acting as general manager, hired some of the most experienced and competent craftsmen available, including several members of his own family and the Dopyeras. He purchased equipment and located the new factory near Adolph Rickenbacker's tool and die shop. Rickenbacker (known to his friends as Rick) was a highly skilled production engineer with experience in a wide variety of manufacturing techniques. Swiss-born, he was also a relative of WWI flying ace Eddie Rickenbacker. Well equipped to manufacture metal bodies for the Nationals, Adolph owned one of the largest deep-drawing presses on the West Coast and soon carried the title of engineer in the National Company.

Unfortunately, the seeds for an internal dispute within National were planted in the very beginning. By late 1928 the Dopyeras became very disgruntled with the management of company and resources. John Dopyera, who rightfully considered himself an inventor, ironically thought that Beauchamp wasted time experimenting with new ideas. Dopyera and Beauchamp lived in two different worlds and apparently were at odds on every level of personal, business and social interaction. That they could not work together successfully was a foregone conclusion. Another problem was Ted Kleinmeyer, who had inherited a million dollars at 21 and was trying to spend it all before turning 30 (when he would inherit another million). A Roaring '20s party animal, successful losing money faster than he could make it, he started hounding Beauchamp for cash advances from National's till. George's fault was that he could not turn people down, especially his friends and the company's president.

John Dopyera quit and formed the Dobro Corporation, but maintained National stock. The Dopyera brothers would eventually win more in a court settlement. Then Ted Kleinmeyer, nearly broke (and a few years away from the rest of his inheritance), sold his controlling interest in the concern to another Dopyera, brother Louis. In a shakeup that followed, Beauchamp and several other employees were fired. Now George needed a new project and a new company, fast.

Along with others of his day, he had thought about the possibility of an electric guitar for several years and, though not schooled in electronics, had started experimenting as early as 1925 with PA systems and microphones. Early on he made a single-string test guitar out of a 2x4 board and a pickup from a Brunswick electric phonograph. This experiment shaped his thinking and put him on the right path. After leaving National, he began his home experiments in earnest and attended night-school classes in electronics.

By 1930 many people familiar with electricity knew that a metal moving through a magnetic field caused a disturbance that in turn could be translated into an electric current by a nearby coil of wire. Electrical generators and phonograph pickups utilized different applications of this principle. The problem building a guitar pickup was creating a practical way of translating the strings' vibration directly into a current. After many months of trial and error, George developed a pickup that consisted of two horseshoe magnets. The strings passed through these and over a coil, which had six pole pieces concentrating the magnetic field under each string. (Conducting work on his dining room table, he used the motor out of the family washing machine to wind the coil. Paul Barth, who helped Beauchamp, said that they eventually used a sewing machine motor.)

When the pickup seemed to be doing its job, Beauchamp called on Harry Watson, a skilled craftsman who had been National's factory superintendent, to make a wooden neck and body for it. In several hours, carving with small hand tools, a rasp, and a file, the first fully electric guitar took form. It was nicknamed the "Frying Pan," for obvious reasons. Anxious to manufacture it, Beauchamp enlisted his friend Adolph Rickenbacker. With Adolph's help, know-how, ideas, and capital were abundant. The first name of the company was Ro-Pat-In Corporation but was soon changed to Electro String. Adolph became president and George secretary-treasurer. They called the instruments Rickenbackers because it was a famous name (thanks to cousin Eddie) and easier than Beauchamp to pronounce. Paul Barth and Billy Lane, who helped with an early preamplifier design, both had small financial interests in the company as production began in a small rented shop at 6071 S. Western Ave., next to Rickenbacker's tool and die plant. (Rick's other company still made metal parts for National and Dobro guitars and Bakelite plastic products such as Klee-B-Tween toothbrushes, fountain pens, and candle holders.)

Electro String had several obstacles. Timing could not have been worse--1931 heralded the lowest depths of the Great Depression and few people had money to spend on guitars. Musicians resisted at first they had no experience with electrics and only the most farsighted saw their potential. The Patent Office did not know if the Frying Pan was an electrical device or a musical instrument. What's more, no patent category included both. Many competing companies rushed to get an electric guitar onto the market, too. By 1935 it seemed futile to maintain a legal battle against all of these potential patent infringements.

Hawaiian guitars (lap steels) would be the best known and most accepted 1930s Rickenbackers. Early literature illustrates both 6- and 7-string versions of the Frying Pan. Both had the same cast aluminum construction, compared with the prototype's wood. Over the years (this guitar would be available into the 1950s) two scale lengths would be offered: 22 1/2 inch and 25 inch. Workers stuffed the bodies and necks with newspapers, which today can provide a clue as to the guitar's date of manufacture. Soon after the Frying Pan, several additional steel models were offered, the most popular being the hard-plastic Bakelite Model B, later named Model BD. The earliest examples had a volume control and five decorative chrome cover plates on top. By the late 1930s they had both tone and volume controls and white-enameled metal cover plates. In the 1970s, David Lindley used a Bakelite steel on many recordings with Jackson Browne, proving the integrity of the original design in a modern context. Many players consider these lap steels the finest ever produced.

Electro String's first Spanish (standard) guitar had a flattop hollow body with small F-holes and a slotted-peghead. A bound neck joined at the 14th fret. By the mid-1930s, the concert-sized Ken Roberts Model (named after one of Beauchamp's guitar-playing friends) came out. It had a bound neck that joined the body at the 17th fret, a shaded 2-tone brown top with F-holes, and a Kauffman vibrato tailpiece. In the 1930s and 1940s there were at least two electric arch top models. The SP had a maple body, shaded spruce top, bound rosewood neck with large position markers, and a built-in horseshoe pickup. The Model S-59 sported a blonde finish and a narrow, detachable horseshoe pickup. This so-called "Rickenbacker Electro peerless adjustable pickup unit" was also available as a separate accessory and would attach to most F-hole style arch tops.

Despite the popularity of arch tops, the 1935 Bakelite Model B Spanish guitar made the most history for Rickenbacker. Though not entirely solid (it had thick plastic walls and a detachable Spanish neck), it achieved the desired result-virtual elimination of the acoustic feedback that plagued big-box electrics of the day. It set the stage for all solid body guitars to follow, even though it was difficult to play sitting down on the bandstand. (A Bakelite Spanish the size most guitarists were accustomed to would have been as heavy, literally, as a sack of bowling balls.) A variation of the Bakelite Spanish invented by Doc Kauffman (who would later become Leo Fender's first partner) was the Vibrola Spanish Guitar, an ungainly thing equipped with a motorized vibrato tailpiece. So heavy, it required a stand to hold it up.

From the very beginning Electro String developed and sold amplifiers. After all, the instruments worked only in conjunction with them. The first production-model amp was designed and built by a Mr. Van Nest at his L.A. radio shop. Shortly thereafter, Beauchamp and Rickenbacker hired design engineer Ralph Robertson to work on amplifiers. He developed the new circuitry for a line that by 1941 included at least four models. The speaker in the Professional Model was designed by James B. Lansing. Early Rickenbacker amps influenced, among others, Leo Fender who by the early 1940s repaired them at his radio shop in nearby Fullerton, California.

How did Rickenbacker guitars shape the 1930s music industry? Beauchamp had many friends and contacts in the entertainment community and as a result many stars used his instruments. Sol Hoopii and Dick McIntyre, to name just two popular Hawaiian steel guitarists, played Rickenbackers on countless influential recordings. Perry Botkin, who did many recording sessions with Bing Crosby and other Hollywood stars, used one of the few Vibrola Spanish Models. Les Paul owned a Rickenbacker. Electro String even made Harpo Marx an electric harp. A family of Rickenbacker Electro String Instruments was born, all using some variation of the horseshoe-magnet pickup. Besides guitars and mandolins, the company invented fully electric bass viols, violins, cellos and violas. An electric piano prototype sat in the firm's front office for years. Most of these instruments totally disregarded traditional styling. Rickenbacker realized that a fully electric instrument did not have to retain the appearance of its acoustical counterpart. This conceptual jump-the first of several Rickenbacker revolutions-liberated the thinking of designers to come.

By 1940, after fifteen years in the fast lane, Beauchamp became frustrated and disenchanted with the instrument business, partly due to his deteriorating health. His second passion, fishing and designing fishing lures, captured his attention. He patented one that he sought to manufacture to raise the necessary capital he sold his shares in Electro String to Harold Kinney, Rickenbacker's bookkeeper. Soon after this, Beauchamp went deep sea fishing and had a fatal heart attack. His funeral procession was over two miles long. A true pioneer of electric instruments, he unfortunately did not live to see the electric guitar reach its full potential.


Hopf Violin

This violin was made in Klingenthal, Germany around 1880. This commercial violin bears a square arching and outline typically seen in Klingenthal trade instruments of the late 19th century branded “HOPF.” J. Howard Foote, in his 1882 catalog indicates: “Hopf violins are well known by their peculiar shape and color. But few Violins sold as “Hopf” are genuine. Nos. (catalog numbers) 5871-73 are made by the successor of the original “Hopf” both in name and vocation.” This instrument, Foote catalog #5872, is described as “Genuine ‘Hopf,’ extra quality, ebony trimmings and fingerboard, ‘Stainer’ model. $80.00 per dozen.”

Caspar Hopf is thought to have founded the Klingenthal tradition of violin making in the late 17th century. From these beginnings until this century, 24 makers bearing the Hopf family name worked in Saxony, primarily in Klingenthal. The family is generally known for their extensive production of inexpensive and commercial instruments for the trade. This violin is made of a two-piece table of spruce, back of maple with irregular fine figure, ribs of medium-fine figure, neck, pegbox and scroll of medium-fine figured maple, and a deep reddish-purple varnish.

Location Currently not on view Object Name violin Date made 1878-1882 Place Made Germany: Saxony, Klingenthal Physical Description spruce (table material) maple (back material) Measurements overall: 35.2 cm x 20.1 cm 13 7/8 in x 7 15/16 in ID Number MI.055677 catalog number 055677 accession number 11535 Credit Line Gift of J. Howard Foote See more items in Cultural and Community Life: Musical Instruments Music & Musical Instruments Violins Data Source National Museum of American History

Our collection database is a work in progress. We may update this record based on further research and review. Learn more about our approach to sharing our collection online.

If you would like to know how you can use content on this page, see the Smithsonian's Terms of Use. If you need to request an image for publication or other use, please visit Rights and Reproductions.

List of site sources >>>


Ver el vídeo: Fabrica de Instrumentos Musicales (Enero 2022).