La historia

¿Qué inició la guerra de Corea?

¿Qué inició la guerra de Corea?



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

¿Es cierto que el catalizador fue un conflicto sobre un árbol justo en la frontera? Lo escuché de un profesor de una universidad de los Estados Unidos mientras impartía un curso sobre estados-nación dentro y fuera de la guerra.


Creo que a lo que su maestro se refería no es al comienzo de la Guerra de Corea en 1950, sino al posterior incidente del asesinato con hacha, un grave incidente fronterizo en 1976 que involucró la muerte de dos soldados estadounidenses.

El árbol que fue objeto del incidente del asesinato con hacha de 1976 (foto 1984). Dejado deliberadamente en pie después de la 'Operación Paul Bunyan', el muñón fue reemplazado más tarde por un monumento en 1987 ...

Los asesinatos y la respuesta tres días después (Operación Paul Bunyan) intensificaron las tensiones entre Corea del Norte y Corea del Sur, así como sus respectivos aliados, la Unión Soviética, la República Popular China y los Estados Unidos.

(fuente: Wikipedia)


Después de la magistral Guerra de Corea de KIMH, reeditado en inglés por una prensa académica estadounidense:

La Guerra de Corea comenzó cuando facciones alternativas antijaponesas (o en el caso del Sur, algunas projaponesas) de nacionalistas coreanos [y algunos socialistas] se enfrentaron y se alinearon con las respectivas grandes potencias que ocupaban su país. Ambos grupos de nacionalistas deseaban reunificar Corea, al igual que la oleada de socialismo de la clase trabajadora en Corea en ese momento. Las preguntas eran: ¿Corea tendría una revolución de la clase trabajadora, y si no la tuviera o si fuera brutalmente reprimida, los lacayos imperialistas alineados soviéticos o estadounidenses dominarían Corea en sus propios intereses?

Desde la perspectiva del sur, su alianza con los Estados Unidos fue problemática. Estados Unidos estaba dispuesto a equipar un ejército defensivo de diez divisiones. Además, el Sur enfrentó una campaña guerrillera e industrial de activistas socialistas en el terreno (alineados y aliados con el Norte). Además, la camarilla sureña estaba desunida e incompetente.

Desde la perspectiva del Norte, su alianza con la Unión Soviética fue problemática. El Norte quería 3 o más divisiones blindadas, apoyo aéreo pesado, etc. Obtuvieron una (creo que, ¿recuerdo?) Que era más sensato, pero la Unión Soviética los equipó con un ejército de infantería ofensiva de unas 10 divisiones. El Norte tampoco tuvo que lidiar con los levantamientos obreros porque la ideología de las facciones bolcheviques coreanas les permitió hegemonizar el descontento de los trabajadores y doblegarlo a su voluntad. Además, la camarilla del Norte estaba unificada (a pesar de 4 facciones más la clase trabajadora) y era competente.

Si bien se habían prometido elecciones para la reunificación, no es sorprendente que Estados Unidos las bloqueara. Lo sorprendente es que Estados Unidos bloqueó las elecciones de unificación fuera de incompetencia grave, esto es diferente del caso normal de manipulación estadounidense de tales situaciones en la Guerra Fría. Estados Unidos normalmente tenía una política exterior mucho más unificada.

El Norte pidió permiso para ir a la guerra cuando la estrategia del levantamiento del sur había fracasado, pero aparentemente creía que un levantamiento era inminente (y que podría tomar Seúl desde adentro). El permiso para la guerra se otorgó a un nivel más alto debido a las tensiones en curso.

Recomiendo encarecidamente la edición en inglés de la historia del Instituto Coreano de Historia Militar; ha sido revisada desde que llegó una mayor democracia al sur y no es muy poco comprensiva con el norte.


Podría decirse que la Guerra de Corea se inició cuando el entonces secretario de Estado, Dean Acheson, trazó un "perímetro de defensa" estadounidense a través del Mar de Japón, dejando a Corea del Sur fuera de él.

Eso pudo haber causado que los aliados de Corea del Norte, la Unión Soviética de Stalin y la China de Mao Tse-tung, le dieran a Corea del Norte el "visto bueno" para invadir Corea del Sur.


Guerra coreana

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

guerra coreana, conflicto entre la República Popular Democrática de Corea (Corea del Norte) y la República de Corea (Corea del Sur) en el que al menos 2,5 millones de personas perdieron la vida. La guerra alcanzó proporciones internacionales en junio de 1950 cuando Corea del Norte, abastecida y asesorada por la Unión Soviética, invadió el Sur. Las Naciones Unidas, con Estados Unidos como participante principal, se unieron a la guerra del lado de los surcoreanos, y la República Popular de China acudió en ayuda de Corea del Norte. Después de que se habían sufrido más de un millón de bajas en combate en ambos lados, la lucha terminó en julio de 1953 con Corea todavía dividida en dos estados hostiles. Las negociaciones de 1954 no produjeron ningún otro acuerdo y desde entonces se ha aceptado la línea del frente como la frontera de facto entre Corea del Norte y Corea del Sur.

¿Por qué comenzó la Guerra de Corea?

Después de derrotar a Japón en la Segunda Guerra Mundial, las fuerzas soviéticas ocuparon la península de Corea al norte del paralelo 38 y las fuerzas estadounidenses ocuparon el sur. Se pretendía que Corea se reuniera con el tiempo, pero los soviéticos establecieron un régimen comunista en su zona, mientras que en 1947 las Naciones Unidas asumieron el control de la zona estadounidense y buscaron fomentar un estado pancoreano democrático. En medio de la guerra partidista en el sur, la República de Corea se estableció en 1948. En 1950, la violencia había convencido al líder norcoreano Kim Il-Sung de que una guerra bajo los auspicios soviéticos era necesaria para la reunificación.

¿Cómo estuvo involucrado Estados Unidos en la Guerra de Corea?

Antes de la invasión respaldada por los soviéticos de Kim Il-Sung en 1950, el ejército de los Estados Unidos participó en la reconstrucción de Corea al sur del paralelo 38 y en el entrenamiento de un ejército surcoreano permanente. Cuando el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas pidió a los países miembros que defendieran a Corea del Sur, el general estadounidense Douglas MacArthur se hizo cargo del Comando de las Naciones Unidas. A partir de entonces, las tropas estadounidenses constituyeron el grueso de la fuerza expedicionaria de la ONU en Corea.

¿Cómo participaron China y la Unión Soviética en la Guerra de Corea?

Después de la partición de la península de Corea en 1945, la Unión Soviética jugó un papel decisivo en la purga de su zona de disidentes políticos y en el apoyo al partido comunista gobernante. La URSS respaldó la invasión de Corea del Sur en 1950 por el líder comunista Kim Il-Sung. Cuando la invasión fue rechazada, China envió una fuerza expedicionaria formidable a Corea, primero para expulsar al Comando de las Naciones Unidas del norte y luego para unificar la península bajo control comunista.

¿Fue la Guerra de Corea técnicamente una guerra?

El conflicto armado en Corea, que comenzó en 1950, duró tres años y se cobró la vida de millones de soldados y civiles coreanos de ambos lados, cientos de miles de soldados chinos y más de 36.000 soldados estadounidenses. Sin embargo, Estados Unidos nunca declaró formalmente la guerra a Corea del Norte, China o la Unión Soviética. Y, aunque el ejército de los Estados Unidos lideró la fuerza expedicionaria de las Naciones Unidas, su participación estuvo ligada solo a una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, porque la propia ONU no puede declarar la guerra. En consecuencia, el conflicto en Corea no constituyó técnicamente una guerra.

¿Cómo terminó la Guerra de Corea?

El 27 de julio de 1953, el Comando de las Naciones Unidas llegó a un armisticio con China y Corea del Norte. Se estableció una zona desmilitarizada (DMZ) a lo largo del paralelo 38 y, tras las controvertidas acusaciones de que Corea del Norte había abusado y asesinado a prisioneros de guerra (prisioneros de guerra), el proceso de repatriación de prisioneros de guerra pasó por una gestión de “nación neutral”. Críticamente, los términos del armisticio fueron aprobados tácitamente pero nunca formalmente firmados por el gobierno de Corea del Sur. Por tanto, la paz entre el Norte y el Sur sigue siendo frágil.


¿Qué inició la guerra de Corea? - Historia

Cuando estalló la guerra en Corea hace 44 años, el gobierno de Estados Unidos acusó a Corea del Norte de haber cometido una "agresión brutal y no provocada". La Administración Truman hizo correr la voz de que estaba convencida de que esta acción contaba con la aprobación previa de Moscú, y que parecía ser el primer movimiento de Stalin posterior a la Segunda Guerra Mundial en su plan de conquista mundial.

Sobre la base de esta serie de acusaciones, Estados Unidos involucró a Corea del Norte y China comunista en una terrible guerra de tres años, que la administración Truman-Acheson aprovechó como una oportunidad para lograr una serie de objetivos importantes que tienen poco que ver con Corea, siendo el principal el impulso a largo plazo del presupuesto militar estadounidense y el fortalecimiento militar de la OTAN.

En cuanto a la acusación de agresión norcoreana, no se basó en pruebas creíbles, teniendo en cuenta que la presencia de tropas norcoreanas en el Sur no significa necesariamente una agresión norcoreana. Es posible que hayan entrado allí como reacción a una incursión anterior de Corea del Sur en Corea del Norte. El Sur pudo haber hecho esto con el propósito de provocar un contraataque de Corea del Norte y así atraer al ejército estadounidense a Corea para garantizar la supervivencia política del régimen de Corea del Sur. De hecho, hay mucha evidencia circunstancial para precisamente tal provocación, como mostraré a continuación.

Pero primero permítanme refutar la afirmación del Secretario de Estado Dean Acheson, hecha tres días después del estallido de la guerra, de que "todos los testigos confiables que se encontraban en el lugar en ese momento, incluida la Comisión de las Naciones Unidas, han establecido que las fuerzas norcoreanas estaban los agresores ".

El hecho es que la Comisión de la ONU no estaba en la escena en ese momento. Un equipo de observadores de dos hombres de la Comisión estuvo en el paralelo 38 del 9 al 23 de junio de 1950, partiendo dos días antes de que estallara la guerra. Siendo uno de los abogados más importantes de Estados Unidos, Acheson obviamente estaba al tanto de este hecho importante, pero comenzó lo contrario en público.

Aunque había 500 asesores militares estadounidenses adjuntos a las unidades surcoreanas, algunos estacionados cerca del paralelo, la mayoría de estos asesores pasaban el fin de semana en Seúl. De hecho, el único estadounidense cerca de la línea del frente esa fatídica mañana era un capitán del ejército, que se despertó demasiado tarde para presenciar la acción inicial, se subió a su jeep y se dirigió hacia el sur hasta Kaesong, donde los norcoreanos ya habían llegado en ese momento.

Otros "en la escena en ese momento" eran ciertas unidades surcoreanas, pero obviamente tenían órdenes estrictas de repetir como loros la línea oficial y, por lo tanto, no eran "testigos confiables".

Ahora, algunas de las pruebas circunstanciales que apuntan al inicio de la guerra en Corea del Sur:

1. El gobierno de Syngman Rhee en Seúl era extremadamente impopular e inseguro, capaz de gobernar sólo imponiendo a Corea del Sur "una nube de terror que probablemente no tiene paralelo en el mundo", según un reportero del New York Times el 6 de marzo de 1950. A pesar de Tras el terror, el partido de Rhee sufrió una desastrosa derrota en las elecciones parlamentarias celebradas cuatro semanas antes de que estallara la guerra. Por lo tanto, Rhee tenía una motivación plausible para comenzar la guerra con el fin de crear un juego de pelota totalmente nuevo.

2. Rhee había anunciado varias veces su ambición de "recuperar" Corea del Norte, jactándose en enero de 1950, por ejemplo, de que "en el nuevo año lucharemos como un solo hombre para recuperar el territorio perdido".

3. Rhee recibió el aliento de algunos altos funcionarios estadounidenses, como John Foster Dulles, quien dijo en Seúl seis días antes de que estallara la guerra: "No estás solo. Nunca estarás solo mientras sigas desempeñando dignamente tu parte. en el gran designio de la libertad humana ".

4. Ha habido una larga serie de incursiones de Corea del Sur en Corea del Norte. La historia oficial del Ejército de EE. UU. Del Grupo Asesor Militar Estadounidense en Corea, en referencia a los más de 400 enfrentamientos que tuvieron lugar a lo largo del paralelo 38 en la segunda mitad de 1949, informa que "algunos de los enfrentamientos más sangrientos fueron causados ​​por unidades surcoreanas asegurando y preparando posiciones defensivas que estaban a horcajadas o al norte del paralelo 38. Esto provocó acciones violentas y acciones de Corea del Norte ”.

5. El gobierno de Seúl informó que las tropas surcoreanas habían capturado Haeju, una milla al norte del paralelo, el 26 de junio. Si bien podemos aceptar esto como un reconocimiento de su incursión de tropas en el norte del paralelo 38, tal aceptación sí No nos obligue a creer su informe en cuanto al momento. Bien pudieron haber hecho la captura un día antes, dando inicio al contraataque.

6. Los dos documentos norcoreanos capturados que supuestamente prueban que el Norte había comenzado la guerra existen sólo en inglés, supuestamente traducidos del original coreano. Aparentemente titulados "Orden de reconocimiento nº 1" y "Orden de operación nº 1", el original nunca se hizo público, ni tampoco se han encontrado posteriormente.

7. Rhee hizo una declaración autoincriminatoria cuando dijo a U.S. News & amp World Report en agosto de 1954: "Comenzamos esta lucha en primer lugar con la esperanza de que los comunistas fueran destruidos". Aunque el contexto de esta declaración no era explícitamente militar, ciertos líderes estadounidenses sabían lo suficiente sobre Rhee para entender lo que quería decir y, de hecho, estar preocupados por su posible provocación de otra Guerra de Corea.
?
Así, Dulles dijo en octubre de 1953 al Consejo de Seguridad Nacional que "todos nuestros esfuerzos" deben ser para prevenir una reanudación de la guerra por parte de Rhee, y admitió en 1957 al mismo grupo, "Si la guerra comenzara en Corea. De hecho, sería muy difícil determinar qué bando había comenzado la guerra ".

Aunque Acheson no participó directamente en alentar a Rhee a provocar la guerra, se apresuró a aprovechar la oportunidad para culpar a Corea del Norte de la guerra, independientemente de las pruebas. De esta manera convenció al presidente Truman no solo de luchar en Corea, sino de pedirle al Congreso que triplicara el presupuesto militar. Por tanto, Acheson y sus hombres tenían motivos ocultos.

Aunque no es probable que la controversia actual sobre la inspección de las instalaciones nucleares de Corea del Norte dé lugar a otra Guerra de Corea (rezo para que tenga razón), estemos atentos a la posibilidad de que elementos de la CIA y el Pentágono estén nuevamente persiguiendo una agenda oculta. .


La historia olvidada de cómo comenzó la guerra de Corea

Se estima que la Guerra de Corea se cobró entre 1,2 y tres millones de vidas, la mayoría de ellas civiles. ¿Quién fue el responsable de esta tragedia?

Para las naciones occidentales, la respuesta es sencilla: Corea del Norte, respaldada por China y la Unión Soviética, lanzó una invasión no provocada de su vecino del sur en 1950.

En los libros de texto chinos se ha presentado una historia alternativa, en la que los lacayos ilegítimos de los imperialistas occidentales en el Sur atacaron primero, pero China y la Unión Soviética intervinieron para evitar una agresiva invasión estadounidense que amenazaba con invadir China. El hecho de que una parte significativa de la población de Corea del Norte muriera debido a los extensos bombardeos estadounidenses [3] ha hecho que algunos simpaticen con el sufrimiento de la pequeña nación.

Dejemos que & # x2019s evalúe la capacidad de persuasión de estos entendimientos en competencia de un conflicto ciertamente complicado. Corea fue un estado anteriormente unificado que fue ocupado por Japón a principios del siglo XX, luego dividido por la Unión Soviética y Estados Unidos [4] al final de la Segunda Guerra Mundial en circunstancias improvisadas. ¿Era el gobierno del Norte o del Sur más auténtico y legítimo y, por lo tanto, estaba justificado al intentar derrocar al otro?

En realidad, ambos gobiernos habían sido instalados efectivamente por sus respectivos patrocinadores con exclusión de oponentes ideológicamente inconvenientes. Las facciones políticas opuestas simplemente no estaban permitidas en el Norte en el Sur, había una oposición de izquierda, pero sus líderes fueron en su mayoría arrestados o asesinados.

Podría decirse que el Partido Comunista de Corea pudo haber tenido un apoyo popular más fuerte al comienzo de la descolonización, por otro lado, la administración conservadora en el Sur fue elegida por una elección respaldada por la ONU en 1948. Tanto el Norte como el Sur eran estados clientes de las superpotencias globales, pero sus respectivos autócratas eran lo suficientemente independientes como para llamarlos títeres.

¿Quién tenía los medios y la intención de iniciar una guerra?

Dado que la cuestión de la legitimidad no es concluyente, considere el asunto desde otro ángulo. Las guerras a veces se desencadenan por reacciones excesivas y fallas de comunicación & # x2014, pero más a menudo, ocurren porque un lado cree que tiene los medios para dominar al otro por la fuerza y ​​decide hacerlo.

Corea del Sur en 1950 tenía una población de más de veinte millones. Su presidente, Syngman Rhee, había hablado de su deseo de reunificar Corea por la fuerza y ​​rechazó las ofertas de negociación del Norte. Pero una guerra requiere algo más que palabras duras. Requiere planes concretos para invadir y un ejército capaz de hacerlo.

El ejército de Corea del Sur contaba con alrededor de cien mil efectivos en vísperas de la Guerra de Corea, dos tercios de los cuales son tropas de combate. Estaban equipados con armas pequeñas y vehículos ligeros excedentes proporcionados por los Estados Unidos y estaban recibiendo capacitación de un pequeño grupo asesor estadounidense. Un número considerable de estas tropas estaban comprometidas en una sangrienta campaña de contrainsurgencia contra los izquierdistas que estaba llegando a su fin.

El Ejército de la República de Corea no tenía tanques, que son necesarios para una guerra ofensiva rápida. Tenía solo unos pocos batallones de obuses de 105 milímetros para apoyo de artillería. Sus vehículos blindados más pesados ​​eran unas pocas docenas de vehículos de exploración blindados M8 Greyhound.

La Fuerza Aérea de la República de Corea contó con un solo escuadrón de entrenadores AT-6 Texan y una docena de aviones utilitarios desarmados. No tenía aviones de combate.

Ahora considere el lado de Corea del Norte, que, con 9,6 millones, tenía aproximadamente la mitad de la población. Sin embargo, el Ejército Popular de Corea tenía más del doble de tropas, más de doscientas mil, en su mayoría concentradas en la frontera.

El KPA envió más de trescientos tanques medianos T-34/85, un diseño capaz de finales de la Segunda Guerra Mundial que era casi impermeable a las débiles armas antitanques disponibles en Corea del Sur. Para respaldarlos había doscientas piezas de artillería, más que suficientes para aplastar las fortificaciones fronterizas de Corea del Sur.

Corea del Norte también tenía más de cien cazas Yak-9 y aviones de ataque blindados Il-10 Shturmovik [8] en su fuerza aérea. Aunque anticuados en comparación con los nuevos aviones que entraron en servicio, fueron bastante efectivos para atacar a las tropas terrestres sin cobertura aérea y armas de defensa aérea.

Los tanques y aviones de guerra no se materializan mágicamente en un estado recientemente descolonizado, ni son baratos. Fueron entregados a Corea del Norte por la Unión Soviética. No se vendieron ni se transfirieron armas ofensivas similares a Corea del Sur.

Como Synghman Rhee, el líder norcoreano Kim Il-sung además deseaba reunificar Corea. En marzo de 1949, el ex oficial del Ejército Rojo había viajado a Moscú para solicitar el permiso para una invasión del Sur. Sin embargo, Stalin pensó que era demasiado arriesgado, con demasiadas tropas estadounidenses al alcance de la mano para intervenir.

En abril de 1950, Kim volvió a visitar Moscú en secreto. Para entonces, la situación había cambiado. Los soviéticos habían detonado su primera bomba nuclear, Mao Zedong se había asegurado el control de China continental y las fuerzas estadounidenses en Asia se estaban reduciendo.

Stalin dio su bendición para una invasión, con la condición de que los chinos estuvieran listos para respaldar a Corea del Norte si fuera necesario. Además de las armas pesadas, los soviéticos también proporcionaron oficiales veteranos para ayudar a planificar el ataque. Los académicos no están de acuerdo sobre si Stalin esperaba que Kim prevaleciera rápidamente, o si contaba con llevar a Estados Unidos a un conflicto prolongado [9] a expensas de sus compromisos con Europa, como afirmó en una carta en agosto.

De cualquier manera, está claro qué partido tenía tanto la intención como los medios para iniciar una guerra.

¿Las fuerzas surcoreanas dispararon primero?

A las 4 a.m. del 25 de junio de 1950, el gigante militar norcoreano se puso en movimiento, comenzando con un asalto combinado de tanques e infantería en la aislada península de Ongjin. Para el 28 de junio, ya había capturado la capital surcoreana de Seúl. El ejército de la República de Corea se derrumbó ante un ataque que no podía contener y huyó hacia el sur.

Curiosamente, Corea del Norte afirmó que Corea del Sur abrió fuego primero. Esta podría Ser cierto en un sentido estricto: las tropas de Corea del Norte y del Sur se habían involucrado en no menos de cuatrocientos enfrentamientos fronterizos antes de la invasión de Corea del Norte. Las escaramuzas fueron iniciadas por ambos lados, y algunas incluso involucraron formaciones de regimientos.

Un incidente citado por Corea del Norte fue un informe de propaganda surcoreano sobre el segundo día de la guerra, que afirmaba que sus tropas habían capturado Haeju, una ciudad de Corea del Norte. Pyongyang afirmó que esto solo podría haber sucedido si las tropas surcoreanas hubieran atacado primero, incitando a un contraataque.

Sin embargo, una invasión coordinada no es una acción que pueda conjurarse en respuesta a una provocación momentánea. Sugerir que una escaramuza específica, entre cientos de incidentes similares, de alguna manera provocó y justificó la guerra relámpago de Corea del Norte y # x2019 es falso.

¿Estados Unidos buscaba una guerra en Corea?

Stalin tenía razón en una cosa: el Departamento de Estado no había previsto un nuevo conflicto en el este de Asia y el Pentágono carecía de fuerzas preparadas para combatirlo. En 1949, Truman ya había decidido no intervenir contra los comunistas en la Guerra Civil China. Estaba poco interesado en iniciar un conflicto en la península de Corea.

Sin embargo, Truman no estaba dispuesto a pasar por alto un ataque abierto a un aliado nominal, si no muy cercano. Para el 28 de junio, había determinado que la Unión Soviética no se opondría abiertamente a las fuerzas estadounidenses y decidió encabezar una & # x201C acción policial & # x201D de las Naciones Unidas contra el KPA.

De vuelta en los Estados Unidos, el ejército estadounidense se había reducido. Los tanques Pershing tuvieron que ser retirados literalmente de los soportes de exhibición y los Shermans M4 se recuperaron de los campos de batalla de la Segunda Guerra Mundial para luchar en Corea. Los rifles ruinosos se volvieron a entregar a los reclutas mal entrenados. Aunque Estados Unidos eventualmente ensamblaría una formidable máquina de guerra, claramente no se había estado preparando para una guerra terrestre en ese momento.

Mientras que la Fuerza Aérea de los EE. UU. Ganó rápidamente la superioridad aérea [10], las primeras tropas terrestres de EE. UU. En enfrentarse a las fuerzas norcoreanas tenían solo seis proyectiles antitanques disponibles, y fueron invadidos por tanques norcoreanos en menos de veinticuatro horas [11]. Una coalición de quince países que operaba bajo mandato de la ONU finalmente se reunió para repeler el ataque del EKP, pero durante los primeros meses, se redujo a luchar por su propia supervivencia manteniendo un perímetro sitiado alrededor de la ciudad de Pusan.

De defender Corea del Sur a invadir Corea del Norte

En septiembre de 1950, un aterrizaje anfibio detrás de las líneas norcoreanas en Incheon cortó las líneas de suministro del KPA & # x2019s y provocó que sus fuerzas se desintegraran rápidamente. Las tropas de las Naciones Unidas recapturaron Seúl y cruzaron el paralelo 38 hacia Corea del Norte, conduciendo hacia el norte hacia la frontera con China. Truman había autorizado a MacArthur a avanzar más allá del trigésimo octavo siempre que la Unión Soviética y China no indicaran que esto los haría intervenir.

Con la intención original de proteger al Sur de la reunificación forzosa con el Norte, las fuerzas de la ONU avanzaron para ocupar el Norte y lograr su reunificación con el gobierno de Corea del Sur.

De hecho, China advirtió que intervendría si continuaba el avance de la ONU, pero el general Douglas MacArthur ignoró la advertencia. En noviembre de 1950, cientos de miles de tropas chinas lanzaron un contraataque devastador que prolongaría la guerra por dos años más.

¿Estados Unidos tenía la intención de invadir China?

Los comunistas chinos habían temido durante mucho tiempo que Corea sirviera de trampolín para una invasión estadounidense de China. Después de todo, Estados Unidos había apoyado a los nacionalistas chinos, que trasladaron su gobierno a Taiwán después de ser expulsados ​​del continente. Las fuerzas comunistas y nacionalistas seguían luchando activamente en varios frentes, incluidas las islas costeras [12] e incluso las selvas fronterizas con Myanmar [13]. Esto, junto con la simpatía ideológica por los comunistas coreanos, motivó el apoyo chino a la invasión norcoreana del Sur.

Unos meses más tarde, Pekín no se tranquilizó al ver un ejército internacional liderado por Estados Unidos avanzando hacia sus fronteras con Corea. De hecho, MacArthur expresó en privado su apoyo a la expansión de la guerra en China, creyendo que fácilmente podría derrotar al Ejército Popular de Liberación si se le dieran los recursos para luchar contra ellos.

Sin embargo, las opiniones de MacArthur y la imprudencia resultante con respecto a China fueron contrarias a las instrucciones del presidente Truman, quien finalmente relevó al popular general de mando. Sin embargo, la intervención china llevó a Truman a desviar la Séptima Flota de Estados Unidos para apoyar a los nacionalistas chinos, que habían huido a islas fuera de China, solidificando su posición anteriormente precaria [14] de los asaltos anfibios del EPL.

¿Fue la Guerra de Corea realmente sobre Japón?

Un estudiante chino mío argumentó una vez en un ensayo que la Guerra de Corea había sido un medio para que Estados Unidos revitalizara la economía japonesa, entonces bajo ocupación estadounidense. De hecho, Estados Unidos inyectó $ 3.5 mil millones en la economía japonesa para abastecer sus fuerzas en Corea, lo que resultó en una duplicación de la producción económica de Japón. Al final de la Guerra de Corea, la nación insular había recuperado su nivel de vida anterior a la Segunda Guerra Mundial.

Si bien considerar la intervención de Estados Unidos en la Guerra de Corea como un paquete de estímulo económico particularmente sangriento tergiversa las apuestas diplomáticas en juego, sí capta un aspecto de la estrategia estadounidense en Asia en ese momento, que era construir a Japón como un baluarte contra la expansión comunista. Un análisis más mesurado podría ser que la intervención de Estados Unidos en Corea fue motivada por el temor de que daría a las fuerzas comunistas un punto de apoyo seguro para expandirse a Japón.

Esto no cambia una simple verdad: la Guerra de Corea fue el resultado de una decisión deliberada y premeditada de Corea del Norte y la Unión Soviética de invadir Corea del Sur.

Sí, el gobierno de Syngman Rhee & # x2019 en Corea del Sur fue belicoso, antidemocrático y responsable de muchas violaciones de derechos humanos & # x2014, pero en realidad no reunió un ejército para una invasión del Norte, que también fue bastante represiva.

Sí, Estados Unidos fue responsable de enviar sus fuerzas a través del paralelo 38 y finalmente lanzar una campaña de bombardeos que mató a muchos civiles norcoreanos.

Sin embargo, la concentración militar estadounidense en Corea, el avance sobre el río Yalu y los bombardeos fueron consecuencias derivadas de una invasión norcoreana que se había preparado con mucha antelación.

S & # xE9bastien Roblin tiene una maestría & # x2019 en resolución de conflictos de la Universidad de Georgetown y se desempeñó como instructor universitario para el Cuerpo de Paz en China. También ha trabajado en educación, edición y reasentamiento de refugiados en Francia y Estados Unidos. Actualmente escribe sobre seguridad e historia militar paraLa guerra es aburrida [15].

Más armas y tecnología - WARRIOR MAVEN (HAGA CLIC AQUÍ)
Todo el contenido de Scout Warrior ahora se ha trasladado a www.warriormaven.com

Oferta premium de WARRIOR MAVEN y aposs - Gratis para militares de EE. UU. - Ofrece preguntas y respuestas con líderes militares de EE. UU. - HAGA CLIC AQUÍ PREMIUM


Fuerza de los dos ejércitos

Resumen y causas de la guerra de Corea

Militarmente, el Norte reforzó fuertemente su capacidad. En 1948, había alrededor de 100.000 soldados bajo el mando de Kim II-sung. Como de costumbre, el Norte obtuvo la mayor parte de su equipo militar de la China comunista (RPC) y la Unión Soviética. Se proporcionó entrenamiento, así como equipo militar en forma de aviones, tanques, artillería y tanques a las tropas de II-sung, que ahora suman entre 150.000 y 200.000 soldados. Además, Corea del Norte tenía alrededor de 210 aviones de combate 280 tanques 200 piezas de artillería 110 bombarderos de ataque y 150 aviones de combate Yak y 35 aviones de reconocimiento. Los datos históricos muestran que en el momento en que el Norte finalmente atacó, eran mucho más fuertes que el Ejército de Corea del Sur.

El Sur, sin embargo, hizo algunos avances constantes, aunque no tan bien organizado como Corea del Norte. El principal patrocinador de Corea del Sur, Estados Unidos, estaba fatigado por la guerra como resultado de la Segunda Guerra Mundial. Los recortes presupuestarios y el enfoque excesivo del ejército en la bomba atómica fueron algunos otros factores que agravaron este cansancio. Además, Estados Unidos tenía mayores preocupaciones sobre las actividades que se estaban llevando a cabo en Europa. Por lo tanto, Estados Unidos brindó un apoyo militar mínimo a los surcoreanos. En 1950, el Sur tenía 98.000 soldados de los cuales sólo 65.000 estaban mínimamente preparados para el combate. No tenían tanques. Sin embargo, tenían 10 aviones de entrenamiento avanzado AT6. Aunque los registros muestran que el Sur tenía ese número de tropas en el ejército y la policía, sus tropas estaban mal preparadas y mal equipadas para participar en cualquier combate significativo. El problema del Sur también se vio agravado por muchas divisiones políticas internas.

Los pocos comunistas del Sur se opusieron a la idea de tener una Corea del Sur democrática e independiente. Pronto, se convirtió en una guerra de guerrillas. Periódicamente, el Norte ayudó a los comunistas del sur. Los historiadores creen que la fricción interna en el sur fue una de las razones por las que el ejército de Corea del Sur estaba mal entrenado y mal preparado para la guerra en toda regla con sus vecinos del norte en 1950. Sin embargo, no se puede descartar el hecho de que EE. UU. estaba todo menos interesado en proporcionar armas pesadas y suministros al Ejército de Corea del Sur (Ejército de la República de Corea-ROKA). Poco antes de la invasión del Norte y # 8217 (como en 1949), Estados Unidos tenía menos de 500 soldados estacionados en el Sur.


El francotirador más mortífero de la historia tuvo un promedio de 5 muertes por día

Publicado el 05 de febrero de 2020 18:50:29

Pocos soldados son tan legendarios como Finlandia y Simo Häyhä. Conocido como el francotirador más mortífero de la historia, Häyhä sirvió durante poco menos de 100 días durante la Guerra de Invierno de 1939-1940 entre Finlandia y la Unión Soviética.

En ese corto tiempo, se le atribuye haber matado a más de 500 hombres.

A larga distancia, Häyhä era letal, su rifle de francotirador M28 / 30 (la versión finlandesa de Rusia y el legendario Mosin-Nagant # 8217) representó la mitad de sus 500-542 muertes estimadas. De cerca, fue igualmente mortal con su metralleta Suomi KP-31, y unos 250 soviéticos fueron víctimas de ella. No es sorprendente que las tropas soviéticas pronto le asignaran a Häyhä un apodo apropiadamente siniestro: Muerte Blanca.

La transformación de Häyhä & # 8217 en la historia & # 8217s francotiradores más consumados se remonta a 1925, cuando a los veinte años cumplió su año obligatorio en el ejército de Finlandia y luego se unió a la milicia voluntaria de Finlandia conocida como la Guardia Blanca. El tiempo de Häyhä & # 8217 con la milicia agudizó lo que ya eran notables habilidades de tiro, un granjero y cazador, era un tirador natural que regularmente coleccionaba trofeos en competiciones de tiro locales.

Cuando estalló la Guerra de Invierno el 30 de noviembre de 1939, Häyhä tenía casi 34 años. Al final de la guerra, el 13 de marzo de 1940, se convertiría en una leyenda. Si bien la mayoría de los francotiradores usaban miras telescópicas, Häyhä se las arregló sin ellas. El uso de una mira obligó a un francotirador a levantar la cabeza unos centímetros más alto que las miras normales, lo que los convirtió en un objetivo más fácil para los francotiradores enemigos. Las miras telescópicas también eran vulnerables al frío extremo. La solución de Häyhä & # 8217 era simple: incluso con la escasa luz del invierno finlandés, confiaba en miras de hierro y a simple vista.

Simo Hu00e4yhu00e4

Como pronto se dieron cuenta los soviéticos, la tenue iluminación no afectó su puntería.

Los documentos del ejército finlandés (como se citan en Wikipedia) revelan cuán mortal era Häyhä como soldado. The war began on November 30, 1939. According to these documents, Häyhä had racked up his first 138 kills by December 22–only 22 days for 138 kills. The entry for January 26, 1940 ups his count to 199, an extra 61 in 35 days. By February 17, he was up to 219. In the 18 days after that, Häyhä killed another 40 enemy soldiers.

These stats reflect his sniping kills. Häyhä was just as deadly up close. His sub-machine gun accounted for another 250 kills. By March of 1940, he’d racked up an astonishing 500+ kills. Yet on March 6, his military career came to a sudden and near-fatal end.

Häyhä was a primary target of the Red Army Soviets were keen to eliminate this seemingly unstoppable soldier who had spread so much fear, injury, and death among their ranks.

They’d tried everything, pummeling Häyhä’s presumed locations with artillery fire. Soviets also employed counter-sniping, flooding an area with snipers whose primary mission was to kill the White Death.

On March 6, 1940, the Red Army nearly succeeded. A Soviet sniper spotted Häyhä and shot at him with an explosive bullet, striking him in his lower left jaw.

Hu00e4yhu00e4 in the 1940s, with visible damage to his left cheek after his 1940 wound

The shot should have killed him. Häyhä, though severely wounded, somehow survived. Found by Finnish troops, he was brought into a field hospital. He wasn’t a pretty sight. One of the soldiers who brought him in bluntly described his injuries, saying “half his face was missing”. But once again, Häyhä had beaten the odds: permanently disfigured, but alive nonetheless.

Häyhä was lucky. Only days after he was shot, the Winter War ended on March 13, 1940 — the same day Häyhä regained consciousness. Finland honored the soldier for his service. Starting as a private in 1925, he’d only made ‘Alikersantti’ (corporal) when the Winter War started. After it ended, Corporal Häyhä was commissioned, becoming a “Vanrikki” (second lieutenant) with multiple decorations. He would spend the next few years recovering from the shot to his head, but Häyhä would eventually regain his health.

Retiredu00a0Simo Hu00e4yhu00e4

After the war, he became a successful moose hunter and dog breeder. Against him, the moose stood no chance. Finland’s President Urho Kekkinen was also a keen hunter and Häyhä, once a nobody from the Finnish border country, became one of the President’s regular hunting partners.

Entering a veteran’s nursing home in Hamina in his old age, Häyhä spent his remaining years quietly. He died on April 1, 2002 aged 96, a national hero in his native Finland and a legend in military history. Asked how he’d been so successful he answered simply: “Practice.”

Este artículo apareció originalmente en Explore The Archive. Siga a @explore_archive en Twitter.


Why There Was a Korean War?

At the end of World War II, the Korean Peninsula was occupied in the North by the forces of the Soviet Union and in the South by the Americans, split at the 38th parallel. Ever since the two sides established their preferred government in these areas, the Korean Peninsula clamored for reunification -- under its own government, of course.

The North under Kim Il-Sung was ready to take the country by force from the outset, but was always restrained by Joseph Stalin in Moscow, who believed such a move could spark a third world war with the West -- something he feared.

After the KGB turned an American code clerk in the U.S. Embassy in Moscow, they discovered that much of the American military power in the area had been moved to Japan. Believing the Americans would not move to defend Korea, the Soviets gave Kim Il-Sung the go-ahead.

But Truman believed the invasion was a challenge to the free world and the United States in particular. He believed it was necessary for the free nations of the world to contain the spread of Communism -- that if the U.S. and the West allowed one country to fall to Communism, the rest of the nations in the region would fall one by one, or the "Domino Theory."


Ending the War

It has become a cliché to say that the Korean War is not over. Of course, the fighting finished a long time ago, yet in a number of fundamental ways, the war’s unfinished business is still part of daily experience for millions of Koreans on both sides of the demilitarized zone. The lack of closure means that the Cold War is preserved on the peninsula. All of the surrounding powers — China, Russia, and the United States — prefer it that way, because a real resolution could prove too costly for them and would occasion a major geopolitical upheaval.

In looking back on the Korean War seventy years later, it would be tragic for today’s left to fall once again into the Cold War logic of choosing sides between two sets of imperialists and their proxies. Now, we should be clear: the only side socialists could be on, then or now, was that of the Korean people, whose right to self-determination had been so abruptly stolen by the two superpowers when they partitioned the country in August 1945.

The call made already in the summer of 1950 by the anti-Stalinist left still stands today: let the Korean people decide their own future. The first steps in achieving that ambition must be a formal end to the Korean War, the withdrawal of US troops from the Korean peninsula, and decisive steps toward justice for the surviving victims and divided families of the war in both Koreas.


The Korean War “created a blood debt that is crucial to understanding North Korean behaviour ever since”

The Korean War, which began in 1950 and has technically never ended, saw the US pound North Korea from the air, leaving hardly a modern building standing and killing untold numbers of civilians. This, says Professor Bruce Cumings, left a blood debt that remains crucial to understanding North Korean behaviour ever since.

Esta competición se ha cerrado

Published: June 25, 2020 at 4:05 am

Here, ahead of the war’s 70th anniversary, Cumings gives his view on the history of the conflict and explains its significance today…

What was the Korean War?

The Korean War is primarily a civil war between North and South Korea, but one with significant foreign involvement, primarily of China and the United States. The present tense is necessary because the war has never ended the peace has been held by an armistice since 1953, but there never was a peace treaty, and so the state of war is merely suspended – not concluded.

Which countries fought in the Korean War?

Although some 16 nations fought under the United Nations flag, the Korean War was primarily between South Korea and the US on the one hand, and North Korea and China on the other.

When did the conflict start and end?

The conventional American story – that is, the official story – is that the war began on 25 June 1950 and ended on 27 July 1953. But this war has deep origins in 20 th -century history – more on this below…

What are the origins of the Korean War?

The foundations of the war date back to the 1930s. The founder of North Korea, Kim Il-sung, began a guerrilla struggle against Japanese forces who had invaded the three north-east provinces of China in September 1931 and proclaimed the puppet state of Manchukuo on 1 March 1932. The North Koreans trace the inception of their army to battles that began the next month, in April 1932.

Kim Il-sung and his comrades fought for the next decade in completely inhospitable terrain, where temperatures fell to -40 ̊C in the winter. An assortment of guerrilla groups were part of this struggle, with some sources alleging that Kim Il-sung’s group was commanded by Chinese Communists. In fact, most of the guerrillas were Korean, and Koreans were even the majority in the so-called Chinese Communist Party. Korean commanders did what they wanted and were not part of a Chinese hierarchy. These guerrilla groups bedevilled Japanese forces, bogging them down in an unwinnable war.

Things came to a head in 1939, with pitched battles involving tens of thousands of Japanese troops. By 1941 the guerrillas had been seriously depleted, and they withdrew to training camps near the Sino-Russian border, in the vicinity of Khabarovsk, to await the inevitable outcome of the United States joining the fight against Japan after the attack on Pearl Harbor.

The significance of this history is twofold: firstly, it constitutes the founding myth of North Korea, after about 200 surviving guerrillas returned to Pyongyang in 1945 and became the elite group that ruled the nation. This group is still in power today, but it is considerably larger after 75 years of ruling exclusively.

The other crucial fact of the 1930s is that the Japanese employed Korean officers to go after the guerrillas, and these same officers populated the upper ranks of the South Korean army in the 1940s. Take Kim Sok-won, for instance: a colonel in the Japanese army who had been given the task of chasing down Kim Il-sung. Kim Sok-won, by then a general, was the commander of the 38 th parallel throughout the summer and autumn of 1949. It was this conflict between Koreans who chose opposite sides in the 1930s that made civil war highly likely.

Another factor that led to the outbreak of the Korean War was that, after the collapse of Japanese rule in August 1945, ordinary Koreans began setting up political committees to run local affairs on a spontaneous basis. Soviet troops who were occupying the north supported these committees, and these political groups eventually became the basis of the North Korean regime, right down to the present. American troops arrived on 8 September 1945 and set up a three-year military government. In some parts of South Korea, the US worked with the committees, but in other parts they sought to suppress them, throwing the leaders in jail. This led to an open revolt in the fall of 1946 an inquiry after this revolt revealed that the US was using Korean members of the hated Japanese colonial police throughout the territory.

In this podcast, historian Grace Huxford describes the key events of the Korean War and explains how it played out in Britain:

Most of the committees were underground by 1948, but they continued to govern on Cheju Island, where the committees were largely left to their own devices. On 3 April 1948, an uprising on the island against a plan to divide the two Koreas led to a complete bloodbath over the next two years, with 10 per cent of the islanders – about 30,000 people – being killed by national police, military and members of right-wing youth groups who had been expelled from North Korea. The suppression forces were under the command of Korean officers who had served in the Japanese military.

The history of this conflict was buried for decades under the dictatorships in South Korea, but in recent years it has become a kind of touchstone, prefiguring the civil war to come. It was inconceivable that the North Korean leaders, and their supporters in the south, would allow this slaughter to go unpunished.

¿Qué pasó después?

The immediate crucible of the coming war was the fighting along the border in the summer and autumn of 1949. In August 1945 American planners had chosen the 38 th parallel as an appropriate line to mark the respective American and Soviet spheres. They consulted no one – not their allies, not the Soviets, and not a single Korean. The United States had operational control of the fledgling South Korean army until 30 June 1949, when the last American combat troops were withdrawn – leaving behind a 500-man military advisory group.

Fighting along the parallel had begun a month earlier, in May 1949. According to the US commander, it was sparked by the south he said the south started more than half of the border fighting in 1949. A war nearly broke out in early August 1949, but both the US and the Soviet ambassadors intervened to restrain hotheads. The last Southern attack across the border came in December 1949, and then the parallel quieted for six months.

The north was not ready to fight in 1949, because tens of thousands of its crack troops were still fighting on the side of the Communists in the Chinese Civil War. But in the following months, they filtered back into North Korea and became the spearhead of Kim Il-sung’s invasion force in June 1950. The six-month gap in fighting made the invasion look like unprovoked aggression: it was, in the words of the US ambassador, “fortunately clear-cut”.

How did the Korean War start?

The start of the Korean War as conventionally understood is easily depicted. The North Koreans flowed down the peninsula in July and August 1950 – in spite of the American President Harry Truman sending ever larger numbers of troops. Finally, the US Marine First Brigade was able to stabilise the front in the south-east, which became known as the Pusan Perimeter. That made possible a dramatic landing at the port of Inchon, under the command of General Douglas MacArthur.

Within two weeks American leaders decided to invade North Korea on a ‘roll-back’ mission. US troops went all the way to the Yalu River, on the border with China, only to be thrown back in a massive campaign by Chinese and North Korean troops. By 1 January 1951, Seoul was again occupied by Chinese and North Korean troops. By May, however, Seoul had been recaptured, and the fighting had stabilised roughly along what is now the demilitarized zone (DMZ). There followed two years of trench warfare and truce negotiations, until the armistice was signed on 27 July 1953.

Throughout the war the US pounded North Korea from the air, leaving hardly a modern building standing, killing untold numbers of civilians, dropping so much napalm that even Winston Churchill complained about it, and leaving a blood debt that remains crucial to understanding North Korean behaviour ever since.

How many deaths and casualties were there?

33,686 American troops were killed in action, and the UK and Australia also suffered significant casualties: over 1,000 and 339 soldiers died, respectively. But Koreans and Chinese lost their lives in far greater numbers. Just under a million Chinese were killed, about the same number of South Koreans, and perhaps two million North Koreans.

How did the Korean War end?

The war ended about where it began: in a stalemate with no real winner. China enjoyed an enhanced status, having fought the US to a standstill, and the two shattered Koreas were left to somehow rebuild their nation.

It took two years to negotiate the armistice, and after decades of work toward a peace treaty starting at Geneva in 1954, none has come to fruition. But the armistice has done its work in holding the peace, give or take some violent incidents from time to time.

Why is it called ‘the forgotten war’?

In the US the Korean War quickly became a so-called ‘forgotten war’, in part because it was such a contrast with the halcyon years under Eisenhower in the 1950s – and of course, because the US did not win for the first time in its history, going back to the War of 1812 stalemate. Some 30 years later a sombre Korean War Memorial was built not far from the Lincoln Memorial, with many individual depictions of how terrible this war was carved onto the faces of soldiers.

Within two short years the US had committed itself to the Vietnamese government in Saigon, and against the revolutionary forces of Ho Chi Minh. Soon the US was again fighting anti-colonial armies, while relying on Vietnamese officers who had served the French. Both of these wars were fundamentally anti-colonial in nature, but American leaders simply never could understand that relying on colonial quislings doomed both efforts from the start.

What was the significance of the Korean War?

It is hard to say what the significance of this war was for Koreans. Nothing was really solved, and the national division acquired a tragic permanence. Perhaps the foreign alliances that came with the war were critical – South Korea with the US, and North Korea with China.

But this war had tremendous significance for Americans: defence spending quadrupled as the US took on a mission to contain communism anywhere in the world a national security state at home managed hundreds of permanent military bases abroad a large standing army now existed in peacetime for the first time in American history and a sprawling, hugely funded CIA was a font of power under Allen Dulles, the director (whose brother, John Foster Dulles, was Secretary of State under Eisenhower).

The Korean War also gave a huge boost to both the American and the Japanese economies, with war procurements leading some to call the effort “Japan’s Marshall Plan”. It all probably would have happened anyway, had the war occurred elsewhere. But it didn’t: it happened in Korea, giving the war tremendous significance in the American psyche.

Professor Bruce Cumings teaches in the history department at the University of Chicago and is the author of The Korean War: A History (Random House, 2010)