La historia

Nicolas Flamel: ¿escriba erudito o alquimista misterioso?


Nicolas Flamel fue un francés que vivió entre los siglos XIV y XV. los del siglo XVII, sin embargo, lo convirtieron en un alquimista de éxito, y su reputación como tal permaneció incuestionable durante más de un siglo.

Aunque la vida del Flamel real e histórico se reveló durante el siglo XVIII, todavía es más conocido como alquimista. Incluso hoy, Flamel el alquimista aparece en la cultura popular, sobre todo en J.K. Rowling Harry Potter y la Piedra Filosofal .

Nicolas Flamel solo ganó su reputación como alquimista durante el siglo XVII y pudo mantenerla durante más de un siglo. La verdadera identidad histórica de Flamel fue cuestionada por primera vez en 1761 por el Abbé Étienne-François Villain. En ese año, Villain publicó su Histoire Critique de Nicolas Flamel et de Pernelle sa Femme ( Historia crítica de Nicolas Flamel y su esposa Pernelle ), en el que afirmó que la vida de Flamel como alquimista no podía estar respaldada por pruebas históricas.

También afirmó que el Livre des figures hiéroglyphiques ( Exposición de figuras jeroglíficas ), atribuido a Flamel y publicado en 1612, fue de hecho escrito por su editor, Pierre Arnauld de la Chevalerie bajo el seudónimo de Eiranaeus Orandus, y que de la Chevalerie fue el responsable de iniciar la leyenda de Flamel.

Las afirmaciones de Villain eran ciertamente controvertidas en ese momento y muchos saltaron para defender la reputación de Flamel como alquimista, siendo el más notable Antoine-Joseph Pernety. El material utilizado por Pernety para defender a Flamel se extrajo en gran parte de la introducción del autor a la Exposición de figuras jeroglíficas que fue popular durante el siglo XIX entre quienes apoyaban la idea de que Flamel era un alquimista.

Nicolas Flamel. (Racconish / )

No hace falta decir que, con el paso del tiempo, las leyendas que rodean a Nicolás Flamel crecieron y fueron embellecidas por sus seguidores, y algunas de ellas se mencionarán más adelante. Afortunadamente para nosotros, Villain no solo criticó la creencia generalizada de que Flamel era un alquimista consumado, sino que también, a través de su arduo trabajo, descubrió la historia real de esta figura más grande que la vida.

La vida de Nicolas Flamel

Se puede decir, en primer lugar, que efectivamente existió una persona llamada Nicolas Flamel. Aunque no es del todo seguro, el año 1330 se cita comúnmente como el año de su nacimiento. Nació en Pontoise o en París.

A finales del siglo XIV y principios del XV, Flamel vivió en París y trabajó como escriba público. Además, dirigió dos tiendas que se construyeron contra la pared de la iglesia de Saint-Jacques-de-la-Boucherie. También se registra que Flamel sirvió como guardián de la iglesia en su parroquia y que se casó con una mujer llamada Pernelle (o Perenelle) en 1368.

  • Haciendo una sustancia mágica para la salud y la riqueza: el descubrimiento de las transcripciones de la alquimia por Newton
  • La ciencia ficción medieval existía: así es como se ve
  • La religión no es enemiga de la ciencia: ha inspirado a los científicos durante siglos

Una página iluminada de un libro sobre procesos y recibos alquímicos. Se sabía que Nicolas Flamel había sido escriba. (Fæ / CC BY-SA 4.0 )

Su esposa había enviudado (no una, sino dos) y trajo consigo al matrimonio la fortuna de sus dos maridos anteriores. Además de poseer varias propiedades, la pareja también contribuyó financieramente a muchas iglesias y albergues. Por ejemplo, una de las formas en que la pareja gastó su riqueza fue encargando obras esculpidas para iglesias, un ejemplo de lo cual es el tímpano del osario (destruido hace mucho tiempo) del cementerio de los Santos Inocentes.

Otro ejemplo de la filantropía de los Flamel fue la construcción de casas para alojar a las personas sin hogar de París. Uno de estos sobrevive hasta el día de hoy y es la casa de piedra más antigua de la ciudad. La casa, conocida hoy como la Casa de Nicolas Flamel, se completó en 1407 y está situada en 51 Rue de Montmorency, en el 3er distrito de París.

A las personas sin hogar de la ciudad se les permitió permanecer en estas casas, con la condición de que rezaran por las almas de los muertos. La inscripción (en francés medio) justo debajo de la cornisa de la planta baja de la casa Nicolas Flamel da fe de ello. Esta inscripción traducida dice: " A los labradores y las mujeres que vivimos en el porche de esta casa, construida en 1407, se nos pide que digamos todos los días un "Padre Nuestro" y un "Ave María" orando a Dios para que su gracia perdone a los pobres y a los pecadores muertos. amén .”

Fachada de planta baja y vista detallada de su inscripción y jambas de puerta de la Casa Nicolas Flamel. (Tangopaso / )

Una posible explicación de la filantropía de los Flamel es que no tenían hijos y, por lo tanto, podían permitirse gastar en obras de caridad y obras de arte monumentales. Estas buenas obras también garantizarían que Flamel y su esposa continuarían siendo recordados y conmemorados después de su muerte.

Otra prueba de la existencia de Flamel es la lápida que diseñó para sí mismo. Este artefacto se exhibe hoy en el Musée de Cluny, un museo de la Edad Media en París. La iglesia donde fue enterrado Flamel, la iglesia de Saint-Jacques-de-la-Boucherie, fue destruida a finales del 18 th siglo y la lápida de Flamel se convirtió posteriormente en una tabla de cortar en una tienda de comestibles parisina.

Lápida de Nicolas Flamel. (CSvBibra / )

Afortunadamente, fue rescatado de este ignominioso destino y finalmente llegó al Musée de Cluny. Aparte de la lápida de Flamel, otro artefacto relacionado con su otra vida es su testamento, que está fechado el 22 de noviembre de 1416. Se cree que su muerte tuvo lugar el 22 de marzo del año siguiente.

De este testamento tenemos una idea de la riqueza de Flamel. Aparte de las fortunas aportadas por Pernelle de sus matrimonios anteriores, Flamel obtuvo su riqueza a través de su trabajo como escriba, que fue una ocupación bien remunerada durante la Edad Media, antes de la invención de la imprenta. Curiosamente, algunos han especulado que Flamel y su esposa se enriquecieron a través de negocios ilegales con judíos, lo que también puede usarse para explicar cómo se involucró en la alquimia en primer lugar.

¿Estaba Nicolas Flamel realmente involucrado en la alquimia?

La información disponible sobre la vida de Flamel lo convierte en uno de los personajes medievales mejor documentados de la historia de la alquimia. Sin embargo, en estas fuentes confiables, no se menciona en absoluto los supuestos tratos de Flamel con la alquimia. Tampoco hay nada sobre él incursionando en los campos relacionados de la farmacia y la medicina, ni ninguna evidencia de que Flamel haya adquirido más educación más allá de la necesaria para su trabajo como escriba.

Además de eso, ningún tratado alquímico conocido que data de finales del siglo XVI. th Century cita a Flamel como fuente medieval. Incluso si Flamel hubiera probado suerte con la alquimia (lo cual no es imposible), es poco probable que haya progresado mucho en este campo o que haya hecho contribuciones significativas a él. La evidencia disponible sugiere que la reputación de Flamel como maestro alquimista fue una invención de los 17 th siglo.

Si bien las afirmaciones hechas sobre Flamel el alquimista son bastante inverosímiles, brindan material interesante para leer. El más común de ellos es que Flamel había alcanzado la inmortalidad a través del Elixir de la Vida.

Por ejemplo, ya en el siglo XVII, los viajeros afirmaron que Flamel y su esposa todavía estaban vivos y trabajando en la India. Para entonces, la pareja tenía casi 400 años.

Nuevamente, durante el siglo XVIII, cuando el debate en torno a la reputación de Flamel como alquimista estaba furioso en París, algunos espectadores engañados supuestamente vieron a Flamel, su esposa y su hijo, asistiendo a una actuación en la ópera de París.

Además, se afirma que iban acompañados de un artista que estaba esbozando sus retratos. Además, Flamel el alquimista también es famoso por haber creado con éxito la Piedra Filosofal, que tiene el poder de transformar el plomo en oro.

Las hazañas maestras de Nicolas Flamel

Gracias a estas dos hazañas, Flamel se aseguró la reputación de maestro alquimista. De hecho, el objetivo de cualquier alquimista serio era alcanzar la vida eterna y poder transformar el plomo en oro. En algunos casos, el primero se logra a través del Elixir de la Vida, mientras que el segundo a través de la Piedra Filosofal.

En la tradición alquímica europea, el Elixir de la Vida está estrechamente relacionado con la creación de la Piedra Filosofal. Según la leyenda, ciertos alquimistas se han ganado la reputación de creadores del elixir. Estos incluyen a Nicolas Flamel y St. Germain. (Mary Mark Ockerbloom / )

En otros, la Piedra Filosofal por sí sola otorgó ambas habilidades a su poseedor. Con nuestro conocimiento científico actual, los objetivos de la alquimia parecen imposibles. Para los alquimistas, sin embargo, tales ideas eran perfectamente lógicas. Por ejemplo, la teoría de que el plomo podría transformarse en oro se basa en la suposición aristotélica de que el mundo y todo lo que hay en él está formado por cuatro elementos básicos: aire, tierra, fuego y agua, así como tres sustancias `` esenciales '': sal. , mercurio y azufre.

Además, los alquimistas creen que los distintos metales tienen diferentes niveles de "perfección". Se pensaba que el oro representaba el mayor desarrollo de los metales, ya que contenía el equilibrio perfecto de los cuatro elementos, mientras que el plomo era el metal más básico. Si tanto el plomo como el oro contienen los cuatro elementos, aunque en diferentes proporciones, entonces sería posible, según la alquimia, transformar uno en otro cambiando esta proporción.

Alquimista convirtiendo el plomo en oro. ( Dmitriy / Adobe Stock)

Durante su apogeo, la alquimia atrajo incluso a aquellos considerados hoy como figuras importantes en la historia de la ciencia. Una de las figuras más conocidas, por ejemplo, es Isaac Newton. Aunque Newton es mejor conocido por sus inmensas contribuciones a la mecánica clásica, la óptica y el cálculo, es mucho menos conocido por sus trabajos alquímicos.

De hecho, Newton dedicó una gran cantidad de su tiempo a la alquimia y los historiadores han estimado que escribió más de un millón de palabras de notas alquímicas durante su vida. Hoy en día, la alquimia generalmente se considera una pseudociencia. Sin embargo, algunos historiadores de la ciencia de hoy no descartan la alquimia por completo, sino que consideran que sus principios han influido en los grandes descubrimientos de la historia de la ciencia.

Por ejemplo, el primer elemento descubierto que no se conocía ya en la antigüedad fue el fósforo. Este descubrimiento fue realizado en 1649 por Hennig Brand, un alquimista alemán, que estaba en busca de la Piedra Filosofal. Uno de los experimentos de Brand consistió en destilar orina humana y fue gracias a esto que descubrió el fósforo.

  • Siguiendo los símbolos y los huesos de un brujo muerto: Misterios del Camino de Santiago - Parte II
  • La mitología antigua informa la serie moderna: Los fantásticos cuentos populares de Harry Potter
  • La Cleopatra olvidada: en busca de Cleopatra la alquimista y su secreto dorado

El alquimista en busca de la piedra filosofal descubre fósforo. (Tholme / )

Como otro ejemplo, Antoine-Laurent de Lavoisier, el químico francés conocido popularmente como el 'padre de la química moderna', reemplazó los cuatro elementos de la alquimia en 1789 con una nueva lista de elementos, que se agruparon según sus propiedades en gases, no -metales, metales y tierras. Este se considera el primer intento de clasificar los elementos y el comienzo de la tabla periódica.

Al regresar a Flamel el alquimista, parece haber sido más afortunado que los alquimistas de la vida real en su búsqueda del Elixir de la Vida y la Piedra Filosofal. En el Exposición de figuras jeroglíficas , Flamel afirma haber comprado por dos florines un libro titulado Libro de Abraham el judío , y señala que “creo que se lo habían robado o arrebatado a los judíos miserables; o encontrado escondido en alguna parte del antiguo lugar de su morada ”.

El libro contenía personajes extraños que Flamel no entendía. Luego, Flamel mostró su libro a los más grandes eruditos de París, pero ellos tampoco entendieron su contenido, y la mayoría de ellos incluso se burlaron de Flamel cuando les dijo que la receta de la Piedra Filosofal se encontraba en sus páginas. Finalmente, Flamel decidió ir en peregrinación a Santiago de Compostela, con la esperanza de mostrar el libro a algún sabio judío en una sinagoga de España, conociendo así sus secretos.

A su regreso de Santiago de Compostela, Flamel se encontró con un comerciante de Bolonia en León, quien le habló de un médico de la ciudad llamado "Maestro Canches". Este médico era judío, pero se había convertido al cristianismo y posiblemente podría ayudar a Flamel a descifrar su libro. El médico se alegró de ver el libro, ya que había oído hablar de él, pero creía que este trabajo se había perdido hacía mucho tiempo.

El médico pudo descifrar el libro, después de lo cual él y Flamel se fueron a Francia. En Orleans, sin embargo, el médico se enfermó y murió siete días después. Flamel registró que el médico fue enterrado en la Iglesia de la Santa Cruz en Orleans, y que continuó el viaje de regreso a París por su cuenta. El resto del Exposición de figuras jeroglíficas se ocupa del desciframiento de la Libro de Abraham el judío .

Por último, aunque es extremadamente improbable que Flamel fuera un maestro alquimista, como afirman las leyendas, su reputación como tal ha sobrevivido hasta el día de hoy. Por ejemplo, en la novela de Victor Hugo de 1831, El jorobado de Notre Dame , el principal antagonista, Claude Frollo, incursiona en la alquimia y pasa gran parte de su tiempo estudiando la talla en el cementerio de los Santos Inocentes, donde se dice que Flamel escondió sus secretos y códigos alquímicos. En tiempos más recientes, Flamel hace una aparición en J.K. Rowling Harry Potter y la Piedra Filosofal , y en Animales fantásticos: los crímenes de Grindelwald .


Nicolas Flamel, alquimista francés del siglo XIV.

Su cuenta de fácil acceso (EZA) permite a los miembros de su organización descargar contenido para los siguientes usos:

  • Pruebas
  • Muestras
  • Composicion
  • Diseños
  • Cortes toscos
  • Ediciones preliminares

Anula la licencia compuesta en línea estándar para imágenes fijas y videos en el sitio web de Getty Images. La cuenta EZA no es una licencia. Para finalizar su proyecto con el material que descargó de su cuenta de EZA, necesita obtener una licencia. Sin una licencia, no se puede hacer ningún otro uso, como:

  • presentaciones de grupos focales
  • presentaciones externas
  • materiales finales distribuidos dentro de su organización
  • cualquier material distribuido fuera de su organización
  • cualquier material distribuido al público (como publicidad, marketing)

Debido a que las colecciones se actualizan continuamente, Getty Images no puede garantizar que ningún artículo en particular esté disponible hasta el momento de la licencia. Revise cuidadosamente las restricciones que acompañan al Material con licencia en el sitio web de Getty Images y comuníquese con su representante de Getty Images si tiene alguna pregunta al respecto. Su cuenta EZA permanecerá en su lugar durante un año. Su representante de Getty Images hablará con usted sobre la renovación.

Al hacer clic en el botón Descargar, acepta la responsabilidad de utilizar contenido no publicado (incluida la obtención de las autorizaciones necesarias para su uso) y acepta cumplir con las restricciones.


Alquimista fantástico: el legado de 600 años de Nicolas Flamel

No es raro escuchar un Harry Potter Los fanáticos dicen que las lecciones aprendidas de la historia han dejado una impresión en sus vidas reales. Hay numerosas organizaciones que han surgido de los valores que se enseñan en esas páginas, y muchas de las palabras dichas por los queridos personajes han llegado a nuestra lengua vernácula muggle. Nicolas Flamel, el único personaje de la serie que realmente existió en la vida real, es otro componente que atraviesa la división entre realidad y ficción, y puede llegar a ser una parte más significativa de la saga de lo que podríamos haber evocado en Pociones. En lo que marca 600 años después de la muerte de este legendario alquimista, echemos un vistazo más de cerca al hombre, así como al personaje, y su posible participación en Crímenes de Grindelwald.

De hecho, Nicolas Flamel no solo ocupa un lugar sagrado en la historia, sino que también es una figura formidable y misteriosa en el mundo de la fantasía, apareciendo en las grandes obras de la literatura a lo largo de los siglos. No es de extrañar, entonces, que el hombre que parecía desafiar las leyes de la ciencia y el mundo físico apareciera en J.K. La serie mágica de Rowling sobre Harry Potter y el mundo mágico.

En Harry Potter y la Piedra Filosofal , nos enteramos de que Flamel era un amigo cercano de Albus Dumbledore y se asoció con el Director para perfeccionar su estudio de la alquimia. También creó la mítica Piedra Filosofal, de la cual él y su esposa, Perenelle, obtuvieron el Elixir de la Vida, otorgándoles a ambos siglos más allá de lo esperado. Disfrutaron de esta larga vida hasta que salió a la luz que el Señor Oscuro, Voldemort, tenía la intención de apoderarse de la piedra filosofal, usándola para recuperar forma y poder. Con tal amenaza sobre ellos, Flamel acordó destruir la piedra para que nunca cayera en manos malvadas y fuera utilizada indebidamente por ellos.

En la vida real, Flamel fue un erudito y librero francés que vivió en el París del siglo XIV y principios del XV. Es posible que haya incursionado en la alquimia durante su vida, pero los relatos legendarios de su reputación como un alquimista experto con conocimiento de la inmortalidad no aparecieron hasta el siglo XVII. Este extracto de un ensayo sobre & # 8220Alquimia y Harry Potter& # 8221 de los archivos de Leaky ofrece una mirada en profundidad a la vida de Flamel y por qué su muerte se ha convertido en carne de fantasía.

El verdadero Nicolas Flamel

Flamel nació en 1330 y murió en 1418, convirtiéndose en el camino en uno de los más grandes alquimistas del mundo. La Bibliotheque Nationale de París contiene obras copiadas de su propia mano y obras originales escritas por él. Su esposa, Perenelle, era una persona muy rara. Ella se convirtió en su compañera y confidente de toda la vida, guardando sus secretos y ayudándolo en sus estudios hasta el día de su muerte. Ella nunca reveló los secretos de su esposo a nadie. Su secreto causó un sinfín de dolores de cabeza a los investigadores posteriores, porque lo que Flamel había descubierto sigue siendo un misterio hasta el día de hoy.

Lo que parece estar claro, sin embargo, es que Flamel debe su conocimiento de la alquimia y otros esotéricos a una sola fuente: El Libro de Abraham el Judío, que recibió de un extraño que entró en su librería un día. El libro estaba lleno de palabras cabalísticas en griego y hebreo, ya Flamel le costó muchísimo traducirlas.

Flamel hizo el trabajo de su vida para comprender el texto de estos secretos perdidos. Había adquirido un amplio conocimiento de las artes alquímicas antes de obtener el libro en el siglo XIV, la sabiduría de los árabes y judíos había llegado a la Europa cristiana y, como librero y copista, Flamel ciertamente tuvo acceso a ellos. Entonces buscó a los árabes y judíos para descifrar el libro. Viajó a universidades de Andalucía para consultar con autoridades judías y musulmanas. En España, conoció a un maestro misterioso que le enseñó el arte de comprender su manuscrito, pero aún le tomó 21 años desentrañar el misterio del libro. Si logró o no encontrar la Piedra Filosofal es un tema que aún se debate acaloradamente.

En cualquier caso, después de su regreso a Francia, Flamel de repente se volvió fabulosamente rico. Estableció viviendas de bajos ingresos para los pobres, fundó hospitales y dotó iglesias, sin vivir nunca de manera extravagante. Según el historiador Louis Figuier: & # 8220Marido y esposa prodigaron socorro a los pobres, fundaron hospitales, construyeron o repararon cementerios, restauraron el frente de Saint Genevieve des Ardents y dotaron a la institución de los Quinze-Vingt, cuyos internos ciegos, en memoria de este hecho, acudía todos los años a la iglesia de Saint Jacques la Boucherie para rezar por su benefactor, práctica que continuó hasta 1789. & # 8221

A su muerte en 1418, Flamel fue supuestamente enterrado en una iglesia y su lápida decorada con los símbolos alquímicos más asombrosos imaginables. Algunos años más tarde se abrió su tumba y, sorprendentemente, la tumba estaba vacía. Lo mismo sucedió con Perenelle & # 8217s. Muchas fuentes permiten la posibilidad de que tal vez realmente encontró el Elixir de la Vida. Los científicos modernos han recreado sus experimentos en un laboratorio moderno y, aunque se necesitaron 700 destilaciones, en realidad pudieron reproducir parte de su experimento.

¿Qué pasó con el libro de Abraham el judío después de la muerte de Flamel? Nadie lo sabe con certeza, pero de alguna manera, el cardenal Richelieu (de la fama de Los tres mosqueteros) logró adquirir El libro de Abraham el judío para su propia colección. La biblioteca personal de Richelieu estaba, de hecho, llena de libros sobre esotérica, lo oculto y varios textos gnósticos. Cómo se las arregló para conseguir uno de los libros ocultistas más famosos es un misterio, pero el libro desapareció después de su muerte y nunca más se volvió a ver.

Entonces, ¿Flamel realmente murió? Algunos piensan que no, por una curiosa figura que siguió apareciendo a lo largo del siglo XVIII, XIX y principios del XX en la persona del conde de St. Germain. Se informó que St. Germain era un aristócrata francés que guardaba los secretos del Elixir de la Vida y que lo compartía con varios nobles y miembros de la realeza franceses, incluida Madame Pompadour.

La historia sabe bastante sobre St. Germain & # 8211, excepto cuando nació. Lo primero que oímos de él es en Londres y en 1745 en Edimburgo, donde fue arrestado por espiar, presumiblemente por los jacobitas que estaban librando la guerra en el trono de Inglaterra en ese momento. Desapareció en 1746 y no se le volvió a ver hasta 1758 en Versalles. Durante este tiempo en París, dio diamantes como obsequio y, según se dice, insinuó que tenía siglos de edad. En 1760 partió hacia Inglaterra a través de Holanda cuando el ministro de Estado, el duque de Choiseul, intentó arrestarlo. Después de eso, el Conde pasó por los Países Bajos hacia Rusia y aparentemente estaba en San Petersburgo cuando el ejército ruso puso a Catalina la Grande en el trono. Las teorías de conspiración posteriores le atribuyen el mérito de haberlo causado. Posteriormente estuvo en Bélgica, ofreciendo sus tratamientos de madera, aceite y metales. Mientras estaba allí, insinuó un nacimiento real al ministro belga y de hecho convirtió el hierro en algo parecido al oro.

En 1763 desapareció por 11 años más, y lo siguiente que oímos de él es en Baviera en 1774, luego en Alemania en 1776, donde volvió a ofrecer sus recetas aparentemente alquímicas. Aliena a los emisarios del rey Federico con sus afirmaciones de transmutación del oro y, en algunos relatos, se compara a sí mismo con Dios y afirma ser francmasón. Se instaló en una casa del príncipe Karl de Hesse-Kassel, gobernador de Schleswig-Holstein y estudió remedios herbales y química para dárselos a los pobres, afirmando que era un Francis Rakoczy II, príncipe de Transilvania.

Según Wikipedia, St. Germain murió en 1784 de neumonía. Sin embargo, se informó de avistamientos de él vivo en París en 1835 (momento en el que tendría al menos 100 años), Milán en 1867 y en Egipto durante las Guerras Napoleónicas. Los informes sobre él continúan hasta 1926, que es, curiosamente, el mismo año en que nació Tom Marvolo Riddle el 31 de diciembre.

La idea de St. Germain y Flamel como una y la misma persona parece descabellada, sin embargo, uno no puede evitar preguntarse: ¿dónde adquirió St. Germain el Elixir? ¿Se topó por casualidad con el Libro de Abraham el judío, que desapareció después de la muerte del cardenal Richelieu? ¿O fue todo un engaño? Independientemente de la explicación, tanto Nicolas Flamel como el conde de St. Germain siguen siendo dos de los personajes más intrigantes de toda la alquimia.

Aunque no estemos seguros de dónde termina Flamel el hombre y comienza Flamel el personaje, la Biblioteca Británica Harry Potter una Exposición de Historia de la Magia aportó credibilidad a la historia del alquimista. Tanto la lápida de Flamel, que fue tomada del Musée de Cluny en París, como el Ripley Scroll, un manuscrito medieval de seis metros de largo que se dice que es la receta de la Piedra Filosofal, se incluyeron en la exhibición que atrajo a fanáticos de todo el mundo. por su duración de cuatro meses. Ahora se puede encontrar una versión virtual de la exposición en Google Art and Culture y los fanáticos de EE. UU. Podrán ver la presentación práctica cuando se inaugure en la Sociedad Histórica de Nueva York en octubre de 2018.

Nicolas Flamel en Animales fantásticos

Ahora parece que su participación en la historia de Harry puede no ser la primera vez que el fantástico Flamel se vio involucrado sin saberlo en el traicionero ascenso al poder de un mago oscuro. Ahora sabemos que aparece en el Animales Fantásticos también, interpretada por el actor franco-mexicano Brontis Jodorowsky. Las nuevas películas cubren la infame campaña de Gellert Grindelwald para liberar a la comunidad mágica de los lazos del secreto y establecerlos como la fuerza gobernante superior en el mundo.

Para hacer esto, hemos especulado que agotará todos los medios necesarios para lograr sus fines: buscar aliados de antiguas familias de sangre pura, reanudar su búsqueda de las tres Reliquias y aprovechar otras fuerzas mágicas oscuras como el poder oscuro que presenció en ( creemos) Arianna Dumbledore y, más tarde, Credence Barebone. No dejará piedra sin remover. Sin piedra.

Por lo tanto, seguramente Grindelwald también podría perseguir la piedra filosofal y el elixir de vida que emana. Porque si poseyera las Reliquias y la piedra, sería virtualmente invencible, verdaderamente el Maestro de la Muerte, mágicamente imbuido de larga vida y fuerza y ​​más poderoso que cualquier enemigo que se le opusiera.

Entonces, ¿cómo podría aparecer Nicolas Flamel en la siguiente parte de esta emocionante historia? Estuvo visiblemente ausente en el primer tráiler oficial de la próxima Crímenes de Grindelwald película. Esto nos deja preguntándonos: ¿juega solo un papel pequeño, tan insignificante que no justifica ocupar preciosos segundos del tráiler demasiado breve? ¿O figura de manera prominente, de una manera fundamental? Este sería un punto de la trama digno de mantener en secreto, un secreto de los analistas entre nosotros. Dado que esta película tiene lugar en Francia, el país de origen de Flamel, creemos que la segunda es mucho más probable.

Entonces, ¿cuáles son las posibilidades?

Como ex alumno de la Academia Beauxbatons, Flamel podría retirarse a sus pasillos protectores en un esfuerzo por evadir a Grindelwald. Incluso podemos echar un vistazo a la ilustre escuela de magos si Dumbledore visita a su viejo amigo para aconsejarle precaución.

Quizás Dumbledore sugiere que mantenga sus secretos alquímicos bajo llave. Considere la misteriosa imagen lanzada el año pasado. (See imagen característica.) ¿Podría ser un cofre que contiene la piedra? Tal vez Dumbledore se comprometa a colocar encantamientos mágicos en el cofre durante su visita como medida de protección adicional. O, si la piedra está escondida en algún otro lugar, tal vez sea un diario cuidadosamente guardado y cerrado en el que se registran las fórmulas de Flamel. No sería la primera vez que un diario aparece en la historia, ni la primera vez que un mago adquiere una habilidad antinatural a través de la instrucción de un intelecto superior que se encuentra en un libro. Si Grindelwald pusiera sus manos en el registro del trabajo de Flamel y Dumbledore, no necesitaría la piedra en sí y podría crear la suya propia.

Si esto es tan importante como parece, es posible que veamos a Flamel custodiado por un detalle protector. También es posible que veamos que la piedra es hurgada para su custodia. Siempre es posible que la toma de Newt y Theseus Scamander en el cementerio tenga menos que ver con las Reliquias y ese legado, como se teorizó anteriormente, y más con asegurar la piedra, ya sea defendiéndose de quienes la robarían o escondiéndola. en lo profundo de la tierra en un lugar de importancia mágica.

Más allá de la protección de la piedra y los objetos relacionados con ella, Dumbledore también podría consultar con Flamel sobre los movimientos de Grindewald. Dumbledore es conocido por ser un mago formidable, no solo dotado de una habilidad increíble sino también con un dominio de la estrategia, un maestro del ajedrez. Grindelwald, sin embargo, parece igualmente capaz de manipular las piezas a su alrededor para sacar el máximo provecho. Y, como se señaló en este interesante análisis de los fanáticos, ¡incluso puede hacer todo lo posible para hacerlo!

Si este es el caso, Flamel, con su amplia experiencia, puede haberse encontrado con Grindelwald a lo largo de los siglos. Con el beneficio de este conocimiento, Dumbledore podría reconstruir mejor las intenciones de sus antiguos amigos y priorizar mejor su próximo movimiento contra él.

Sin embargo, se desarrolla, esperamos ver el legado de Nicolas Flamel vivo en las bestias fantásticas serie. Háganos saber sus mejores teorías de Nicolas Flamel y vea el ensayo de Leaky sobre "Alquimia y Harry Potter" en su totalidad aquí: Parte 1 y Parte 2


¿Fue Nicolas Flamel realmente un alquimista?

No hay ningún registro histórico que pretenda que el verdadero Nicolás Flamel de la historia estuviera realmente involucrado en la alquimia, la farmacia o la medicina. De hecho, muchas historias de él como tal afirman que tenía una cantidad desmesurada de riqueza, pero su testamento & # 8211 que data del 22 de noviembre de 1416 & # 8211 reveló que pudo haber sido un filántropo generoso pero no realmente rico.

Cualquiera que sea el caso, muchos suscriben la idea de que Nicolas Flamel sí encontró la inmortalidad gracias a la ayuda de una fuente desconocida y que registró su conocimiento y experiencia en un diario personal, que puede ver representado en la imagen de arriba.


8 Flamel nació durante el siglo XIV

Se dice que Nicolas Flamel nació alrededor de 1300 a 1326 en la comuna francesa de Pontoise. Siendo de la avanzada edad de 665 años durante los eventos de Harry Potter y la Piedra Filosofal, esto tiene sentido ya que esa habría sido la edad aproximada del alquimista si hubiera nacido durante el siglo XIV.

Los registros históricos, así como la última voluntad y testamento de Flamel con fecha de 1416, indican además que estuvo vivo durante el siglo XIV.


Nicolás Flamel

Nicolás Flamel nació en 1330, como librero y poseía y dirigía dos tiendas en París, Francia. Vivió una vida normal, hasta que un día compró un libro encuadernado en metal, en el que las letras parecían estar en diferentes idiomas y físicamente cambiadas. Nicholas y su esposa, Perenelle Flamel (que es 10 años mayor que Nicholas), luego viajaron por Europa para decodificar el misterioso libro, que pronto descubrieron que era El Libro de Abraham el Mago, también conocido como el Códice. Nicolás estudió alquimia y tenía talento para ella, mientras que carecía de muchas habilidades en otras áreas del conocimiento arcano (nigromancia, hechicería, etc.). Perenelle, sin embargo, fue extraordinaria en esas áreas y se convirtió en una hechicera extremadamente poderosa con un aura blanca como el hielo. El aura de Flamel es verde y huele a "menta fuerte". Luego finalmente decodificaron el Codex, él y Perenelle descubrieron una receta para la vida eterna, conocida como El Elixir de la Vida. Todos los meses, los Flamel deben beber el elixir. Como la receta del Elixir cambia constantemente, los Flamels deben tener el Codex para permanecer inmortales. Después de que pase el mes, si no han bebido otro elixir, envejecerán un año todos los días hasta que beban otra porción del elixir o mueran. El uso de sus auras les hará envejecer más rápido. Si intentan usar la misma receta más de una vez, acelerará el proceso de envejecimiento. Más adelante en sus vidas, conocieron a John Dee, quien en ese momento era uno de los principales asesores de la Reina de Inglaterra, y lo tomaron como aprendiz. Desafortunadamente, una noche lo llevaron a la cima de la Catedral de Notre Dame y fue convencido por The Morrigan, un Anciano Oscuro de la Próxima Generación. para unirse a la causa del Anciano Oscuro. Nicholas y Perenelle se vieron obligados a fingir sus propias muertes en 1418 cuando Dee intentó asesinarlos. Durante el resto de sus vidas, Dee continuamente intentó matarlos, soltando un Elemental de Fuego sobre ellos que causó el Gran Incendio de Londres en 1666 y luego envió a los Espectros del Hambre y la Enfermedad para matarlos en Irlanda. Cuando eso falló, los Wights causaron estragos en Irlanda y toda su gente.


Historia de Potter: Nicolas Flamel, el hechicero y la piedra n. ° 8217 y la búsqueda de la inmortalidad

Harry Potter los fanáticos solo conocen a Nicolas Flamel, un escriba francés del siglo XIV en la vida real y un elemento fijo de la vasta historia del Mundo Mágico y la vasta historia, solo a través de su reputación. The famous wizard and close friend of Albus Dumbledore was the sole alchemist to ever create the Sorcerer’s Stone, and from it he made the Elixir of Life, which let him live for hundreds and hundreds of year. Pero en Fantastic Beast: The Crimes of Grindelwald the legend will finally step out from the shadows, and his presence points to him playing a far more important role in defeating the two darkest chapters of the Wizarding World than the history books have told us about.

The very real Flamel, who J.K. Rowling based her character on, was born sometime around 1330 near Paris, and he was married to a woman named Perenelle—two facts he lent to his Harry Potter contrapartida. The couple was wealthy and gave generously to France’s Catholic church, but after Flamel died in 1418, stories about him faking his death became popular. Even grander were the tales that he had in fact cheated death entirely after he deciphered a book of alchemy he had been given under mysterious circumstances. It was said the book’s secret formulas allowed him to live for hundreds of years, and these legends (and a vivid dream) were the inspiration for Rowling’s fictional Flamel.

We only know the broad strokes of the life of the wizard Flamel. He met his wife as a student at Beauxbatons Academy of Magic, where a fountain was named for them after they made significant donations to the school’s castle and grounds. It’s not known if they gained their wealth from their ability to turn any metal into gold, an ability they harnessed after becoming the only alchemists to ever master the secret of making the legendary and elusive Sorcerer’s Stone.

The reddish, artificial rock—long considered the height of perfection in the world of alchemy—not only gives its wielders the golden touch, but a form of immortality because it can also be used to create the Elixir of Life potion. So long as its users continue to drink the Elixir, they can extend their lifespan, which is just what Nicolas Flamel and his wife did for over 650 mostly quiet and secluded years, until they agreed to destroy the stone after Voldemort almost stole it in an attempt to regain a physical form.

And that’s all we know about one of the most famous wizards ever, other than the fact he worked closely enough with Albus Dumbledore and that their partnership was notable enough to warrant inclusion in the brief paragraph on the back of Dumbledore’s Chocolate Frog Card, which mentioned “his work on alchemy with his partner, Nicolas Flamel.”

Since the entire premise of the first Harry Potter novel was Voldemort’s attempt to secure the Sorcerer’s Stone, that factoid could have been chalked up to nothing more than clever foreshadowing. Now that we know Nicolas Flamel will appear in The Crimes of Grindelwald, that note has taken on an entirely new meaning, especially when we view it in the context of what we know about Grindelwald, Dumbledore, and Voldemort.

Voldemort didn’t rise to power until decades after Dumbledore defeated Grindelwald in 1945 (almost certainly the ending spot for the Fantastic Beasts franchise), but Tom Riddle’s quest for immortality began in 1942 when he was a student at Hogwarts, where he first enrolled in 1938 shortly after being told by Dumbledore he was a wizard. The most infamous Dark Wizard’s formative years took place entirely during Grindelwald’s quest for world domination, which Voldemort definitely studied and learned from. But there was a major difference between what Grindelwald wanted and Voldemort’s ultimate goal, and that difference that might very well explain why Nicolas Flamel’s role in Fantastic Beast will prove so important.

Grindelwald wanted to rule the entire world, both magical and Muggle alike, as a benevolent ruler—the dream he had talked about as a young man with his dear friend Dumbledore. As teenagers the pair was also obsessed with the Deathly Hallows and its promise of immortality, which Grindelwald would get one third of the way to achieving when he acquired the Elder Wand.

While Grindelwald believed his violent means would justify the peaceful world he would rule in the end, Voldemort’s twisted vision had no room for Muggles or “Mudblood” wizards. He wanted to lead a world of only pureblood magical creatures, a grotesque escalation of Grindelwald’s already sinister plan.

So how does this connect to Nicolas Flamel and the Sorcerer’s Stone, which Voldemort would one day know enough about to turn to in hopes of getting his body back? Imagine a young wizard who, like Gellert Grindewald, dreams of power and immortality. That impressionable teenager then sees the Dark Wizard fail in his quest. What lessons would he take from that? We know one of them, that Tom Riddle would have no room for “others” the way Grindelwald had planned, but what else did Grindelwald fail to do? He aimed too low in his other great ambition–to cheat death.

If Voldemort made the Deathly Hallows his mission, it’s not hard to surmise he did so exactly because Grindelwald didn’t—the stone would allow a wizard to cheat death for a time, but the Deathly Hallows would allow a wizard to defeat it for good. If Grindelwald’s ambition was less than Voldemort’s, that points to Grindelwald only trying to secure the Sorcerer’s Stone. That leads us to Flamel and presumably why he stepped out from his quiet life into the midst of a worldwide wizarding war.

Nicolas Flamel did the impossible and created an invaluable item that extended the life of anyone who drank it. Its appeal to a power-hungry, ruthless Dark Wizard who believes the ends justify even the worst means is obvious. Yet it seems as though history, much like the way the most famous alchemist ever lived his life, has kept the his role mostly in the shadows.

¿Por qué? It looks like we’re about to find out, but until we do it’s fair to ask if it has something to do with his close friend, the wizard who was vital in defeating both Gellert Grindelwald and Lord Voldemort decades apart. You know, Albus Dumbledore, who lived at least 115 years.

Hey, how do you suppose he lived that long?

¿Qué piensas? What role will Nicolas Flamel play in the Fantastic Beasts franchise? Apparate into our comments below with your thoughts.


Hence The Legend Begins

In 1761 over a hundred years later and after many whispers and talk of the mysteries of Nicolas Flamel, a man named Etienne Villain claimed the whole thing was a fake and made up by someone called P. Arnauld de la Chevalerie, Who was said to have written under the name of Eiranaeus Orandus.

But of course by this time the legend had taken hold, and many people scoffed at the allegations of Etienne Villain claiming that Nicolas Flamel had indeed been made immortal, and more to the point he had been seen many times over the centuries by writers and artists!

In fact there is one story that claims someone opened his grave and it was empty! Therefore starting off the rumors that he was in fact immortal.

Strangely enough even as late as the 19th century people claimed to have seen him walking around various parts of France.

Even the most famous of Alchemists, or should I say Scientist Sir. Isaac Newton, wrote about Nicolas Flamel in his Journals the Caduceus, the Dragons of Flammel!

Like many nouveau scientists, Alchemy was surrounded by mystery and a great deal of fear.

So, the legend of Nicolas Flamel was born. And is still going strong today.


El libro

The book was written by a man called Abraham the Jew. It was in Greek and other languages Flamel couldn’t understand, including Hebrew. It was also full of awe-inspiring symbols which Flamel realised were instructions on alchemy.

Flamel supposedly spent 21 years trying to decipher it all. When Paris couldn't provide answers, he set off to Spain to find a Jewish scholar and came across Maestro Canches, a learned Jewish man living in Leon. Canches recognised Abraham the Jew as one of the earliest masters of the Jewish mystical tradition of Kabbalah and translated the few pages Flamel had with him before agreeing to travel back to France and translate the rest. Unfortunately, he fell ill on the journey and died before they reached Paris.

Luckily for Flamel, Canches had taught him enough. Over the next three years he went on to translate the entire book, learning the secrets of Hermeticism – an esoteric tradition based on the divine writings of Hermes Trismegistus.


The mysterious life of Nicolas Flamel

A search of the name Nicolas Flamel on Google will yield over 400,000 results, most of which will link you to books or information about the character Nicolas Flamel. If it is information about the real life alchemist you are looking for, however, that information is much harder to find. Made especially famous by J.K. Rowling’s use of him in Harry Potter and the Sorcerer’s Stone, Flamel is known as the creator of the legendary philosopher’s stone, which could produce the elixir of life and turn ordinary metal to gold. Nicolas Flamel lives on today in the pages of books such as Harry Potter and the Sorcerer’s Stone and Michael Scott’s The Secrets of the Immortal Nicholas Flamel. While the real-life Flamel may not have lived forever, his story remains mysterious.

Flamel was born in 1330 near Paris, France. While it seems nothing is known about his early life, as an adult he worked as a bookseller, and he married a widow a few years older than him named Perenelle. There are accounts of gifts made by Flamel to the Holy Innocents’ Cemetery and of a manuscript recorded by Flamel being gifted to the royal court, which would seem to suggest that Flamel enjoyed success as a bookseller. Flamel was also widely known as an alchemist. Alchemy as a science had become increasingly popular throughout Europe, particularly the study of transmutation (changing one substance to another, typically base metals into gold).

Flamel would become famous for his creation of the philosopher’s stone, which was said to be able to turn mercury into gold.

On 25th April, 1382, at five o’clock in the afternoon, Perrenelle his wife only being present, Flamel made projection of his red stone upon mercury, which, he says, ‘I truly transmuted into almost as much gold, much better, indeed, than common gold, more soft also, and more pliable’ (Read 270).

Whether Flamel’s stone could truly turn mercury to gold is suspect, especially since Flamel’s wife was the sole witness to the transmutation. However, in the 14 th century people believed Flamel’s story, and Europe’s royalty and nobility began seeking out alchemists who could help them acquire wealth and good health.

The truly mysterious aspect to Nicolas Flamel’s story is how he claimed to have gained the knowledge for creating the philosopher’s stone. According to the alchemist, an angel visited him in a dream and showed him a book that no one could understand. The angel went on to say that in time the text would be revealed to him. Soon after, Flamel encountered a man carrying the same book as that in his dream. He purchased the book, which was written by Abraham the Jew. After 21 years of studying the text, Flamel deciphered the symbols in which the book was written, and from it he learned the secrets of transmutation. Of course, no copies of the Book of Abramelin the Mage exist today all traces of the book were lost in the 17 th century, making it impossible to prove Flamel’s story.

Nicolas Flamel spent the rest of his life in France where he wrote manuscripts on alchemy (some of which can be seen today in Paris’s Bibliotheque Nationale) and visited local cemeteries. By all accounts he lived a rather ordinary life in his later years. He died at the age of 80 and was buried at the church of Saint-Jacques la Boucherie. However, Flamel’s legend lived on. While there are no accounts from his lifetime claiming Flamel had also discovered the elixir of life, by the 17 th century this story had grown, and it was thought that Flamel was still alive. This belief was supported by the claims of would-be robbers who broke into Flamel’s tomb hoping to find the philosopher’s stone buried alongside its creator. Instead of finding the stone, the robbers claimed that when they opened Flamel’s coffin there was no body to be found inside.

And so the legend grew. For many people today Nicolas Flamel exists solely as a fictional character, but there is no question that Nicolas Flamel did exist. A visit to French archives would turn up his wedding certificate to Perenelle, accounts of the gifts he made, and copies of his manuscripts. All of this is evidence of the life of an ordinary man, albeit a man lucky enough to be able to read and write in 14 th century France. However, evidence of the more fantastical aspects of Flamel’s life is lacking. Did Flamel have access to the mysterious book by Abraham the Jew? Did he successfully turn mercury into gold? Did he even find a way to achieve immortality? These are questions you will have to answer for yourself.

“Alchemy.” The Columbia Encyclopedia. New York: Columbia University Press, 2013. Credo Reference. Web. 20 January 2014.

Buettner, Brigitte. “Past Presents: New Year’s Gifts at the Valois Courts, ca. 1400.” The Art Bulletin. 83.4 (2001): 27. Web. 20 Jan. 2014

“Flamel’s Life and Contributions – Nicolas Flamel.” Nicolas Flamel. N.p., n.d. Web. 20 Jan. 2014. <https://sites.google.com/site/nicolasflamelscontributions/flamel-s-life-and-contributions>.

Hamilton, E. Blanche. “Paris under the Last Valois Kings.” Reseña histórica en inglés. 1.2 (1886): 16. Web. 20 Jan. 2014.

Read, John. “Alchemy and Alchemists.” Folklore. 44.3 (1933): 27. Web. 20 Jan. 2014.

“Transmutation.” Chambers Dictionary of the Unexplained. London: Chambers Harrap, 2007. Credo Reference. Web. 20 January 2014.

List of site sources >>>


Ver el vídeo: Nicolas Flamel hieroglyphic figures IMAGES (Enero 2022).