La historia

Thomas Edison - Historia

Thomas Edison - Historia



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Thomas Alva Edison nació en Milan, Ohio, el 11 de febrero de 1847. Casi no recibió educación formal y comenzó a trabajar en diversas capacidades en el ferrocarril. Aunque tenía problemas de audición, pudo convertirse en operador de telégrafo. Aprendió a experimentar con productos químicos y corrientes eléctricas leyendo un libro popular sobre ciencia y montó un laboratorio de química en el vagón de equipajes durante su tiempo libre. En 1869, patentó sus primeros inventos, un registrador de votos y un indicador de cotización. Se mudó a Nueva York y, finalmente, fabricó tickers de acciones mientras trabajaba en nuevos inventos.
En 1876, Edison estableció el primer laboratorio de investigación industrial en Menlo Park, Nueva Jersey. Fue en Menlo Park donde inventó el fonógrafo (1877) y la lámpara incandescente de filamento de carbono (1879). En 1887, trasladó su laboratorio a un lugar más grande en West Orange, Nueva Jersey. En la década de 1890, debido al trabajo concentrado y sistemático que Edison completó en su nuevo laboratorio, desarrolló el fluoroscopio, un proceso para la separación del hierro, la batería de almacenamiento, la máquina de dictar, el mimeógrafo y la máquina de imágenes en movimiento.
Edison comenzó a centrar sus esfuerzos en la creación y promoción de empresas para comercializar sus invenciones, incluida la Edison General Electric Company, que se fusionó con Thomson-Houston Company en 1891 para convertirse en General Electric Company. Sin embargo, después de un extenso litigio, perdió el control de sus empresas a manos de un grupo de empresarios dirigido por J. P. Morgan. Sus participaciones en General Electric se redujeron al 10%, Edison se agotó en 1892.
Durante la Primera Guerra Mundial, Edison se desempeñó como presidente de la Junta Consultiva Naval. Después de la guerra, trabajó con Henry Ford y Harvey Firestone para desarrollar caucho a partir de plantas domésticas, un proyecto que se materializó solo después de la muerte de Edison. Edison murió el 18 de octubre de 1931 en West Orange, Nueva Jersey.


Películas

La María Negra. Un edificio construido para la grabación de películas.

A veces, un invento puede darte una idea para hacer otra cosa. Eso es lo que le sucedió a Thomas Edison con las películas.

En octubre de 1888, Edison escribió: "Estoy experimentando con un instrumento que hace por el ojo lo que hace el fonógrafo por el oído ...". En realidad, las imágenes en "movimiento" sólo parecen moverse. Una cámara de cine moderna toma fotografías como lo hace una cámara normal. Sin embargo, toma 24 de estas imágenes, o marcos, por segundo. Cuando muestra estas imágenes a un ritmo muy rápido, parece que se están moviendo. Incluso antes del trabajo de Edison en películas, esta idea básica ya había sido desarrollada por un fotógrafo británico llamado Eadward Muybridge. Quería demostrar que cuando un caballo corría, las cuatro patas podían estar en el aire a la vez. Al tomar varias fotos muy rápido, Muybridge demostró su punto.

Alrededor de 1889, Edison eligió un equipo de muckers para trabajar en este proyecto, encabezado por William Kennedy Laurie Dickson. Construyeron el Strip Kinetograph, que fue una de las primeras cámaras de cine. La "tira" era un trozo de película larga y flexible que se había inventado para una cámara normal. A diferencia de las películas fotográficas más antiguas, se puede enrollar alrededor de una rueda o un carrete. El Strip Kinetograph tomó fotografías tan rápido que parecían moverse.

Luego, Edison y sus muckers construyeron un kinetoscopio, una máquina para ver estas películas. Una persona a la vez pagaría cinco centavos para ver una película breve y muda de unos veinte a treinta segundos de duración. La primera sala de cinetoscopio, o sala de cine, se inauguró el 14 de abril de 1894 en 1155 Broadway en la ciudad de Nueva York.

Para filmar estas películas, los muckers necesitaban un escenario. Las bombillas de Edison no eran lo suficientemente brillantes para hacer estas películas. Construyeron un escenario con tablas de madera y papel alquitranado, con un techo que se abría al sol. Este extraño edificio se parecía un poco a un carro de la policía o un coche fúnebre (que llevaba ataúdes al cementerio). Un vagón de policía a veces se llamaba "María negra". (pronunciado Ma-RI-uh). Esta "Black Maria" se construyó en 1893. Se hicieron cortometrajes allí durante diez años hasta que fue demolido alrededor de 1903. Para entonces, Edison tenía un estudio de cine más nuevo y mejor en la ciudad de Nueva York.

Edison fue uno de los inventores de las películas, pero no debería recibir todo el crédito. Otros inventores en diferentes partes del mundo también hicieron importantes descubrimientos. Por solo un ejemplo, en 1896 Thomas Armat y Francis Jenkins diseñaron el fantasma. Este primer proyector de películas mostraba la película en una pantalla, de modo que una sala llena de personas podía verla al mismo tiempo. Edison compró los derechos de esta máquina y comenzó a fabricar sus propios proyectores. Los hermanos Lumiere en Francia también fueron extremadamente importantes en el desarrollo de películas. Otros inventores también ayudaron a encontrar piezas del rompecabezas.

Pero, con su enorme laboratorio aquí en West Orange, Edison juntó las piezas del rompecabezas. Por eso a veces se le llama el "padre de las películas cinematográficas".


Biografía de Edison

Thomas Alva Edison nació el 11 de febrero de 1847 en Milán, Ohio, el séptimo y último hijo de Samuel y Nancy Edison. Cuando Edison tenía siete años, su familia se mudó a Port Huron, Michigan. Edison vivió aquí hasta que se puso en marcha por su cuenta a la edad de dieciséis años. Edison tuvo muy poca educación formal cuando era niño, asistió a la escuela solo durante unos meses. Su madre le enseñó a leer, escribir y aritmética, pero siempre fue un niño muy curioso y aprendió mucho leyendo solo. Esta creencia en la superación personal se mantuvo durante toda su vida.

Edison comenzó a trabajar a una edad temprana, como lo hacían la mayoría de los niños en ese momento. A los trece años tomó un trabajo como vendedor de periódicos, vendiendo periódicos y dulces en el ferrocarril local que atravesaba Port Huron hasta Detroit. Parece haber pasado gran parte de su tiempo libre leyendo libros científicos y técnicos, y también tuvo la oportunidad en este momento de aprender a operar un telégrafo. Cuando tenía dieciséis años, Edison era lo suficientemente competente como para trabajar como telegrafista a tiempo completo.

El desarrollo del telégrafo fue el primer paso en la revolución de las comunicaciones y la industria del telégrafo se expandió rápidamente en la segunda mitad del siglo XIX. Este rápido crecimiento le dio a Edison y a otros como él la oportunidad de viajar, ver el país y ganar experiencia. Edison trabajó en varias ciudades de los Estados Unidos antes de llegar a Boston en 1868. Aquí Edison comenzó a cambiar su profesión de telegrafista a inventor. Recibió su primera patente sobre una grabadora de votos eléctrica, un dispositivo destinado a ser utilizado por órganos electos como el Congreso para acelerar el proceso de votación. Esta invención fue un fracaso comercial. Edison resolvió que en el futuro solo inventaría cosas que estaba seguro de que el público querría.

Edison se mudó a la ciudad de Nueva York en 1869. Continuó trabajando en inventos relacionados con el telégrafo y desarrolló su primer invento exitoso, un indicador bursátil mejorado llamado "Impresora universal de valores". Por este y algunos inventos relacionados, Edison recibió $ 40,000. Esto le dio a Edison el dinero que necesitaba para establecer su primer pequeño laboratorio e instalación de fabricación en Newark, Nueva Jersey en 1871. Durante los siguientes cinco años, Edison trabajó en Newark inventando y fabricando dispositivos que mejoraron enormemente la velocidad y eficiencia del telégrafo. También encontró tiempo para casarse con Mary Stilwell y formar una familia.

En 1876, Edison vendió todas sus empresas de fabricación de Newark y trasladó a su familia y al personal de asistentes al pequeño pueblo de Menlo Park, veinticinco millas al suroeste de la ciudad de Nueva York. Edison estableció una nueva instalación que contiene todo el equipo necesario para trabajar en cualquier invento. Este laboratorio de investigación y desarrollo fue el primero de su tipo en cualquier lugar, el modelo para instalaciones modernas posteriores como Bell Laboratories, que a veces se considera el mayor invento de Edison. Aquí Edison comenzó a cambiar el mundo.

Primer fonógrafo de Edison - 1877.

El primer gran invento desarrollado por Edison en Menlo Park fue el fonógrafo de papel de aluminio. La primera máquina que podía grabar y reproducir sonido causó sensación y le dio a Edison fama internacional. Edison recorrió el país con el fonógrafo de papel de aluminio y fue invitado a la Casa Blanca para demostrárselo al presidente Rutherford B. Hayes en abril de 1878.

A continuación, Edison emprendió su mayor desafío, el desarrollo de una práctica luz eléctrica incandescente. La idea de la iluminación eléctrica no era nueva y varias personas habían trabajado e incluso desarrollado formas de iluminación eléctrica. Pero hasta ese momento, no se había desarrollado nada que fuera remotamente práctico para uso doméstico. El logro final de Edison fue inventar no solo una luz eléctrica incandescente, sino también un sistema de iluminación eléctrica que contenía todos los elementos necesarios para que la luz incandescente fuera práctica, segura y económica. Después de un año y medio de trabajo, el éxito se logró cuando una lámpara incandescente con un filamento de hilo de coser carbonizado ardió durante trece horas y media. La primera demostración pública del sistema de iluminación incandescente de Edison fue en diciembre de 1879, cuando el complejo de laboratorios de Menlo Park se iluminó eléctricamente. Edison pasó los siguientes años creando la industria eléctrica. En septiembre de 1882, la primera central eléctrica comercial, ubicada en Pearl Street en el bajo Manhattan, entró en funcionamiento proporcionando luz y energía a los clientes en un área de una milla cuadrada. La era eléctrica había comenzado.

Un primer boceto de un cuaderno de laboratorio de una bombilla eléctrica.

El éxito de su luz eléctrica llevó a Edison a nuevas alturas de fama y riqueza, a medida que la electricidad se extendía por todo el mundo. Las diversas compañías eléctricas de Edison continuaron creciendo hasta que en 1889 se unieron para formar Edison General Electric. Sin embargo, a pesar del uso de Edison en el título de la empresa, Edison nunca controló esta empresa. La enorme cantidad de capital necesaria para desarrollar la industria de la iluminación incandescente había requerido la participación de banqueros de inversión como J.P. Morgan. Cuando Edison General Electric se fusionó con su principal competidor Thompson-Houston en 1892, Edison se eliminó del nombre y la empresa se convirtió simplemente en General Electric.

Este período de éxito se vio empañado por la muerte de Mary, la esposa de Edison, en 1884. La participación de Edison en el sector comercial de la industria eléctrica había hecho que Edison pasara menos tiempo en Menlo Park. Después de la muerte de Mary, Edison estuvo allí aún menos, y en cambio vivió en la ciudad de Nueva York con sus tres hijos. Un año después, mientras estaba de vacaciones en la casa de un amigo en Nueva Inglaterra, Edison conoció a Mina Miller y se enamoró. La pareja se casó en febrero de 1886 y se mudó a West Orange, Nueva Jersey, donde Edison había comprado una propiedad, Glenmont, para su novia. Thomas Edison vivió aquí con Mina hasta su muerte.

Cuando Edison se mudó a West Orange, estaba haciendo un trabajo experimental en instalaciones improvisadas en su fábrica de lámparas eléctricas en las cercanías de Harrison, Nueva Jersey. Sin embargo, unos meses después de su matrimonio, Edison decidió construir un nuevo laboratorio en West Orange, a menos de una milla de su casa. En ese momento, Edison poseía tanto los recursos como la experiencia para construir "el laboratorio mejor equipado y más grande existente y las instalaciones superiores a cualquier otro para el desarrollo rápido y barato de un invento". El nuevo complejo de laboratorios que consta de cinco edificios se inauguró en noviembre de 1887. Un edificio de laboratorio principal de tres pisos contenía una planta de energía, talleres de maquinaria, salas de almacenamiento, salas de experimentación y una gran biblioteca. Cuatro edificios más pequeños de un piso construidos perpendicularmente al edificio principal contenían un laboratorio de física, un laboratorio de química, un laboratorio de metalurgia, un taller de patrones y un almacén de productos químicos. El gran tamaño del laboratorio no solo le permitió a Edison trabajar en cualquier tipo de proyecto, sino que también le permitió trabajar en diez o veinte proyectos a la vez. Se agregaron instalaciones al laboratorio o se modificaron para satisfacer las necesidades cambiantes de Edison mientras continuaba trabajando en este complejo hasta su muerte en 1931. A lo largo de los años, alrededor del laboratorio se construyeron fábricas para fabricar inventos de Edison. Todo el laboratorio y el complejo de la fábrica eventualmente cubrieron más de veinte acres y emplearon a 10,000 personas en su apogeo durante la Primera Guerra Mundial (1914-1918).

Después de abrir el nuevo laboratorio, Edison comenzó a trabajar en el fonógrafo nuevamente, habiendo dejado de lado el proyecto para desarrollar la luz eléctrica a fines de la década de 1870. En la década de 1890, Edison comenzó a fabricar fonógrafos para uso doméstico y comercial. Al igual que la luz eléctrica, Edison desarrolló todo lo necesario para hacer funcionar un fonógrafo, incluidos discos para tocar, equipos para grabar los discos y equipos para fabricar los discos y las máquinas. En el proceso de hacer práctico el fonógrafo, Edison creó la industria discográfica. El desarrollo y mejora del fonógrafo fue un proyecto en curso, que continuó casi hasta la muerte de Edison.

Mientras trabajaba en el fonógrafo, Edison comenzó a trabajar en un dispositivo que "hace por el ojo lo que el fonógrafo hace por el oído", esto se convertiría en películas. Edison demostró por primera vez películas en 1891 y comenzó la producción comercial de "películas" dos años más tarde en una estructura de aspecto peculiar, construida en los terrenos del laboratorio, conocida como Black Maria. Al igual que la luz eléctrica y el fonógrafo antes, Edison desarrolló un sistema completo, desarrollando todo lo necesario para filmar y mostrar películas. El trabajo inicial de Edison en el cine fue pionero y original. Sin embargo, muchas personas se interesaron en esta tercera industria nueva que Edison creó y trabajaron para mejorar aún más el trabajo de las primeras películas de Edison. Por lo tanto, hubo muchos contribuyentes al rápido desarrollo de las películas cinematográficas más allá de los primeros trabajos de Edison. A fines de la década de 1890, se estableció firmemente una nueva industria próspera y, para 1918, la industria se había vuelto tan competitiva que Edison abandonó el negocio del cine por completo.

El éxito del fonógrafo y las películas cinematográficas en la década de 1890 ayudó a compensar el mayor fracaso de la carrera de Edison. A lo largo de la década, Edison trabajó en su laboratorio y en las antiguas minas de hierro del noroeste de Nueva Jersey para desarrollar métodos de extracción de mineral de hierro para alimentar la demanda insaciable de las acerías de Pensilvania. Para financiar este trabajo, Edison vendió todas sus acciones en General Electric. A pesar de diez años de trabajo y millones de dólares gastados en investigación y desarrollo, Edison nunca pudo hacer que el proceso fuera comercialmente práctico y perdió todo el dinero que había invertido. Esto habría significado la ruina financiera si Edison no hubiera continuado desarrollando el fonógrafo y las películas al mismo tiempo. Tal como estaban las cosas, Edison entró en el nuevo siglo todavía financieramente seguro y listo para asumir otro desafío.

El nuevo desafío de Edison fue desarrollar una mejor batería de almacenamiento para su uso en vehículos eléctricos. Edison disfrutó mucho de los automóviles y durante su vida fue dueño de varios tipos diferentes, impulsados ​​por gasolina, electricidad y vapor. Edison pensó que la propulsión eléctrica era claramente el mejor método para impulsar los automóviles, pero se dio cuenta de que las baterías de almacenamiento de plomo-ácido convencionales eran inadecuadas para el trabajo. Edison comenzó a desarrollar una batería alcalina en 1899. Resultó ser el proyecto más difícil de Edison, y tomó diez años desarrollar una batería alcalina práctica. Para cuando Edison presentó su nueva batería alcalina, el automóvil de gasolina había mejorado tanto que los vehículos eléctricos eran cada vez menos comunes y se utilizaban principalmente como vehículos de reparto en las ciudades. Sin embargo, la batería alcalina de Edison resultó útil para iluminar vagones y señales de ferrocarril, boyas marítimas y lámparas de mineros. A diferencia de la extracción de mineral de hierro, la gran inversión que Edison hizo durante diez años se compensó generosamente y la batería de almacenamiento finalmente se convirtió en el producto más rentable de Edison. Además, el trabajo de Edison allanó el camino para la batería alcalina moderna.

En 1911, Thomas Edison había construido una vasta operación industrial en West Orange. Se habían construido numerosas fábricas a lo largo de los años alrededor del laboratorio original, y el personal de todo el complejo había aumentado a miles. Para administrar mejor las operaciones, Edison reunió a todas las empresas que había comenzado para hacer sus inventos en una sola corporación, Thomas A. Edison Incorporated, con Edison como presidente y presidente. Edison tenía sesenta y cuatro años en ese momento y su función en la empresa y en la vida comenzó a cambiar. Edison dejó más de las operaciones diarias tanto del laboratorio como de las fábricas a otros. El laboratorio mismo hizo un trabajo experimental menos original y, en cambio, trabajó más en refinar los productos existentes de Edison, como el fonógrafo. Aunque Edison continuó solicitando y recibiendo patentes para nuevos inventos, los días de desarrollar nuevos productos que cambiaron vidas y crearon industrias quedaron atrás.

En 1915, se le pidió a Edison que encabezara la Junta Consultiva Naval. Con los Estados Unidos acercándose cada vez más a la participación en la Primera Guerra Mundial, la Junta Consultiva Naval fue un intento de organizar los talentos de los principales científicos e inventores de los Estados Unidos en beneficio de las fuerzas armadas estadounidenses. Edison favoreció la preparación y aceptó el nombramiento. La Junta no hizo una contribución notable a la victoria final aliada, pero sirvió como precedente para la futura cooperación exitosa entre científicos, inventores y el ejército de los Estados Unidos. Durante la guerra, a los setenta años, Edison pasó varios meses en Long Island Sound en un barco de la Armada prestado, experimentando con técnicas para detectar submarinos.

El papel de Edison en la vida comenzó a cambiar de inventor e industrial a ícono cultural, un símbolo del ingenio estadounidense y una historia real de Horatio Alger. En 1928, en reconocimiento a una vida de logros, el Congreso de los Estados Unidos votó a Edison como una Medalla de Honor especial. En 1929 la nación celebró el jubileo de oro de la luz incandescente. La celebración culminó con un banquete en honor a Edison ofrecido por Henry Ford en Greenfield Village, el nuevo museo de historia estadounidense de Ford, que incluyó una restauración completa del Laboratorio de Menlo Park. Entre los asistentes se encontraban el presidente Herbert Hoover y muchos de los principales científicos e inventores estadounidenses.

El último trabajo experimental de la vida de Edison se realizó a pedido de los buenos amigos de Edison, Henry Ford y Harvey Firestone, a fines de la década de 1920. Le pidieron a Edison que buscara una fuente alternativa de caucho para su uso en neumáticos de automóviles. El caucho natural utilizado para los neumáticos hasta ese momento provenía del árbol del caucho, que no crece en los Estados Unidos. El caucho crudo tenía que importarse y se estaba volviendo cada vez más caro. Con su habitual energía y minuciosidad, Edison probó miles de plantas diferentes para encontrar un sustituto adecuado, y finalmente encontró un tipo de hierba Goldenrod que podría producir suficiente caucho para ser factible. Edison todavía estaba trabajando en esto en el momento de su muerte.

Durante los últimos dos años de su vida, Edison se encontraba cada vez más mal de salud. Edison pasó más tiempo fuera del laboratorio y trabajó en Glenmont. Los viajes a la casa de vacaciones familiar en Fort Myers, Florida se hicieron más largos. Edison tenía más de ochenta años y padecía una serie de dolencias. En agosto de 1931, Edison se derrumbó en Glenmont. Esencialmente ligado a la casa desde ese punto, Edison fue disminuyendo constantemente hasta que a las 3:21 am del 18 de octubre de 1931 murió el gran hombre.


Historia de Edison Motion Pictures

El laboratorio de Edison fue responsable de la invención del Kinetograph (una cámara cinematográfica) y el Kinetoscope (un visor de películas con mirilla). La mayor parte de este trabajo fue realizado por el asistente de Edison, William Kennedy Laurie Dickson, a partir de 1888. Las películas se convirtieron en una industria del entretenimiento exitosa en menos de una década, con kinetoscopios de un solo espectador dando paso a películas proyectadas para audiencias masivas. La Edison Manufacturing Co. (más tarde conocida como Thomas A. Edison, Inc.) no solo construyó el aparato para filmar y proyectar películas, sino que también produjo películas para el consumo público. La mayoría de los primeros ejemplos fueron realidades que mostraban personajes famosos, noticias, desastres, personas en el trabajo, nuevos modos de viajar y tecnología, vistas panorámicas, exposiciones y otras actividades de ocio. A medida que la popularidad de las realidades disminuyó, el énfasis en la producción de la compañía se trasladó a las comedias y dramas.

Esta colección incluye 341 películas de Edison, incluidos 127 títulos también disponibles en otras agrupaciones de películas de American Memory. El primer ejemplo es una prueba de cámara realizada en 1891, seguida de otras pruebas y una amplia variedad de realidades y dramas hasta el año 1918, cuando la compañía de Edison dejó de producir películas. La presentación también ofrece una breve historia del trabajo de Edison con películas, así como una descripción general de los diferentes géneros cinematográficos producidos por la empresa Edison.


Historia del fonógrafo cilíndrico

Catálogo / Anuncio de fonógrafo:
"Quiero un fonógrafo en cada hogar".

El fonógrafo se desarrolló como resultado del trabajo de Thomas Edison en otros dos inventos, el telégrafo y el teléfono. En 1877, Edison estaba trabajando en una máquina que transcribiría mensajes telegráficos a través de hendiduras en cinta de papel, que luego podría enviarse por telégrafo repetidamente. Este desarrollo llevó a Edison a especular que un mensaje telefónico también podría grabarse de manera similar. Experimentó con un diafragma que tenía un punto de relieve y se sostenía contra papel de parafina que se movía rápidamente. Las vibraciones del habla hicieron mellas en el papel. Más tarde, Edison cambió el papel a un cilindro de metal con papel de aluminio envuelto alrededor. La máquina tenía dos unidades de diafragma y aguja, una para grabar y otra para reproducir. Cuando se hablaba por una boquilla, las vibraciones del sonido serían incrustadas en el cilindro por la aguja de grabación en un patrón de surco vertical (o colina y valle). Edison le dio un boceto de la máquina a su mecánico, John Kruesi, para que lo construyera, lo que supuestamente Kruesi hizo en 30 horas. Edison probó inmediatamente la máquina pronunciando la canción infantil en la boquilla, "María tenía un corderito". Para su asombro, la máquina le devolvió las palabras.

Aunque más tarde se afirmó que la fecha de este evento fue el 12 de agosto de 1877, algunos historiadores creen que probablemente sucedió varios meses después, ya que Edison no solicitó una patente hasta el 24 de diciembre de 1877. Además, el diario de uno de los Los ayudantes de Edison, Charles Batchelor, parecen confirmar que el fonógrafo no se construyó hasta el 4 de diciembre y se terminó dos días después. La patente del fonógrafo se expidió el 19 de febrero de 1878. La invención era muy original. La única otra evidencia registrada de tal invención estaba en un artículo del científico francés Charles Cros, escrito el 18 de abril de 1877. Sin embargo, había algunas diferencias entre las ideas de los dos hombres, y el trabajo de Cros seguía siendo solo una teoría, ya que lo hizo. no producir un modelo funcional de la misma.

Fonógrafo original de Edison Tin Foil. Foto cortesía del Departamento del Interior de EE. UU., Servicio de Parques Nacionales, Sitio Histórico Nacional de Edison.

Edison llevó su nuevo invento a las oficinas de Científico americano en la ciudad de Nueva York y se lo mostró al personal allí. Como se informó en la edición del 22 de diciembre de 1877, "el Sr. Thomas A. Edison llegó recientemente a esta oficina, colocó una pequeña máquina en nuestro escritorio, hizo girar una manivela y la máquina preguntó por nuestra salud, preguntó si nos gustaba el fonógrafo , nos informó que estaba muy bien, y nos deseó cordialmente buenas noches ". El interés fue grande, y la invención se informó en varios periódicos de Nueva York y más tarde en otros periódicos y revistas estadounidenses.

La Edison Speaking Phonograph Company se estableció el 24 de enero de 1878 para explotar la nueva máquina exhibiéndola. Edison recibió $ 10,000 por los derechos de fabricación y venta y el 20% de las ganancias. Como novedad, la máquina fue un éxito instantáneo, pero era difícil de operar excepto por expertos, y la hoja de estaño duraría solo unas pocas jugadas.

Siempre práctico y visionario, Edison ofreció los siguientes usos futuros posibles para el fonógrafo en Revisión de América del Norte en junio de 1878:

  1. Redacción de cartas y todo tipo de dictados sin ayuda de taquígrafo.
  2. Libros fonográficos, que hablarán a las personas ciegas sin esfuerzo por su parte.
  3. La enseñanza de la elocución.
  4. Reproducción de música.
  5. El "Registro familiar": un registro de dichos, reminiscencias, etc., de miembros de una familia en sus propias voces y de las últimas palabras de los moribundos.
  6. Cajas de música y juguetes.
  7. Relojes que deben anunciar en forma articulada la hora de ir a casa, ir a comer, etc.
  8. La preservación de las lenguas mediante la reproducción exacta de la forma de pronunciar.
  9. Fines educativos tales como preservar las explicaciones hechas por un maestro, para que el alumno pueda referirse a ellas en cualquier momento, y ortografía u otras lecciones colocadas sobre el fonógrafo para facilitar la memorización.
  10. Conexión con el teléfono, para hacer de ese instrumento un auxiliar en la transmisión de registros permanentes e invaluables, en lugar de ser receptor de comunicaciones momentáneas y fugaces.

Finalmente, la novedad de la invención desapareció para el público, y Edison dejó de trabajar en el fonógrafo durante un tiempo, concentrándose en su lugar en inventar la bombilla incadescente.

En el vacío dejado por Edison, otros avanzaron para mejorar el fonógrafo. En 1880, Alexander Graham Bell ganó el Premio Volta de $ 10,000 del gobierno francés por su invención del teléfono. Bell utilizó sus ganancias para establecer un laboratorio para promover la investigación eléctrica y acústica, trabajando con su primo Chichester A. Bell, un ingeniero químico, y Charles Sumner Tainter, un científico y fabricante de instrumentos. Hicieron algunas mejoras en la invención de Edison, principalmente mediante el uso de cera en lugar de papel de aluminio y una aguja flotante en lugar de una aguja rígida que incidiría, en lugar de sangrar, el cilindro. Se otorgó una patente a C. Bell y Tainter el 4 de mayo de 1886. La máquina se exhibió al público como el grafófono. Bell y Tainter hicieron que representantes se acercaran a Edison para discutir una posible colaboración en la máquina, pero Edison se negó y decidió mejorar el fonógrafo él mismo. En este punto, había logrado hacer la lámpara incandescente y ahora podía reanudar su trabajo en el fonógrafo. Su trabajo inicial, sin embargo, siguió de cerca las mejoras realizadas por Bell y Tainter, especialmente en el uso de cilindros de cera, y fue llamado New Phonograph.

La Edison Phonograph Company se formó el 8 de octubre de 1887 para comercializar la máquina de Edison. Introdujo el fonógrafo mejorado en mayo de 1888, seguido poco después por el fonógrafo perfeccionado. Los primeros cilindros de cera que utilizó Edison eran blancos y estaban hechos de ceresina, cera de abejas y cera esteárica.

Fonógrafo Edison Home

El empresario Jesse H. Lippincott asumió el control de las compañías de fonógrafos al convertirse en el único licenciatario de American Graphophone Company y al comprar Edison Phonograph Company de Edison. En un acuerdo que finalmente incluyó a la mayoría de los otros fabricantes de fonógrafos, formó la North American Phonograph Company el 14 de julio de 1888. Lippincott vio el uso potencial del fonógrafo solo en el campo comercial y arrendó los fonógrafos como máquinas de dictar de oficina a varios miembros. empresas que tenían cada una su propio territorio de venta. Desafortunadamente, este negocio no resultó ser muy rentable, y recibió una importante oposición de los taquígrafos.

Mientras tanto, Edison Factory produjo muñecos parlantes en 1890 para Edison Phonograph Toy Manufacturing Co. Los muñecos contenían pequeños cilindros de cera. La relación de Edison con la empresa terminó en marzo de 1891 y las muñecas son muy raras en la actualidad. Edison Phonograph Works también produjo cilindros musicales para fonógrafos con ranura para monedas que algunas de las empresas subsidiarias habían comenzado a utilizar. Estos proto- "jukeboxes" fueron un desarrollo que apuntaba al futuro de los fonógrafos como máquinas de entretenimiento.

En el otoño de 1890, Lippincott se enfermó y perdió el control de la North American Phonograph Co. ante Edison, que era su principal acreedor. Edison cambió la política de alquileres a la venta directa de las máquinas, pero cambió poco más.

Edison aumentó las ofertas de entretenimiento en sus cilindros, que en 1892 estaban hechos de una cera conocida entre los coleccionistas de hoy como "cera marrón". Aunque se les llama con este nombre, los cilindros pueden variar en color desde blanquecino hasta bronceado claro y marrón oscuro. Un anuncio al comienzo del cilindro normalmente indicaría el título, el artista y la compañía.

Anuncio del Edison New Standard Phongraph, en Harper's, Septiembre de 1898.

En 1894, Edison declaró en quiebra a North American Phonograph Company, una medida que le permitió recomprar los derechos de su invento. Fueron necesarios dos años para que los asuntos de la quiebra se resolvieran antes de que Edison pudiera seguir adelante con la comercialización de su invento. El Edison Spring Motor Phonograph apareció en 1895, aunque técnicamente a Edison no se le permitió vender fonógrafos en este momento debido al acuerdo de quiebra. En enero de 1896, fundó la National Phonograph Company que fabricaría fonógrafos para uso doméstico. En tres años, las sucursales de la empresa se ubicaron en Europa. Bajo la égida de la compañía, anunció el Spring Motor Phonograph en 1896, seguido del Edison Home Phonograph, y comenzó la emisión comercial de cilindros bajo la etiqueta de la nueva compañía. Un año después, se fabricó el Edison Standard Phonograph, y luego se exhibió en la prensa en 1898. Este fue el primer fonógrafo en llevar el diseño de la marca comercial Edison. Los precios de los fonógrafos habían disminuido significativamente desde sus primeros días de $ 150 (en 1891) hasta $ 20 para el modelo estándar y $ 7,50 para un modelo conocido como Gem, introducido en 1899.

Los cilindros de tamaño estándar, que tendían a medir 4,25 "de largo y 2,1875" de diámetro, costaban 50 centavos cada uno y normalmente se jugaban a 120 r.p.m. Una variedad de selecciones se presentaron en los cilindros, incluyendo marchas, baladas sentimentales, canciones en dialectos juglares, himnos, monólogos cómicos y especialidades descriptivas, que ofrecieron recreaciones sonoras de eventos.

Los primeros cilindros tenían dos problemas importantes. El primero fue la corta longitud de los cilindros, solo 2 minutos. Esto necesariamente redujo el campo de lo que podría registrarse. El segundo problema era que no existía ningún método masivo para duplicar cilindros. Muy a menudo, los intérpretes tuvieron que repetir sus actuaciones al grabar para acumular una cantidad de cilindros. Esto no solo requería mucho tiempo, sino que también era costoso.

El fonógrafo de concierto de Edison, que tenía un sonido más fuerte y un cilindro más grande que medía 4.25 "de largo y 5" de diámetro, se introdujo en 1899, con un precio de $ 125 y los cilindros grandes por $ 4. El fonógrafo de concierto no se vendió bien y los precios de él y sus cilindros se redujeron drásticamente. Su producción cesó en 1912.

En 1901 se puso en marcha un proceso para la producción en masa de cilindros de cera duplicados. Los cilindros se moldearon, en lugar de grabarlos con un lápiz, y se utilizó una cera más dura. The process was referred to as Gold Moulded, because of a gold vapor given off by gold electrodes used in the process. Sub-masters were created from the gold master, and the cylinders were made from these molds. From a single mold, 120 to 150 cylinders could be produced every day. The new wax used was black in color, and the cylinders were initially called New High Speed Hard Wax Moulded Records until the name was changed to Gold Moulded. By mid-1904, the savings in mass duplication was reflected in the price for cylinders which had been lowered to 35 cents each. Beveled ends were made on the cylinders to accommodate titles.

A new business phonograph was introduced in 1905. Similar to a standard phonograph, it had alterations to the reproducer and mandrel. The early machines were difficult to use, and their fragility made them prone to failure. Even though improvements were made to the machine over the years, they still cost more than the popular, inexpensive Dictaphones put out by Columbia. Electrical motors and controls were later added to the Edison business machine, which improved their performance. (Some Edison phonographs made before 1895 also had electric motors, until they were replaced by spring motors.)

At this point, the Edison business phonograph became a dictating system. Three machines were used: the executive dictating machine, the secretarial machine for transcribing, and a shaving machine used to recycle used cylinders. This system can be seen in the Edison advertising film, The Stenographer's Friend, filmed in 1910. An improved machine, the Ediphone, was introduced in 1916 and steadily grew in sales after World War I and into the 1920's.

Catalog for Edison moulded cylinder records, March 1903.

In terms of playing time, the 2-minute wax cylinder could not compete well against competitors' discs, which could offer up to four minutes. In response, the Amberol Record was presented in November 1908, which had finer grooves than the two-minute cylinders, and thus, could last as long as 4 minutes. The two-minute cylinders were then referred to in the future as Edison Two-Minute Records, and then later as Edison Standard Records. In 1909, a series of Grand Opera Amberols (a continuation of the two-minute Grand Opera Cylinders introduced in 1906) was put on the market to attract the higher-class clientele, but these did not prove successful. The Amberola I phonograph was introduced in 1909, a floor-model luxury machine with high-quality performance, and was supposed to compete with the Victrola and Grafonola.

In 1910, the company was reorganized into Thomas A. Edison, Inc. Frank L. Dyer was initially president, then Edison served as president from December 1912 until August 1926, when his son, Charles, became president, and Edison became chairman of the board.

Columbia, one of Edison's chief competitors, abandoned the cylinder market in 1912. (Columbia had given up making its own cylinders in 1909, and until 1912 was only releasing cylinders which it had acquired from the Indestructible Phonographic Record Co.) The United States Phonograph Co. ceased production of its U.S. Everlasting cylinders in 1913, leaving the cylinder market to Edison. The disc had steadily grown in popularity with the consumer, thanks especially to the popular roster of Victor artists on disc. Edison refused to give up the cylinder, introducing instead the Blue Amberol Record, an unbreakable cylinder with what was arguably the best available sound on a recording at the time. The finer sound of the cylinder was partly due to the fact that a cylinder had constant surface speed from beginning to end in contrast to the inner groove distortion that occurred on discs when the surface speed slowed down. Partisans of Edison also argued that the vertical cut in the groove produced a superior sound to the lateral cut of Victor and other disc competitors. Cylinders, though, had truly peaked by this time, and even the superior sound of the Blue Amberols could not persuade the larger public to buy cylinders. Edison conceded to this reality in 1913 when he announced the manufacture of the Edison Disc Phonograph. The Edison Company did not desert its faithful cylinder customers, however, and continued to make Blue Amberol cylinders until the demise of the company in 1929, although most from 1915 on were dubbed from the Diamond Discs.

Information for this section was culled from the following sources:


Thomas Edison dies

Thomas Alva Edison, one of the most prolific inventors in history, dies in West Orange, New Jersey, at the age of 84.

Born in Milan, Ohio, in 1847, Edison received little formal schooling, which was customary for most Americans at the time. He developed serious hearing problems at an early age, and this disability provided the motivation for many of his inventions. At age 16, he found work as a telegraph operator and soon was devoting much of his energy and natural ingenuity toward improving the telegraph system itself. By 1869, he was pursuing invention full-time and in 1876 moved into a laboratory and machine shop in Menlo Park, New Jersey.

Edison’s experiments were guided by his remarkable intuition, but he also took care to employ assistants who provided the mathematical and technical expertise he lacked. At Menlo Park, Edison continued his work on the telegraph, and in 1877 he stumbled on one of his great inventions—the phonograph—while working on a way to record telephone communication. Public demonstrations of the phonograph made the Yankee inventor world famous, and he was dubbed the “Wizard of Menlo Park.”

Although the discovery of a way to record and play back sound ensured him a place in the annals of history, it was just the first of several Edison creations that would transform late 19th-century life. Among other notable inventions, Edison and his assistants developed the first practical incandescent lightbulb in 1879, and a forerunner of the movie camera and projector in the late 1880s. In 1887, he opened the world’s first industrial research laboratory at West Orange, where he employed dozens of workers to systematically investigate a given subject.


Nikola Tesla and Westinghouse

After an unsuccessful attempt to start his own Tesla Electric Light Company and a stint digging ditches for $2 a day, Tesla found backers to support his research into alternating current. In 1887 and 1888 he was granted more than 30 patents for his inventions and invited to address the American Institute of Electrical Engineers on his work. His lecture caught the attention of George Westinghouse, the inventor who had launched the first AC power system near Boston and was Edison’s major competitor in the �ttle of the Currents.”

Westinghouse hired Tesla, licensed the patents for his AC motor and gave him his own lab. In 1890 Edison arranged for a convicted New York murderer to be put to death in an AC-powered electric chair𠅊 stunt designed to show how dangerous the Westinghouse standard could be.

Buoyed by Westinghouse’s royalties, Tesla struck out on his own again. But Westinghouse was soon forced by his backers to renegotiate their contract, with Tesla relinquishing his royalty rights.

In the 1890s Tesla invented electric oscillators, meters, improved lights and the high-voltage transformer known as the Tesla coil. He also experimented with X-rays, gave short-range demonstrations of radio communication two years before Guglielmo Marconi and piloted a radio-controlled boat around a pool in Madison Square Garden. Together, Tesla and Westinghouse lit the 1891 World’s Columbian Exposition in Chicago and partnered with General Electric to install AC generators at Niagara Falls, creating the first modern power station.


History of Edison Sound Recordings

--Thomas A. Edison on hearing his voice play back to him from his first tin foil phonograph.

Of all his inventions, Thomas A. Edison was most fond of the phonograph. As a result of his work on two other inventions, the telegraph and the telephone, Edison happened upon a way to record sound on tinfoil-coated cylinders in 1877. Edison set aside this invention in 1878 to work on the incandescent light bulb, and others moved forward to improve on his invention, including Chichester A. Bell and Charles Sumner Tainter, who developed a wax cylinder for the phonograph. In 1887, Edison resumed work on his phonograph, using wax cylinders. Although initially used as a dictating machine for offices, the phonograph proved to be a popular form of entertainment, and Edison eventually offered a variety of recording selections to the public through his National Phonograph Company. Edison introduced improved phonograph models and cylinders over the years, ending with the Blue Amberol Record, an unbreakable cylinder with superior sound. In 1910, the company was reorganized into Thomas A. Edison, Inc. The Edison Disc Phonograph was developed in 1912 with the aim of competing in the popular disc market. The Edison Diamond Discs offered excellent sound, but were not compatible with other disc players. The advent of radio caused business to sour in the 1920's. Edison gave in to the popular trend and offered lateral-cut records and accompanying portable players in the summer of 1929, before recording production at Edison ceased forever in October 1929.

Histories of the Edison cylinder and disc phonographs are offered on the following pages along with selected representative recordings from the company, showing the variety produced during its existence. These selections include instrumental, vocal, spoken word, spoken comedy, foreign language and ethnic, religious, opera and concert recordings.


One concept that never took off was Edison's interest in using cement to build things. He formed the Edison Portland Cement Co. in 1899 and made everything from cabinets (for phonographs) to pianos and houses. Unfortunately, at the time, concrete was too expensive and the idea was never accepted. The cement business wasn't a total failure, though. His company was hired to build Yankee Stadium in the Bronx.

From the beginning of the creation of motion pictures, many people tried to combine film and sound to make "talking" motion pictures. Here you can see to the left an example of an early film attempting to combine sound with pictures made by Edison's assistant, W.K.L. Dickson. By 1895, Edison had created the Kinetophone—a Kinetoscope (peep-hole motion picture viewer) with a phonograph that played inside the cabinet. Sound could be heard through two ear tubes while the viewer watched the images. This creation never really took off, and by 1915 Edison abandoned the idea of sound motion pictures.


The Influence of Thomas Edison on History

Thomas Alva Edison was a man who changed the entire landscape of the world through his amazing inventions. He discovered electric light bulb, the system of street lights, the phonograph and even the motion picture projector. Without the inventions of Edison, electricity and telephone would have remained as primitive discoveries with a lot of potential. Edison’s gifts to everyday life are so many. Many in fact say that Thomas Alva Edison invented the twentieth century. His inventions transformed the American economy from an agriculture based economy to a technology based one.

Each discovery encouraged the growth of other industries and lead to more discoveries. He had 1093 patents over many innovations and minor improvements in a wide range of fields, including telecommunications, electric power, sound recording, motion pictures, primary and storage batteries, and mining and cement technology (The Edison Papers para 1). Moreover, he also contributed a lot in the realm of research and development and more specifically the industrial research laboratory.

Edison’s role as an innovator is best seen in the big businesses his inventions have helped grow.

More than 300 companies formed worldwide manufacture and market his inventions. Some such companies even carry the name Edison, including some 200 Edison illuminating companies (The Edison Papers para 1). Edison’s first patented invention was the electrical vote recorder. It was initially considered a failure and it found its use only after 90 years when it was installed for the Congress. Once, Edison fixed a broken stock ticker so well that that the owners hired him to build a better one.

That was the machine that gave information about stock market prices. Within a year he made the Edison Universal Stock Printer. Later on, in late 1999, the Stock Ticker Company in cooperation with Henry Ford Museum Greenfield Village introduced a working reproduction of the Universal Stock Ticker, produced by the world-renowned Berner Machine Labs and the Berner family. In 1868 Edison became an independent inventor in Boston. Moving to New York the next year, he undertook inventive work for major telegraph companies.

His work included stock tickers, fire alarms, methods of sending simultaneous messages on one wire, and an electrochemical telegraph to send messages by automatic machinery (The Edison Papers p. 2). The major achievement of this period was the quadruplex telegraph, which sent two messages simultaneously in each direction on one wire (The Edison Papers p. 3). Western Union adopted the invention and had 13,000 miles of quadruplex lines by 1878. The Western Union entrusted Edison with the task of developing a telephone that could compete with Alexander Graham Bell’s (Lemelson Center para 6).

Consequently, Edison invented a transmitter in which a button of compressed carbon changed its resistance as it was vibrated by the sound of the user’s voice (The Edison Papers para3). This principle was widely applied in telephones for the next century. This was an innovation that led to the phone’s mass use and which is still integral to the instrument today. Edison’s carbon transmitter later helped to make radio possible in that the same principle was adopted in developing a practical microphone. In the summer of 1877, Edison discovered the phonograph.

Phonographs and records were the chief means of reproducing recorded sound at home until the 1980s, when they were largely replaced by recorded cassettes. No other factor has contributed more to the overall character of musical culture in the industrialized world during the 20th century than the development of sound reproduction technologies – both those of sound recording and broadcasting – and the rise of the recording industries (Lemelson Center). His invention found a receptive public and Edison became internationally famous.

His companies manufactured the phonograph as well as the wax cylinders and, later, the disks that the phonograph played. One can say that Edison’s inventions spawned a whole new music industry. People could not record their voices and commercially sell their music. All of today’s music industries, music channels and audio systems have their roots in that discovery of Edison. Americans’ enjoyment of records has evolved into a major phenomenon and by 1977 Americans were purchasing $3 billion worth of recordings a year at retail prices and playing them on 75 million domestic playback machines.

These records played a dominant role in spreading a taste for popular and vernacular music styles–jazz, blues, hillbilly, rock and roll–and a variety of other styles of popular music (Kenney xi of 260) In the fall of 1878, Edison devoted thirty months to developing a complete system of incandescent electric lighting. Edison became a business partner with some of New York’s richest people, J. P. Morgan and the Vanderbilt’s. Together they formed the Edison Electric Light Company.

They made this company before electric light bulbs had been invented. Today this company is called General Electric. Edison now created the industry of electric power generation and distribution. He ushered in the electrical age. The Pearl Street station, which opened in lower Manhattan in September 1882 featured safe and reliable central power generation, efficient distribution, and a successful end use all at a competitive price (Bellis para 2). The one-square mile lit up by the Pearl Street station demonstrated the potential of electric power.

The discovery of the electric light bulbs brightened up the industrial world like no other discovery had. There were soon many bulb companies manufacturing bulbs for the world. People could work better and for longer hours under the electric lighting. This would impact the US economy in a huge positive manner. During his lamp experiments, he noticed an electrical phenomenon that became known as the “Edison effect,” the basis for vacuum-tube electronics. This principle is still used today in the manufacture of computers.

Edison worked from 1888 till 1893 on a motion picture camera. In the 1890s Edison began working on motion picture technology, and in the process created another industry. In October 1888, he began working on a machine he called a “kinetoscope”. On 20 May 1891 a prototype Kinetoscope was demonstrated (Lemelson Center para 9). The final version of the Kinetoscope used 35mm film sprocketed along both edges running vertically through the camera and viewer. This film format became, and remains, the industry standard. Edison also set up a studio on the laboratory grounds.

Covered in black tar paper, it was nicknamed the “Black Maria” and Edison used the studio to shoot short movies in 1893. He in fact developed the entire system of film production just like in the case of electric light and the phonograph. He was both an inventor par excellence and a shrewd businessman. (Lemelson Center para 9). Although Edison’s work in motion pictures was pioneering, the industry quickly became very competitive. Today, the film industry stands as a monumental tribute to one of the world’s greatest inventors.

Numerous people depend on the film industry for their living. The film industry is serving to help people all over the world come together through film festivals. The Hollywood Film Industry in particular is still amazingly popular, prosperous and providing a boost to the country’s economy. Edison adapted some of the machinery to process Portland cement. A roasting kiln he developed became an industry standard. Edison cement was used for buildings, dams, and even Yankee Stadium (Dyer page 525). This helped in the growth of the construction industry.

In the early years of the automobile industry there were hopes for an electric vehicle, and Edison spent the first decade of the twentieth century trying to develop a suitable storage battery. Although gas power won out, Edison’s battery is used extensively in industry in things like railroad signals, miners’ head lamps, and marine buoys. In World War I the federal government asked Edison to head the Naval Consulting Board, which examined inventions submitted for military use. Edison worked on several problems, including submarine detectors and gun location techniques.

By the time of his death in 1931, Edison had received 1,093 U. S. patents, a total still untouched by any other inventor (Hoar 33). Even more important, he created a model for modern industrial research. In fact, historically speaking, Edison’s inventions brought in the Second Industrial Revolution – a period of rapid growth of the US economy. The impact of Edison’s inventions to the US history is too huge for computation when we consider the telegraph and telephone inventions. Edison’s improvisation of Watt’s steam engine made it more feasible in the wider global scope.

The phenomenal growth of the copper industry was due to a rapid and ever-increasing demand, owing to the exploitation of the telephone, electric light, electric motor, and electric railway industries. Similarly, as a result of Edison’s inventions, business and sales increased for iron, steel, brass, zinc, nickel, platinum, rubber, oils, wax, bitumen, various chemical compounds, belting, boilers, injectors, structural steel, iron tubing, glass, silk, cotton, porcelain, fine woods, slate, marble, electrical measuring instruments, miscellaneous machinery, coal, wire, paper, building materials, sapphires, and many others (Dyer 682).

Edison’s incandescent lamp has led to the rise of over 6000 central stations in this country for the distribution of electric current for light, heat, and power, with capital obligations amounting to not less than $1,000,000,000 and there were factories where these incandescent lamps are made. There are also great electrical works of the country, in which the dynamos, motors, and other varied paraphernalia are made for electric lighting, electric railway, and other purposes.

The largest of these works is undoubtedly that of the General Electric Company at Schenectady, New York, a continuation and enormous enlargement of the shops which Edison established there in 1886 (Dyer 683). The principle of the telephone is used in every one of the 7,000,000 telephones which are estimated to be employed in the country at the present day and has also spawned a competition in the telephone manufacturing sector (Dyer 684).

His cement corporation in five years grew to be the fifth largest producer in the United States, with a still increasing capacity (Dyer 684). When Thomas Alva Edison died in 1931, President Herbert Hoover asked his countrymen to turn off their lamps for a moment in a widespread silent tribute to this great American. In the words of Hoar (page 33): “The country fell dark. And when the lights of our country once more were lighted they illuminated a world made infinitely better by one determined man with a dream”.

Dyer, Lewis Frank (1910). Edison: His Life and Inventions. In Two Volumes Illustrated Volume II. Harper y hermanos. New York, 1910. Hoar, P. William (2004). The Man Who Lit Up the World: Thomas Edison Changed the World through His Ability, Persistence — and Hard Work. “Genius,” He Said, “Is One Percent Inspiration and Ninety-Nine Percent Perspiration”. The New American. Volume: 19. Issue: 13. Publication Date: June 30, 2003. Page Number: 33+. Kenney, Howland William (1999).


Historia y cultura amp

An overview of the Glenmont collections is available here, and the Laboratory complex here.

Click here for information about the park's Recorded Sound Archive.

Thomas Edison with Madeleine, Mina, Theodore and Charles and the back porch of Glenmont.

At the corner of Main Street and Lakeside Avenue in West Orange , New Jersey stands a group of red brick buildings. To the passing motorist the buildings betray little evidence of their glory days and of the people who worked inside. A short distance away is Glenmont, Thomas Edison's estate. Together, the laboratory and residence preserve the work and character of America's foremost inventor, Thomas Edison and the family, friends and business associates who played a key role in his success.

The museum collections at Thomas Edison National Historical Park are by far the largest single body of Edison-related material extant. They are the product of Thomas Alva Edison's sixty-year career as an inventor, manufacturer, businessman, and private citizen. The collections are divided into three broad categories: History artifacts, archives, and natural history and comprise holdings at both the Laboratory complex and the Glenmont Estate. The sheer size of the holdings is daunting: the history collection is currently estimated to number over 300,000 items, while the archives contain approximately five million documents. The Natural History Collection consists of plant specimens collected from the Glenmont Estate as part of a 1995 plant inventory. In total, it is the third largest museum collection in the National Park Service.


Ver el vídeo: Documental de Thomas Edison 2020 hd - Inventor de la luz (Agosto 2022).